Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel
El Centinela | Portland, OR Miércoles, 24 de Mayo de 2017
Peregrinos de Portland recorren las calles con la Virgen de Fátima Celebraciones por el Centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima Misa Mariachi 2017 Cinco de Mayo 2017 Marcha del 1ro. de Mayo 2017 Conferencia Pastoral de Ministros 2017 Semana Santa 2017 Reliquia del Papa Juan Pablo II Caminando con Jesús PDX Rito de Elección 2015 Misa Maya con Arzobispo Alexander Sample Concierto 'Vive tu Fe' Misa Mariachi Cinco de Mayo Ordenación Obispo Peter Smith Canonización en Roma Semana Santa 2014 Misa del Santo Crisma Pascua Juvenil 2014-Turner, OR. Bring Them Home/Traerlos a Casa Libertad Religiosa Cinco de Mayo Visita del Papa a México y Cuba Ciudadanía para Mónica Diaz Virgen de Guadalupe 2011 Jornada Mundial de la Juventud- Madrid 2011 Misa Mariachi en el Cinco de Mayo con Arzobispo John Vlazny Terremoto y Tsunami en Japón Beatificación de Juan Pablo II Tornado en Aumsville, sureste de Salem Bicentenario de Independencia de México Congreso de Jóvenes de Portland Mundial Sudáfrica 2010 Terremoto en Chile Haití sumida en la destrucción Fiesta de la Virgen de Guadalupe Mes de la Hispanidad 2009 Visita de Obama al Papa en El Vaticano Papa en visita a Tierra Santa Posesión del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama Bodas de Plata del Arzobispo John Vlazny Reunificación de la Familia Díaz Elecciones 2008 Beatificación en Roma Jornada Mundial de la Juventud 2008 en Sydney Ingrid Betancourt- Momentos de libertad Un año de la Redada en Portland-Junio 2008 Visita del Papa a Estados Unidos-Abril 2008 Galería de Fotos

Inicio : Comunidad y Fe : Columna Rocío Rios 24 de Mayo de 2017

21 de Octubre de 2015 1:45:00 PM
Ver al Papa fue una gran bendición

Rocío Rios
Directora


Queridos Lectores:

Este mes los invito a leer nuestra edición especal con el cubrimiento de la visita del Papa a los Estados Unidos. 

El mes anterior, hicimos una serie de informes para ponernos a tono con lo que sería la visita del año. Pues sin duda, la presencia del Papa Francisco en este país fue la noticia. Y durante una semana, pudimos ver los ojos del mundo entero siguiendo a nuestro Santo Padre.

Para mí, la bendición fue la oportunidad que llegó a último momento para verlo en Nueva York. Una semana antes, mi amiga Olga Lucía Sepúlveda me llamó para contarme que su esposo César Pérez se había ganado dos boletas para ir al Central Park. Ella me dijo, que una de las boletas era mía. En ese momento, organicé mi viaje y con el apoyo de mi esposo y el equipo de trabajo del Catholic Sentinel, coordiné los detalles para viajar como peregrina y una católica más, a cubrir la historia para El Centinela.

Y tengo que decir que esta ha sido la experiencia más importante de mi vida profesional. Nunca antes había experimentado la energía tan positiva y la expectativa de estar en el momento exacto para captar la imagen exacta. Que en esta ocasión era la del Papa Francisco.

Por obvias razones, para los hispanos, católicos de este país, la visita del Papa era el acontecimiento. Y así lo pude experimentar en Nueva York.

Durante los dos días que vivimos la visita, es decir llegando a la Catedral de San Patricio y al día siguiente en el Central Park, hubo un denominador común: la fe y admiración por el Papa que con su humildad y sencillez abrió todas las puertas, en un recorrido que será historia por el nivel de respeto que él generó a su paso.

Y la admiración por el Santo Padre, se unió sin duda a su mensaje de paz y hermandad, que en cada uno de sus discursos fue tan claro para todos nosotros los católicos. Siento que después de su visita tenemos un gran compromiso de seguir sus palabras y dar testimonio de nuestra realidad como miembros de la Iglesia Católica en este país.

Siendo católica y como lo dijeron todos los peregrinos con quienes esperamos su llegada al Central Park, estar ahí sin duda fue una bendición. 

Nosotros llegamos como a las 9.00 de la mañana el pasado 25 de septiembre y esperamos por más de 10 horas la llegada del Santo Padre. Y ahí sentados en el piso y luego de pie, sin podernos mover, vimos pasar los minutos con la expectativa del gran momento. A eso de las 5.40 pm los carros de los escoltas presidieron la entrada del Papa móvil. Y ahí estaba su figura, imponiendo su mano derecha a toda la multitud. Su mirada nos tocó por un instante. Lo vimos de frente, y lo pudimos captar con la cámara del celular. Un momento que duró sólo dos segundos. Un momento en que sentimos su presencia pasar ante los ojos y lo vimos perderse entre la multitud que gritaba de emoción. 

En el cielo aún se veía el hermoso arco iris que apareció unos minutos antes de su llegada. Todos mirábamos esa imagen como el presagio de su presencia. 

Gracias a las redes sociales y mi página de facebook pude compartir la experiencia con la comunidad de católicos y mis lectores en Oregon.

Fue un día largo, pero que en esos dos segundos nos llevó a entender el valor de la espera, al lado de otros peregrinos que la sintieron como una bendición. Un instante, pero que ha quedado para siempre en nuestra memoria.



Noticias Relacionadas:
• La boleta para ver al Papa Francisco
• Estuvimos en el Central Park para ver al Papa Francisco



Búsqueda Avanzada


Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved