Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel
El Centinela | Portland, OR Viernes, 24 de Marzo de 2017

Cuidado de tu salud

Inicio : Comunidad y Fe : Columna Rocío Rios 24 de Marzo de 2017

24 de Octubre de 2016 3:58:00 PM
Dios siempre está con nosotros

Rocío Rios
Directora


Queridos Lectores:

El tiempo vuela. El tiempo se va como el agua entre las manos. Hace un año, estábamos unidos al dolor de la comunidad de Roseburg y este año nos unimos nuevamente al duelo de las familias y amigos de las víctimas de un acto violento que aún nos hace daño.

Hace un año las voces se unieron para rechazar este acto violento que cobró la vida de jóvenes inocentes. Estuvimos en las vigilias que se realizaron para orar por las víctimas y por las familias. Este año, el Arzobispo Alexander Sample, viajó para unirse de nuevo a la comunidad y hacerlo en oración. Su mensaje fue un bálsamo para el alma, pues en estos meses, el dolor se siente y no se borra.

Invito a todos nuestros lectores a leer nuestro artículo y reflexionar sobre el mensaje de nuestro Arzobispo Sample. Su presencia y su apoyo es algo que las familias necesitan, al mismo tiempo que necesitan de nuestras oraciones. Debemos orar porque con el tiempo el dolor sea menor, pero debemos estar unidos a quienes perdieron a sus hijos. La vida es un regalo y cuando se arrebata en forma violenta de un momento a otro, es difícil sentir que la esperanza en el día de mañana existe. Esa esperanza se acaba. Esa esperanza en la vida desaparece.

Por eso la solidaridad de todos como comunidad es fundamental. Solidaridad que podemos mostrar al no olvidar a las víctimas. Al no olvidar a los padres y familiares. Al no olvidar a la comunidad estudiantil de Umpqua Community College. En el recuerdo se mantiene viva la presencia de quienes desaparecieron. Por eso, este mes que se cumple el primer aniversario de la tragedia queremos unirnos todos en oración.

Siendo católicos, nuestras mentes se unen en torno a Dios. A quien pedimos misericordia por los padres de las víctimas. Hace un año orábamos todos unidos. Desde cada rincón de Oregón. Este año hicimos lo mismo. Pues en el silencio de la oración podemos sentir el dolor y podemos pedir por esos corazones que viven la pérdida. Al mismo tiempo desde la oración podemos unirnos como comunidad de fe. Podemos estar ahí, para compartir este dolor. Y en la misericordia de Dios podemos ver que el mañana llega, con un poco de esperanza. La vida en manos de Dios siempre tiene esperanza.

Los invito una vez más a leer nuestro artículo principal sobre el mensaje del Arzobispo Alexander Sample, este mes que se cumple un año de la tragedia. Sus palabras nos recuerdan que Dios está ahí para nosotros. Dios está siempre en momentos de dolor.

 





Búsqueda Avanzada




Por tu matrimonio

Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved