Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel
El Centinela | Portland, OR Viernes, 24 de Marzo de 2017

Suscríbase Nuevo

Inicio : Comunidad y Fe : Columna Rocío Rios 24 de Marzo de 2017

17 de Enero de 2017 6:42:00 PM
Nuestros niños inmigrantes y sin voz

Rocío Rios
Directora


Queridos Lectores:

Este mes que celebramos la Jornada Mundial delasMigraciones,enuna fecha que siempre nos recuerda a los inmigrantes el 15 de enero de este año que comienza, nos lleva a reflexionar sobre nuestros niños inmigrantes.

Esta columna quiere llamar la atención de nuestros lectores en el lema de la jornada de este año que iniciamos: “Menores migrantes, vulnerables y sin voz”.

A nivel mundial se analiza en estos momentos el llamado de los obispos de la Comisión episcopal de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española, como lo hemos publicado en esta edición. Llamado que hace una reflexión enfática para que cada persona adulta y especialmente los gobernantes “tengan en cuenta en sus decisiones políticas los sufrimientos de los niños en situación de riesgo y pongan remedio cuanto antes a sus males”.

Situación de riesgo que a nivel local podemos ver claramente en nuestra comunidad.

Quiero recordar una de las historias publicadas en nuestro periódico El Centinela en español, en la cual los niños fueron los prota- gonistas. Se trató de una marcha de inmigrantes que tuvo como lema “los zapatos de nuestros padres” y en la que pudimos compartir graficamente la imagen de los zapatos de los padres de cientos de niños inmigrantes que vivían la dura realidad de la deportación.

En la imagen de esos zapatos, estaba el camino recorrido por esos padres inmigrantes que llegaron a esta parte del país en busca de un futuro. Zapatos viejos, con arrugas, con tierra, que eran testimonio silencioso de ese trabajo arduo de estos padres que ausentes de sus familias habían enfrentado la deportación.

En historias como esta, se vé indudablemente la historia de los inmigrantes que se quedaron esperando la reforma migratoria en los Estados Unidos. La historia de familias que viven el miedo y la incertidumbre ante una falta de las leyes que protejan sus derechos.

Y en medio de esa realidad, sin duda, están nuestros niños hijos de inmigrantes. Niños que son vulnerables y no tienen voz. Niños que viven la incertidumbre del futuro ahora más que nunca.

EsteañolaJornada Mundial de las Migraciones hace un llamado para advertir que los niños mi- grantes son quienes “más sufren las graves conse- cuencias de la emigración”, casi siempre “causada por la violencia, la miseria y las condiciones ambientales, factores a los que hay que añadir la globalización en sus aspectos negativos”.

En estos momentos es importante recordar la Convención sobre los Derechos del Niño aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989. En la cual “se reconocen al niño los derechos fundamentales de toda persona humana”.

Uno de los derechos más importantes de la infancia “es el derecho a ser protegidos por la sociedad y el Estado cuando se encuentran en situación de vulnerabilidad”.

El llamado de los prela- dos hace frente a la necesidad de que las leyes internacionales y nacionales estén claras a la hora de proteger a los menores de toda agresión.

Los niños no pueden ser excluídos de las políticas internacionales y deben tener un espacio para protegerlos y escuchar su voz.

 





Búsqueda Avanzada




Flor y Canto Tercera Edición

Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved