Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel | EL CENTINELA ARCHIVO
El Centinela | Portland, OR Domingo, 25 de Junio de 2017
Peregrinos de Portland recorren las calles con la Virgen de Fátima Celebraciones por el Centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima Misa Mariachi 2017 Cinco de Mayo 2017 Marcha del 1ro. de Mayo 2017 Conferencia Pastoral de Ministros 2017 Semana Santa 2017 Reliquia del Papa Juan Pablo II Caminando con Jesús PDX Rito de Elección 2015 Misa Maya con Arzobispo Alexander Sample Concierto 'Vive tu Fe' Misa Mariachi Cinco de Mayo Ordenación Obispo Peter Smith Canonización en Roma Semana Santa 2014 Misa del Santo Crisma Pascua Juvenil 2014-Turner, OR. Bring Them Home/Traerlos a Casa Libertad Religiosa Cinco de Mayo Visita del Papa a México y Cuba Ciudadanía para Mónica Diaz Virgen de Guadalupe 2011 Jornada Mundial de la Juventud- Madrid 2011 Misa Mariachi en el Cinco de Mayo con Arzobispo John Vlazny Terremoto y Tsunami en Japón Beatificación de Juan Pablo II Tornado en Aumsville, sureste de Salem Bicentenario de Independencia de México Congreso de Jóvenes de Portland Mundial Sudáfrica 2010 Terremoto en Chile Haití sumida en la destrucción Fiesta de la Virgen de Guadalupe Mes de la Hispanidad 2009 Visita de Obama al Papa en El Vaticano Papa en visita a Tierra Santa Posesión del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama Bodas de Plata del Arzobispo John Vlazny Reunificación de la Familia Díaz Elecciones 2008 Beatificación en Roma Jornada Mundial de la Juventud 2008 en Sydney Ingrid Betancourt- Momentos de libertad Un año de la Redada en Portland-Junio 2008 Visita del Papa a Estados Unidos-Abril 2008 Galería de Fotos

Inicio : Comunidad y Fe : Columnas Anteriores Arzobispo John Vlazny 25 de Junio de 2017

25 de Marzo de 2013 2:39:00 PM
Estamos en Semana Santa y es bueno reflexionar sobre su sentido cristiano

Arzobispo John Vlazny


Este año la Semana Santa empezó el 24 de marzo, el día que también señala el 33º aniversario del asesinato del Arzobispo Óscar Romero de El Salvador. Su muerte fue precedida por el asesinato de Rotelio Grande, un presbítero jesuita y un amigo personal de Romero. El Padre Grande estaba trabajando con los campesinos, animándolos a ser más autosuficientes y menos intimidados por el gobierno opresivo.

Un mes antes de su asesinato, el Arzobispo Romero fue galardonado con un doctorado honorario de la Universidad de Louvain por sus esfuerzos humanitarios. Había denunciado la persecución de los miembros de la iglesia católica que había abogado por los pobres.

Ahora que hemos empezado la Semana Santa, recordamos el asesinato del Arzobispo Romero y el Padre Grande, hecho provocado por el mismo miedo que resultó en la ejecución de Jesús. Esos hombres abogaron por los impotentes. Desafiaron a los que podrían haber hecho algo, pero escogieron no hacer nada. Obviamente esta semana nos enfocamos en Jesús, pero la experiencia de Romero nos recuerda que el sufrimiento humano entre los fieles continúa hoy en día.

Pero todo sufrimiento no es causa de la violencia ni la opresión. También experimentamos el sufrimiento humano debido a causas naturales, como la enfermedad y la muerte natural. Experimentamos este tipo de sufrimiento y tristeza en el Centro Pastoral de la Arquidiócesis hace poco con la muerte inesperada de nuestra colega, Linda Weigel, la directora del tribunal de la Arquidiócesis. Sufrió un ataque cardíaco y murió la semana siguiente. Personal y profesionalmente, fue una gran pérdida para todos nosotros.

Para las buenas personas de El Salvador y para la familia y los amigos de Linda Weigel, aunque han sufrido mucho, no han experimentado tal sufrimiento sin esperanza. ¿Por qué? Debido a los eventos que vamos a conmemorar durante la Semana Santa, a saber, la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. El Arzobispo Romero y Linda eran verdaderos creyentes y fallecieron con el conocimiento de que, como su Señor y Salvador Jesús, iban a resucitar. Los que nos unimos con ellos en la fe, a pesar de nuestra tristeza, podemos regocijarnos con saber que están participando en la victoria pascual del Señor.

La Semana Santa comenzó el Domingo de Ramos con la bendición de las palmas y la lectura de la Pasión del Señor. Este año escuchamos la versión de San Lucas que, además de la Pasión de Jesús, cuenta sobre el ladrón perdonado en la cruz que puede servir como una fuente de inspiración para todos los que se sienten agobiados por el pecado.

La noche del Jueves Santo empieza con la Misa Vespertina de la Cena del Señor. Así comienza el Triduo Pascual, los tres días en que conmemoramos el Misterio Pascual —la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. El Triduo termina durante las Vísperas del Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor. Algunas personas se equivocan al pensar que conmemoramos la Pasión y la Muerte del Señor el jueves y el viernes y que el sábado y el domingo celebramos su Resurrección. La verdad es que celebramos el Misterio Pascual entero cada día del Triduo. Con gratitud reconocemos nuestra parte en ese gran misterio, mientras que también sufrimos en esta tierra y nos enfrentamos con la muerte, temerosos y preocupados. Pero también tenemos esperanza mientras que esperamos el día de nuestra propia Resurrección y Gloria.

Llamamos “Semana Santa” a la semana antes de la Pascua. La celebración del jueves regocija en el don de la Eucaristía, nuestro alimento espiritual durante nuestro camino de fe. El Viernes Santo no solamente escuchamos de nuevo la lectura de la Pasión (esta vez viene del Evangelio de Juan), pero algunos de nosotros participamos en el Vía Crucis, un recuerdo del camino del Señor, desde la sentencia a la muerte y la crucifixión en el Calvario hasta su entierro en la tumba.

La noche del Sábado Santo celebramos la Vigilia Pascual, la principal celebración litúrgica del año. Mientras que los elegidos y los candidatos son recibidos en la Iglesia, también celebramos nuestro propio renacimiento en Cristo. Le damos gracias a Dios por nuestra fe, nuestros hermanas y hermanos en Cristo, nuestro nuevo Santo Padre, el Papa Francisco, y nuestra misión evangelizadora. Salimos de la iglesia con el mandamiento de proclamar la Buena Nueva de todo que hemos experimentado durante la Semana Santa.

Habrá un tiempo de transición para nuestra familia católica mientras que el Papa Francisco asume las responsabilidades del Papado y también para nosotros aquí, mientras que el Arzobispo Sample se prepare para ser instalado como nuestro nuevo Arzobispo.

Durante estos últimos días de mi ministerio, oro sinceramente que juntos nos fortalezcamos y nos renovemos en nuestro compromiso el abrazo del pleno Misterio Pascual del sufrimiento, muerte y resurrección —como el Arzobispo Romero, como nuestra querida hermana, Linda Weigel, y especialmente como nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡Que todos sean bendecidos durante la Semana Santa y la Pascua!

*Traducción Katy Devine.

 

 

 



Noticias Relacionadas:
• La Resurrección y el fundamento de la fe
• Las nuevas tecnologías y la Semana Santa
• Semana Santa y reflexiones del Jueves Santo
• Invitación del Arzobispo Vlazny a vivir la Fe
• El Arzobispo Vlazny y su servicio a la comunidad multicultural
• La entrega del Arzobispo John Vlazny a su comunidad hispana
• El Arzobispo Vlazny y su incansable labor en favor del necesitado
• El Arzobispo Vlazny saludó a los hispanos en español



Búsqueda Avanzada


Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved