Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel | EL CENTINELA ARCHIVO
El Centinela | Portland, OR Domingo, 20 de Agosto de 2017
Peregrinos de Portland recorren las calles con la Virgen de Fátima Celebraciones por el Centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima Misa Mariachi 2017 Cinco de Mayo 2017 Marcha del 1ro. de Mayo 2017 Conferencia Pastoral de Ministros 2017 Semana Santa 2017 Reliquia del Papa Juan Pablo II Caminando con Jesús PDX Rito de Elección 2015 Misa Maya con Arzobispo Alexander Sample Concierto 'Vive tu Fe' Misa Mariachi Cinco de Mayo Ordenación Obispo Peter Smith Canonización en Roma Semana Santa 2014 Misa del Santo Crisma Pascua Juvenil 2014-Turner, OR. Bring Them Home/Traerlos a Casa Libertad Religiosa Cinco de Mayo Visita del Papa a México y Cuba Ciudadanía para Mónica Diaz Virgen de Guadalupe 2011 Jornada Mundial de la Juventud- Madrid 2011 Misa Mariachi en el Cinco de Mayo con Arzobispo John Vlazny Terremoto y Tsunami en Japón Beatificación de Juan Pablo II Tornado en Aumsville, sureste de Salem Bicentenario de Independencia de México Congreso de Jóvenes de Portland Mundial Sudáfrica 2010 Terremoto en Chile Haití sumida en la destrucción Fiesta de la Virgen de Guadalupe Mes de la Hispanidad 2009 Visita de Obama al Papa en El Vaticano Papa en visita a Tierra Santa Posesión del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama Bodas de Plata del Arzobispo John Vlazny Reunificación de la Familia Díaz Elecciones 2008 Beatificación en Roma Jornada Mundial de la Juventud 2008 en Sydney Ingrid Betancourt- Momentos de libertad Un año de la Redada en Portland-Junio 2008 Visita del Papa a Estados Unidos-Abril 2008 Galería de Fotos

esalud site

Inicio : Comunidad y Fe : Comunidad y Fe 20 de Agosto de 2017

25 de Julio de 2017 1:30:00 PM
El Obispo Inmigrante
Foto de archivo de El Centinela
El Obispo Auxiliar de Portland es originario de Sudáfrica
Foto de archivo de El Centinela
El Obispo Auxiliar de Portland es originario de Sudáfrica

Ed Langlois
De El Centinela


Es fácil olvidar que uno de los Obispos Católicos de Oregon es un inmigrante.

El Obispo Auxiliar de Portland Peter Smith, nativo de Sudáfrica, sobrevivió un laborioso proceso de 13 años para convertirse en ciudadano de los Estados Unidos. Él piensa que su nación debería recordar que su tan elogiado espíritu emprendedor se lo debe a los inmigrantes.

“Nos venden la idea de que son aprovechados”, dice el Obispo Smith. “La gente no se da cuenta del coraje que se necesita para ser un inmigrante”.

El admite que pocos Oregonianos lo ven como un extranjero porque él es blanco y su forma de hablar se ha hecho más americana durante los pasados 34 años. Él siente compasión por los inmigrantes que deben enfrentarse con diferencias más grandes ya sean raciales, culturales o de lenguage. Él lo ve en las parroquias Católicas en todo el oeste de Oregon. 

“Llegar a otra nación no es tan simple como la gente piensa” dice el Obispo Smith, comparando un cambio de cultura como el cambio que se hace cuando se saca el hilo de un tapiz y se reemplaza por otro.    

Él dice que admira mucho a los inmigrantes en estos momentos porque o están huyéndole al peligro, o son lo suficientemente valientes como para desterrarse y sacrificarse para ayudar a sus hijos y a las generaciones futuras.

“Necesitamos cultivar el espíritu valiente de los inmigrantes”, dice. Incluso para él, el proceso legal de inmigración fue  “arduo, por no decirlo más”.

Él llegó a los Estados Unidos en 1983, con una visa temporal para visitar People of Praise, la comunidad carismática Cristiana a la cual pertenece. Rápidamente decidió que quería pasar el resto de su vida como parte del grupo, el cual se encontraba en South Bend, Indiana. Fue así como inició su largo camino para conseguir la residencia permanente o tarjeta verde.

“Cada camino que tomamos para tratar de conseguirla, estaba bloqueado”, dice. “Era la expresión más alta de la burocracia. Si algo encaja perfectamente en la cate-goría la respuesta es ‘OK’. Pero si la respuesta no encaja y hay un área gris o no hay eminente certeza, los burócratas tienden a ser conservadores”.

Hizo un viaje para visitar a su familia en Sudáfrica. Siendo un experto abogado, él sabía que debía tener todos sus documentos en orden e hizo todo lo que los oficiales americanos le pidieron que hiciera. Sin embargo, cuando intentó regresar a los Estados Unidos, él y un hombre Iraní fueron detenidos y llevados a los cuartos de interrogación y cuestionados a la fuerza.

Él se mantuvo firme, demostrando todo lo que había hecho para cumplir con lo pedido. Un supervisor decidió dejarlo ingresar, pero le cobró $15 doláres por una extensión de Visa, aunque el futuro sacerdote y obispo no había incumplido con nada.

Tuvo la necesidad de quejarse, pero al final pagó. “Esa voz en mi cabeza me decía: ‘Guarda silencio, dale el dinero y sigue adelante’”.

Después, durante el proceso para solicitar la residencia permanente, se le prohibió que saliera de los Estados Unidos. En el transcurso de esos cinco años, se casaron tres de sus hermanos. Por correo, le enviaban pedazos del pastel de bodas. Su abuela falleció.

“Tuve que someterme a las reglas” recuerda el Obispo Smith. “A veces fue un verdadero reto”.

Estaba a punto de rendirse, pero su director espiritual le ayudó a ver, que las adversidades eran pequeñas comparadas con el gran cambio que Dios había dado a su vida. 

En 1990,  fue aprovada su residencia. Poco tiempo después se mudó de Indiana a Minesota como hermano de la Congregación People of Praise. Vio su vocación de sacerdote y en 1996 vino a Oregon para unirse aquí a una comunidad de People of Praise y a empezar a estudiar en el Seminario de Mount Angel.

En 1997,  lo llamaron a una oficina federal de inmigración en Portland para una entrevista ya que había cumplido el tiempo requerido para iniciar el proceso para obtener suCiudadanía. Le preocupaba la conversación ya que la Arquidiócesis de Portland y los oficiales del gobierno estaban discutiendo problemas como el suicidio asistido y una confesión grabada en la prisión.

El oficial vio el seminario en su récord y el pensó, “Oh-oh. Y ahora que va a pasar”. Pero la mujer sonrió y le dijo: “Me parece maravilloso”. Eso le cambió su opinión acerca de las autoridades de inmigración.

En una oficina cerca del Lloyd Center, se reunió con 150 personas de todas partes del mundo, levantó su mano para el juramento y se convirtió en ciudadano norteamericano.

“El apoyo y las oraciones de amigos fueron clave en este proceso” dice, ofreciendo palabras de apoyo para los inmigrantes de hoy: “No se desesperen. No se rindan. Sigan trabajando hasta que encontremos el camino”.

Se ordenó como sacerdote en el 2001 y en el 2014 fue nombrado por el Arzopispo Alexander Sample para servir como Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Portland.

 

edl@catholicsentinel.org  



Noticias Relacionadas:
• Obispos de EE.UU. piden protección permanente para migrantes jóvenes
• Obispo denuncia palabras de odio, militarización de la frontera



Búsqueda Avanzada







Por tu matrimonio

Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved