Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel
El Centinela | Portland, OR Domingo, 30 de Abril de 2017

Inicio : Comunidad y Fe : Columnas Anteriores Arzobispo John Vlazny 30 de Abril de 2017

13 de Diciembre de 2011 2:03:00 PM
El sentimiento de estar agradecido

Arzobispo John Vlazny


El mes pasado, el Obispo Kenneth Steiner renunció a su puesto como Obispo Auxiliar de Portland y fue el día que cumplió 75 años. Él siempre ha sido atento y gentil en el ministerio como mi hermano obispo.

Él ha servido como obispo auxiliar durante casi 34 años, durante los cuales él servía mayormente como sacerdote de parroquia. Él sirvió esta Arquidiócesis con mucho amor y fe. Él ha sido un hermano estupendo con los otros obispos con quienes ha servido y también con los sacerdotes que le tienen mucho cariño y afecto. Tiene muchos amigos laicos también, especialmente los que sucumben ante sus habilidades gran golfista.
Él sirvió tanto a los sacerdotes y los fieles como a los obispos, por lo cual estoy muy agradecido.

El Obispo Steiner celebrará la misa a las once de la mañana, en la Catedral de Santa María el domingo, 15 de enero de 2012. Los estoy invitando a todos a participar, a sus amigos y parientes, que se reunirán con nosotros para esta celebración. Habrá una recepción después de la misa.

El Adviento
Una de las temporadas más bellas de todo el año empezó el 27 de noviembre. La oración colecta de ese primer domingo de Adviento -“despierta en nosotros el deseo de prepararnos a la venida de Cristo”-, refleja el entusiasmo que sentimos en los corazones al reunirnos con nuestro Señor. Durante este tiempo cuando todos estamos muy ocupados —hasta preocupados a veces— con los preparativos de la Navidad, les quiero animar a aprovechar el momento de prepararse en el corazón y preparar el camino del Señor para redescubrir la alegría de ser un amigo y discípulo de Cristo.

Hay dos fiestas marianas que celebramos durante el Adviento. La primera es nuestra fiesta patronal nacional: la Inmaculada Concepción. La segunda es la celebración de Nuestra Señora de Guadalupe.

Esta fiesta conmemora los principios de la evangelización y las primeras semillas de fe entre los colonizadores que vinieron desde Europa. En esta ocasión, celebramos la presencia creciente de nuestras hermanas y hermanos hispanos en nuestra Arquidiócesis. Les hemos dado la bienvenida a ellos durante muchos años y ahora ellos les dan la bienvenida a otros. Alabemos a Dios.

Para mí, este Adviento en particular tiene una importancia especial. El 20 de diciembre de 1961, fui ordenado sacerdote en la Basílica de San Pedro en Roma. Voy a pasar cinco días en Roma este mes con mis compañeros de clase y vamos a concelebrar la misa juntos en el mismo sitio donde fuimos ordenados para el ministerio sagrado. Claro que regresaré a tiempo para celebrar la Misa de Navidad en nuestra Catedral.

Durante esta época de preparación festiva necesitamos acordarnos de los que sufren debido a la crisis económica y seguir pidiendo a los líderes del gobierno para que trabajen en favor de los pobres.

No es completamente cierto que el 99 por ciento de nosotros sufrimos. La mayoría de nosotros todavía estamos empleados, tenemos con qué comer, asistimos al teatro o algún evento deportivo, hacemos muchas compras de Navidad y, generalmente, lo pasamos bastante bien. Pero hay muchos que dependen de nuestra buena voluntad de dejar de pensar en todo que queremos y permitir que Dios trabaje por medio de nosotros para satisfacer lo que ellos necesitan.

Gracias
Si solamente dijéramos esta palabra más a menudo, la vida sería mucho mejor para muchas personas. Reparar las relaciones quebradas y reconocer las bendiciones de la vida son actividades esenciales en la vida de cualquier discípulo de Cristo.

Cada año durante el Día de Acción de Gracias, me siento muy bendecido cuando reflejo sobre todo lo bueno de mi vida, especialmente durante el año anterior. Con el paso del tiempo me he dado cuenta que no hay nada que debemos dar por hecho.

Como un hombre de fe, estoy muy agradecido por haber crecido en una familia católica donde conocí al Dios cariñoso que me hizo, me salvó y que sigue conmigo en cada paso de mi camino de fe.

Estoy muy agradecido de ser ciudadano de los EE.UU. Agradezco y quiero a la Iglesia porque es por medio de la Iglesia que el Señor está presente entre nosotros, en todos los lugares todo el tiempo.

Misal Romano
Hemos empezado ya a utilizar la tercera edición del Misal Romano en inglés en cada celebración bilingüe o en inglés de la Eucaristía.

El libro fue promulgado por el beato Juan Pablo II en 2002, pero hemos tardado bastante en traducirlo al inglés, por lo menos, un inglés adecuado. (La tercera edición del Misal Romano en español para uso en los Estados Unidos todavía no se ha terminado.)

El Misal que utilizamos claramente refleja la universalidad de la Iglesia. Es un libro de oración. Somos un pueblo eucarístico, y encontramos nuestra identidad y unidad en la Eucaristía. Es la Eucaristía que nos alimenta en nuestro camino de fe.

Cada vez que nos reunimos, celebramos nuestra fe como hombres y mujeres de todos los tiempos y todos los lugares. En la misa, somos una comunidad de esperanza que se esfuerza en compartir esa esperanza con quienes  han perdido la esperanza en un futuro mejor, tanto por si mismos como por la humanidad en general. También nos reunimos como comunidad de amor.

La misión esencial de la Iglesia es la evangelización, a saber, edificar el reino de Dios aquí en la tierra. Durante la celebración de la Eucaristía somos alimentados y facultados para el trabajo de evangelizar en nuestra vida diaria.

El propósito definitivo de reunirnos en la oración litúrgica es esforzarnos para nuestra misión como evangelizadores, proclamar la Buena Nueva y llamar los demás a la conversión.



Búsqueda Avanzada


Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved