Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel
El Centinela | Portland, OR Martes, 25 de Abril de 2017

Inicio : Comunidad y Fe : Columna Rocío Rios 25 de Abril de 2017

10 de Octubre de 2016 1:07:00 PM
Madre Teresa en nuestras vidas

Rocío Rios
Directora


Queridos Lectores:

Si hay un nombre que expresa la caridad, ese nombre es: Madre Teresa de Calcuta.

Si hay una figura que transmite la compasión, sin duda es la de la monja  católica de origen albanés que identifica la congregación de las Misioneras de la Caridad, que ella fundó en Calcuta en 1950.

Y desde niña, esa figura ha sido parte de mi vida, como lo ha sido de muchos católicos en todo el mundo.

Yo crecí y fui educada en  la comunidad de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, con su origen en Zaragoza, España, donde se encuentra Nuestra Señora del Pilar. Y durante toda mi formación escolar, el concepto de la “caridad” y “entrega a los pobres” fue algo fundamental.

La caridad cuando se trata de los niños, se enseña para que posteriormente en la edad adulta, se pueda vivir. Y recuerdo como si fuera hoy, cuando tuve que hacer una tarea para el colegio, al iniciar la secundaria, y teníamos que explicar la “caridad”. Yo escogí a la Madre Teresa. En ese momento tenía 13 años, pero era muy claro para mí, que la persona que identificaba esa palabra era ella.

Con el paso de los años, fui aprendiendo mucho más sobre su obra. La monjita, se dedicó durante más de 45 años de entrega a la atención de los pobres, los enfermos, los huérfanos y moribundos.

Leyendo su biografía uno realmente llega a conocer a esta mujer que desde su sencillez, se entregó completamente al desvalido. Un ejemplo para todas las generaciones de católicos, porque en su entrega sin medida, dejó ver que la “caridad es un compromiso para toda la vida”.

Su congregación religiosa es conocida en todo el mundo, gracias a una obra que sigue y se proyecta en el pobre y en el desvalido.

Si reconocemos como estamos celebrando su canonización, podemos ver que fue el Papa Juan Pablo II quien la beatificara y el proceso de canonización fue aprobado por el Papa Francisco en diciembre de 2015.

Desde ese momento los católicos del mundo esperábamos este gran acontecimiento. El 4 de septiembre de 2016, pasará a la historia como la fecha en que la Madre Teresa se convirtión en Santa Teresa de Calcuta.

Agnes, como era su nombre de pila, descubrió su vocación desde temprana edad, y para 1928 ya había decidido que estaba destinada a la vida religiosa.

En ese momento ella decidió cambiar su nombre por el de “Teresa” en referencia a la santa patrona de los misioneros, Teresa de Lisieux. 

La canonización de la Madre Teresa es sin duda un momento histórico, por eso invito a los lectores de El Centinela a leer nuestro informe especial de este mes. Tuvimos la información en nuestra edición digital y en facebook, pues queríamos estar unidos a los miles de peregrinos que colmaron la plaza de San Pedro, en un momento histórico para los católicos que conocieron la obra de la Madre Teresa de Calcuta en vida.

Yo soy una de esas católicas, por eso celebro en oración este gran acontecimiento.

Cada vez que se pronuncia su nombre, sin duda uno evoca la misericordia y entrega por los pobres. Su nombre es sinónimo de caridad. Su nombre sin duda es la entrega desinteresada en favor de los pobres y desvalidos.

Oremos a la Santa. Oremos por los pobres.





Búsqueda Avanzada


Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved