Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel | EL CENTINELA ARCHIVO
El Centinela | Portland, OR Sábado, 19 de Agosto de 2017
Peregrinos de Portland recorren las calles con la Virgen de Fátima Celebraciones por el Centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima Misa Mariachi 2017 Cinco de Mayo 2017 Marcha del 1ro. de Mayo 2017 Conferencia Pastoral de Ministros 2017 Semana Santa 2017 Reliquia del Papa Juan Pablo II Caminando con Jesús PDX Rito de Elección 2015 Misa Maya con Arzobispo Alexander Sample Concierto 'Vive tu Fe' Misa Mariachi Cinco de Mayo Ordenación Obispo Peter Smith Canonización en Roma Semana Santa 2014 Misa del Santo Crisma Pascua Juvenil 2014-Turner, OR. Bring Them Home/Traerlos a Casa Libertad Religiosa Cinco de Mayo Visita del Papa a México y Cuba Ciudadanía para Mónica Diaz Virgen de Guadalupe 2011 Jornada Mundial de la Juventud- Madrid 2011 Misa Mariachi en el Cinco de Mayo con Arzobispo John Vlazny Terremoto y Tsunami en Japón Beatificación de Juan Pablo II Tornado en Aumsville, sureste de Salem Bicentenario de Independencia de México Congreso de Jóvenes de Portland Mundial Sudáfrica 2010 Terremoto en Chile Haití sumida en la destrucción Fiesta de la Virgen de Guadalupe Mes de la Hispanidad 2009 Visita de Obama al Papa en El Vaticano Papa en visita a Tierra Santa Posesión del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama Bodas de Plata del Arzobispo John Vlazny Reunificación de la Familia Díaz Elecciones 2008 Beatificación en Roma Jornada Mundial de la Juventud 2008 en Sydney Ingrid Betancourt- Momentos de libertad Un año de la Redada en Portland-Junio 2008 Visita del Papa a Estados Unidos-Abril 2008 Galería de Fotos

Historia cambia

Inicio : Comunidad y Fe : Columnas Anteriores Arzobispo John Vlazny 19 de Agosto de 2017

23 de Octubre de 2012 10:24:00 AM
Una gran reflexión sobre la belleza de la vida

Arzobispo John Vlazny


El 15 de septiembre, el Race for the Cure de Susan G. Komen tomó lugar en Portland por su vigésima primera vez. El propósito del evento es el de recaudar fondos paralograr la cura contra el cáncer y rendir homenaje a los que han sobrevivido al cáncer de seno.
Se comunicó que el número de participantes era más bajo por unos miles en comparación con los años anteriores. Algunas de las razones propuestas fueron la crisis económica y la decisión de la Fundación de Komen de terminar de financiar a Planned Parenthood en febrero de este año. La oposición a esta decisión de los amigos de Planned Parenthood era tan fuerte que solamente pasaron tres días antes de que la revocaran.

Debido a las decisiones del gobierno y el apoyo de los medios de comunicación, la presión de organizaciones anti-vida sigue aumentando para nuestros conciudadanos. Y por eso, además de muchas otras razones, los católicos por todos los Estados Unidos observamos el mes de Respeto a la Vida en octubre como un intento de difundir el mensaje de que cada vida humana es sagrada y que la dignidad de cada persona es fundamento de una visión moral para la sociedad.

Todos los católicos entendemos que cada vida humana es un don preciado de Dios. Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de proteger y nutrir la vida humana en cada paso de su existencia.

Hay que respetar y proteger la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural. No se puede aceptar, desde el punto de vista moral, el aborto —la muerte intencional de un ser humano antes del nacimiento. Para muchos, es difícil comprender, pero tiene su base ética en el derecho inviolable de cada ser humano inocente, que amerita vivir.

También, durante el mes de octubre este año, empezamos la observancia del Año de la Fe en todo el mundo católico. Empezó el pasado 11 de octubre, el 50º aniversario del Concilio Vaticano II y concluirá con la solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo el 24 de noviembre de 2013.

Año de la Fe
Nuestro Santo Padre nos ha invitado a cada uno de nosotros a tomar un viaje de fe para abrir nuestros ojos ante la grandeza y la belleza de la vida humana, para que nos podamos poner aún más valientes y efectivos como defensores de la fe.

Durante el Año de la Fe, se nos pide estudiar las enseñanzas del catolicismo y fortalecer nuestra relación personal con el Señor. Una enseñanza en particular que merece nuestra atención y reflexión en el año que viene es la encíclica pro-vida del Papa Juan Pablo II, Evangelium Vitae, el Evangelio de la Vida.

Durante este Año de la Fe nuestro país observará un aniversario muy triste, la decisión de Roe vs. Wade, que removió las leyes de los estados que restringían el aborto.
Este año se cumplen 40 años de “una cultura de la muerte” que se está extendiendo por todo nuestro país y el mundo entero. Desde la supuesta legalización del aborto, más de 53 millones de niños han muerto. Sus padres y sus familia han sido cambiados para siempre.

Esta decisión se hizo un catalizador para la decadencia del respeto a la vida humana, que ahora ha resultado en una aceptación creciente de la muerte como la “solución” a problemas personales y de la sociedad.

Aquí en Oregón el suicidio asistido está promovido como una solución razonable para los problemas de la vejez, la enfermedad y la discapacidad. Incluso algunas personas sostienen que son pro-vida para luego defender vigorosamente la muerte penal. La vida se ha degradado y la grandeza y su belleza se han ignorado.

Parece que algunos del movimiento pro-vida se han cansado de luchar y ahora empiezan a buscar maneras de tolerar las violaciones contra la vida humana que cada día se ponen más generalizadas en nuestro mundo. Afortunadamente, hay muchos jóvenes que no se desaniman tan fácilmente. Cada vez hay más jóvenes que nos dan un ejemplo necesario de esperanza —tanto para la Iglesia como nuestro país entero. ¿A qué podemos atribuir tal fenómeno?

Muchos dirían que se debe al ejemplo del Beato Juan Pablo II. Él quería llamar a los jóvenes a seguir a Cristo más fielmente.

En la Jornada de la Juventud en Denver, Colorado, en 1993, él invitó a los jóvenes a compartir “el mensaje liberador del evangelio de la vida que recibimos”.

El Papa Benedicto ha seguido adelante con esta tarea y hace poco recordó a los peregrinos jóvenes que viajaron desde su patria a Roma que “la senda del Señor no es fácil, pero no estamos aquí para pasar la vida sin problemas; estamos aquí para hacer grandes cosas, para la bondad”.

Los sentimientos de estos pastores de la Iglesia universal han afectado profundamente a los jóvenes y han llevado a muchos a la liberación del laicismo desenfrenado de la sociedad de hoy, lo cual nunca satisface.

Ahora que empezamos el Año de la Fe, animo a todos a pasar un tiempo estudiando y reflejando las enseñanzas sabias e inspiradoras de nuestra Iglesia cerca de la vida humana. Tenemos que pensar en lo que necesita hacer nuestro gobierno para tener éxito en transformar la cultura laica de los Estados Unidos y lograr edificar una civilización de vida, amor y esperanza para todos los hijos de Dios.

Evangelización
Simultáneamente a la inauguración del Año de la Fe, el Papa ha convocado un sínodo de Obispos en Roma sobre la Nueva Evangelización. Algunos obispos y líderes de la Iglesia de todo el mundo se reunirán con el Papa para hablar sobre la misión esencial de la Iglesia de la evangelización. Cuando hablamos de la evangelización, la mayoría de las personas piensan que se trata de llevar la Buena Nueva de Jesús a personas que no han sido bautizadas ni catequizadas. Pero hoy en día se requiere una Nueva Evangelización para algunos que ya han escuchado la Buena Nueva y aceptado la vida sacramental como parte de su propia experiencia de fe.

Como dijo el Papa Benedicto en la carta apostólica, Porta Fidei (la cual anunció el Año de la Fe), “la puerta de la fe siempre está abierta, ofreciéndonos una vida de comunión con Dios”.

Ahora es el tiempo para que muchos de nosotros conozcamos de nuevo nuestro viejo amigo, Jesús, y entremos en una relación más profunda con Él.

Asamblea de sacerdotes
Este año, para la asamblea de los sacerdotes, la cual tomó lugar en Newport al principio de octubre, honramos a los sacerdotes que se jubilaron el año pasado y todos los que celebraban 25, 50 y 60 años de servicio como presbíteros.

Es cierto que las semanas pasadas no han sido muy fáciles para nuestros sacerdotes.
Toda la publicidad sobre las acusaciones del abuso sexual de un menor por parte del padre Angel Pérez han complicado todas nuestras vidas.

Muchos de los feligreses todavía están enojados y confundidos, tanto como algunos de los sacerdotes. Gracias a Dios, la mayoría de los católicos entiende que el pecado de un hombre es exactamente eso —el pecado de un hombre.

A pesar de todo, los sacerdotes de esta Arquidiócesis son fuertes e ingeniosos.
Todos estuvimos bendecidos con la ordenación de diez nuevos sacerdotes el junio pasado.

Este año el número de seminaristas en el Seminario de Monte Ángel es más bajo que lo normal, pero todavía tenemos seminaristas en Roma, tanto como Wisconsin y California. Nuestros seminaristas son buenos hombres y seguimos haciendo lo que podemos para servir mejor a la comunidad creciente de hispanos, al buscar hombres de países de habla española.

Después de todo, el sacerdote será uno de sus mejores amigos en su camino hacía Cristo. Él está allí para mostrarles cómo llegar al cielo. Sugiero que le hagan caso a su guía.

Sacramento
La Unción de los Enfermos es uno de los siete sacramentos de la Iglesia. Lamentablemente, hay demasiadas personas que todavía piensan que solamente es un sacramento para los que están a punto de morir.

De hecho, siempre que la naturaleza de una enfermedad es grave, debe pedirse este sacramento. Es uno de los sacramentos que se puede recibir a menudo. Se puede repetir si el enfermo se mejora después de la unción.

También se puede recibir durante la misma enfermedad si la condición del enfermo empeora. Además, antes de una cirugía seria, se sugiere que una persona reciba el sacramento. También se pueden ungir a los ancianos cuando son muy débiles, aun cuando no tengan ninguna enfermedad. Una persona que aplaza recibir este sacramento cuando está enferma se equivoca.

El sacramento de la Unción de los Enfermos representa la esperanza sincera de que la persona sane físicamente de toda enfermedad. Pero el afecto principal del sacramento siempre es la curación espiritual.

*Traducción de Katy Devine.



Noticias Relacionadas:
• Santos y el Año de la Fe
• Arzobispo John Vlazny inicia Año de la Fe en Portland
• El Papa inauguró el Año de la Fe esta semana



Búsqueda Avanzada







Estamos Online

Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved