Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel
El Centinela | Portland, OR Domingo, 30 de Abril de 2017

Inicio : Comunidad y Fe : Columna Arzobispo Alexander K. Sample 30 de Abril de 2017

17 de Abril de 2017 11:13:00 AM
Unidos en la Caridad

Arzobispo Alexander K. Sample


En noviembre, les hablé sobre cómo me emociona ser parte de la Asamblea Pastoral Arquidiocesana, que es una reunión de 110 parroquias y más de 300 personas. Fue una maravillosa experiencia sobre lo que significa ser el Cuerpo de Cristo en la misión del Evangelio.

La asamblea se enfocará en las prioridades pastorales durante los próximos tres años, incluso expresar un deseo fuerte para que la Iglesia siga enfatizando las Obras de la Misericordia en el espíritu del Año Jubilar de la Misericordia. Esta prioridad refleja un deseo sincero de ser testigos de nuestra fe Católica para servir a los necesitados como hizo nuestro Señor. También refleja un deseo de lograr cambios sociales positivos en temas relacionados con la vida, el medio ambiente, la inmigración, los desamparados y el sistema de justicia penal, entre otros. 

Esto es importante si vemos la misión que Jesucristo nos ha encomendado, como fundador de la Iglesia para continuar su presencia redentora en el mundo. Junto con la oración y los sacramentos, reunidos como hermanos y hermanas, parroquias, escuelas, agencias de servicio social, el clero, los laicos y los religiosos para ayudar a los pobres y trabajar por la justicia social que es esencial en la vida de nuestra Iglesia. 

¿Pero cómo podemos hacerlo prioridad en la vida que compartimos como Iglesia local? Muchas personas en la Asamblea de noviembre hicieron la sugerencia de establecer un directorio central del trabajo que en el área de justicia social se adelanta en la Arquidiócesis. La idea es conectar a la gente con las iniciativas actuales por medio del voluntariado, las donaciones y las oraciones. Un portal de internet y un sitio web eran esenciales. También se animó a los participantes sobre cómo prestar atención a las Obras de Misericordia y relacionarlas con la Enseñanza Social Católica.

Hoy estoy muy orgulloso y emocionado de anunciar que ya se ha desarrollado la iniciativa para abordar estos asuntos. Durante varios meses, Caridades Católicas de Oregón, la Arquidiócesis de Portland y El Programa Hispano Católico han estado trabajando juntos con mi bendición para lanzar el Centro de Justicia y Caridad del Papa Francisco. Mientras que se desarrolla el Centro, y junto con otros colaboradores en la Arquidiócesis, el Centro proveerá un portal central para aprender sobre las obras y conectarlas en el sentido de la Misericordia de la Iglesia y otras iniciativas de caridad en todo el estado de Oregon.

El Centro también facilitará una respuesta coordinada, guiada por la Enseñanza Social Católica, hacia las políticas del gobierno que afectan a los pobres, los vulnerables, el vecino y el extranjero, el migrante y el refugiado. Los individuos, grupos y parroquias pueden encontrar oportunidades para servir, conectar, aprender o donar a las iniciativas que están en curso. También, pueden reunirse en oración y promoción de las mismas.

El Centro tiene que formar alianzas con las parroquias, agencias católicas u otros grupos de fe de toda la Arquidiócesis.

Para más información sobre la forma en que usted o su parroquia pueden involucrarse en las diferentes obras de caridad en el Arquidiócesis, visite catholicjusticecenter.org o comuníquese con Kirsten Goetz al teléfono local:  503-688-2623 o la línea gratuita: 844-814-4950

Para despedirme, me gustaría citar al Papa Francisco cuando habló a los Obispos sobre la Caridad y la Acción Social:

“Por eso, hermanos, les animo a hacer frente a los desafíos de nuestro tiempo. En el fondo de cada uno  está siempre la vida como don y responsabilidad. El futuro de la libertad y la dignidad de nuestra sociedad dependen de la forma en que sepamos responder a estos desafíos.

“Las víctimas inocentes del aborto, los niños que mueren de hambre o víctimas de las bombas, los inmigrantes que se ahogan en busca de un mañana, los ancianos o los enfermos de los que se quiere prescindir, las víctimas del terrorismo, las guerras, la violencia y el tráfico de drogas; el medio ambiente devastado por una relación predatoria del hombre con la naturaleza. En todo esto está siempre en juego el don de Dios, del que somos administradores nobles, pero no amos. No es lícito por tanto eludir dichas cuestiones o silenciarlas. No menos importante es el anuncio del Evangelio de la familia.

“Estos aspectos irrenunciables de la misión de la Iglesia pertenecen al núcleo de lo que nos ha sido transmitido por el Señor”. (Papa Francisco a los Obispos, 23 de septiembre de 2015).

 

www.elcentinelacatolico.org



Noticias Relacionadas:
• Inmigrantes viven esperanza al iniciar esta Pascua de Resurrección
• El mensaje de Nuestra Señora de Fátima - perfecto para la Cuaresma
• El poder del silencio
• Reflexión sobre el Día de San Valentín



Búsqueda Avanzada


Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved