Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel
El Centinela | Portland, OR Martes, 25 de Abril de 2017

Inicio : Noticias : Nación 25 de Abril de 2017

27 de Junio de 2016 11:30:00 AM
Chile ganó la Copa América frente a Argentina en Nueva York
Foto Servicio Católico de Noticias
Los argentinos llegaron con grandes expectativas de ganar la Copa América, pero Chile se coronó ante ellos en un partido memorable que se jugó en Nueva York.
Foto Servicio Católico de Noticias
Los argentinos llegaron con grandes expectativas de ganar la Copa América, pero Chile se coronó ante ellos en un partido memorable que se jugó en Nueva York.
Antonio Andraus Burgos
Especial para El Centinela

Chile conservó la Copa América Centenario, al derrotar en la noche de este domingo 26 de junio a Argentina, en un partido final en donde abundó el juego brusco, que al concluir los 90 minutos del cotejo concluyó sin abrirse el tablero, y que luego de los 30 minutos adicionales, ninguno de los dos equipos pudo conseguir anotación, para que se definiera el compromiso con la ejecución de tiros penales, 4 a 2 a favor de los campeones.

Al igual que había ocurrido un año antes, la final disputada entre Argentina y Chile por la Copa América, tuvo que definirse con la ejecución de los tiros desde el punto penal, tal como ocurrió en esa oportunidad, en la noche de este domingo 26 de junio, cuando ninguno de los dos equipos logró perforar la valla de su rival durante el tiempo oficial ni en los 30 minutos adicionales.

Los chilenos que eran los campeones del evento, consiguieron quedarse una vez más con la copa, al superar a los argentinos 4 goles por 2, en la ejecución de los tiros desde el punto de los penales, tras fallar el considerado quizás el mejor jugador del mundo, el argentino Lionel Messi, el cobrar el primer tiro frente a la valle de Claudio Bravo.

No sobra recordar que Argentina había derrotado a Chile en la primera ronda de este evento, 2 goles por 1, por lo que el favoritismo para el encuentro en la final, era la escuadra que comandaba Lionel Messi.

Al árbitro del cotejo, Héber López, de Brasil, dejó mucho que desear, al que se le fue del partido de las manos en varios pasajes del encuentro, permitiendo el juego brusco y mal intencionado por parte y parte, hasta el punto que al concluir los primeros 45 minutos del partido, los dos equipos habían perdido a un hombre en la cancha.

Marcelo Díaz, de Chile, fue expulsado del Metlife de New Jersey, a los 28 minutos del encuentro, y a los 42 de esa misma etapa, Marco Rojo, de Argentina, salió del juego, cuando Lopez le mostró la tarjeta roja.

Los 82.026 espectadores que colmaron el escenario en New Jersey, salieron decepcionados de la calidad del encuentro y criticaron abiertamente la actuación del silbato brasileño, quien fue más protagonista que árbitro en la contienda, dejando un sabor agridulce para los jugadores, el cuerpo técnico, la afición y los críticos deportivos que presenciaron el juego.

Los primeros 45 minutos del encuentro fueron dominados por los argentinos que tuvieron tres ocasiones serias de marcar de los seis tiros que hicieron al arco de sus rivales, y no lo lograron, especialmente Higuaín cuando estando solo frente a Bravo, su tiro salió desviado. En este período, los argentinos cobraron 6 tiros de esquina sin ningún resultado positivo.

En los 45 minutos finales, Chile superó a Argentina sobre el campo de juego, con mejor disposición táctica, física y anímica, pero tampoco encontró la fórmula para abrir el tablero, pese a que en dos oportunidades tuvieron la oportunidad de hacerlo, cuando la defensa de los gauchos hizo agua. En esta etapa, se sumaron siete tiros más desde las esquinas, 4 para Chile y 3 más para Argentina.

Cómo llegaron

Argentina clasificó para disputar la gran final del torneo, derrotando en la primera rueda de la Copa, a Chile 2-1; a Panamá 5-0 y a Bolivia 3-0. En la ronda de cuartos, superó a Venezuela 4-1; y en la semifinal venció a Estados Unidos 4-0.

Por su parte, Chile perdió su primer encuentro dentro del torneo frente a  Argentina 2-1; pero le ganó a Bolivia 2-1; y venció a Panamá 4-2. En la vuelta de cuartos, vapuleó a México 7-0, en la gran goleada del campeonato; y en la semifinal, derrotó a Colombia 2-0.

Los anotadores

Claudio Bravo, el arquero chileno, fue el gran héroe de la noche, al mirar cómo Messi ejecutaba el cobro desde el punto penal, viendo salir el balón por encima de su valla, y luego detener magistralmente el cobrado por Lucas Baglia, en la cuarta ejecución de los argentinos. Javier Mascherano y Sergio Agüero marcaron por la albiceleste.

Por Chile anotaron frente a la valla custodiada por Sergio Romero, Nicolás Castillo, Charles Aranguiz, Jean Beansejour y Francisco Silva, y había errado  el primer cobro su máxima figura Arturo Vidal, por lo que al comienzo de esa fase de los tiros penales, ambos equipos empezaron fallando en el cobro de los tiros libres.

Juan Antonio Pizzi, el estratega argentino al mando del equipo chileno, que fue duramente criticado al comienzo del evento, cargó con todos los honores al ser reconocido, finalmente, por la crítica periodística del país austral como un técnico de mucha personalidad y de manejar con hilos de cirugía la actuación de todos y cada uno de sus jugadores.

Pizzi con 48 años, está contratado por la Federación Chilena de Fútbol hasta el 2018, esperándose que pueda clasificar al onceno austral para la cita de Rusia.

Gerardo Martino, del orientador de Argentina, no pudo construir un sistema de juego que permitiera superar a su gran rival de turno en la final, y una vez más, se quedó con los deseos de llevar a su país un título como el de esta Copa América Centenario, que estuvo muy cerca en los botines de sus dirigidos pero que tristemente no llegó.

Messi sintió profundamente no solo el haber errado en el cobro del tiro libre, sino que adicionalmente un día después de cumplir los 29 años, vio como su calidad de juego no pudo conseguir la revancha con su equipo frente a Chile, apareciendo lágrimas en su rostro, y anunciando que nunca más volverá a vestir la camiseta de su país.

Con Lionel, Argentina no ha ganó un solo título, y en las tres últimas finales en donde actuó con el onceno de su nación, ni pudo conseguir ningún título de este torneo continental, y la divisa argentina suma 23 años sin obtener un galardón de jerarquía dentro del fútbol.

Eduardo Vargas, de Chile, se llevó el Botín de Oro al conseguir el mayor número de goles del torneo; mientras que su compañero, Alexis Sánchez, obtuvo la distinción del Mejor Jugador de la Copa.

Los participantes

Colombia ocupó la tercera casilla del torneo, al vencer a Estados Unidos por 1 gol a 0, repitiendo la victoria que había conseguido en la rueda de octavos cuando superó al equipo de casa, 2 goles por 0.

La mayor goleada del evento estuvo a cargo de Chile sobre México, al obtener un tablero favorable de 7 goles a 0, en el partido de cuartos de final.

El torneo superó todas las expectativas en cuanto a la concurrencia de aficionados, estando por encima de los cálculos esperados en más de 200 mil aficionados.

En el campeonato participaron los equipos de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Paraguay, Venezuela, México, Estados Unidos, Bolivia, Panamá, Haití, Jamaica, Costa Rica, Uruguay y Brasil, esta última representación, fue la gran decepción del torneo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 





Búsqueda Avanzada


Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved