Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel
El Centinela | Portland, OR Martes, 25 de Abril de 2017

Inicio : Noticias : Nación 25 de Abril de 2017

1 de Febrero de 2017 3:52:00 PM
CRS demanda suspensión de restricción a los refugiados
Esta mujer ofrece pizza a las personas reunidas para protestar por la orden impuesta por el Presidente Donald Trump en la manifestación en el aeropuerto Dulles International Airport en Dulles, Va., 28 de enero 2017.
Esta mujer ofrece pizza a las personas reunidas para protestar por la orden impuesta por el Presidente Donald Trump en la manifestación en el aeropuerto Dulles International Airport en Dulles, Va., 28 de enero 2017.

Baltimore, MD – CRS insta al Gobierno a suspender la orden ejecutiva del 27 de enero “Protección de la Nación contra la entrada de terroristas extranjeros en Estados Unidos”, hasta que sea posible desarrollar, junto con las agencias gubernamentales pertinentes y otras partes interesadas, una estrategia mejor enfocada, mejor orientada y más humana.

Como agencia humanitaria y de desarrollo internacional que responde diariamente a las necesidades de refugiados vulnerables, sabemos que restringir la capacidad de quienes huyen de la violencia para alcanzar un lugar seguro pondrá en peligro la vida de personas inocentes y pondrá en tela de juicio los valores fundamentales de nuestro país.

“La realidad es que enviar de regreso a los refugiados puede entrañar consecuencias de vida o muerte”, manifestó Sean Callahan, presidente y director ejecutivo de Catholic Relief Services. “Los sabemos por nuestra experiencia de trabajo con estas personas en algunos de los lugares más peligrosos”.

La orden ejecutiva ha sembrado temor y confusión, tanto entre quienes desean entrar en el país como entre quienes intentan hacer cumplir las nuevas normas. Cualquier revisión de las medidas de seguridad por parte del gobierno debería realizarse sin interrumpir las acciones de inmigración y reasentamiento de refugiados actualmente en marcha.

“Nuestros funcionarios electos tienen la obligación de proteger la seguridad del pueblo estadounidense, y todos debemos tomar en serio las preocupaciones relacionadas con la seguridad. Sin embargo, negar la entrada a las personas más vulnerables no es la respuesta”, dijo Callahan. Los procesos de investigación a los que se someten a los refugiados son ya realmente intensos. A un refugiado se le investiga mucho más exhaustivamente que a cualquier otra persona que desee entrar en Estados Unidos.

Los refugiados que llegan vienen huyendo de la violencia y el terrorismo en sus países de origen. Con más de 21 millones de refugiados en todo el mundo, las organizaciones de ayuda humanitaria tienen dificultades para responder a las importantes necesidades de estas personas desplazadas por la fuerza. Estados Unidos debe continuar siendo un modelo de libertad y esperanza. Para ello debe recuperar el objetivo de admitir a 110,000 de los refugiados más vulnerables en el año fiscal 2017.

“La generosidad de nuestros aliados en el extranjero es increíble; nosotros debemos esa misma generosidad a las víctimas, a nuestros aliados y a nosotros mismos, para continuar con el reasentamiento de los refugiados más vulnerables, respetando los elevados niveles de ayuda previstos inicialmente”, continuó Callahan.

Tradicionalmente, Estados Unidos da prioridad de reasentamiento a los refugiados más vulnerables; pertenecer a una minoría religiosa se considera ya uno de los factores que implica vulnerabilidad. Dar mayor prioridad a miembros de minorías religiosas es contrario a nuestros valores como nación y podría poner a estas minorías religiosas en mayor peligro en sus países de origen.

“Nuestra fe cristiana nos exige ayudar a las personas según su necesidad, no según su credo. Debemos acoger al extranjero. Este es el momento de que Estados Unidos sea el buen samaritano”, dijo Callahan.

Durante generaciones, la Iglesia Católica ha tomado como una prioridad la ayuda a los refugiados en el extranjero y aquí, en Estados Unidos. CRS se fundó hace más de 70 años con la finalidad de ayudar a los refugiados que huían de la Segunda Guerra Mundial.

“Con frecuencia los refugiados llegan a convertirse en los estadounidenses que se sienten más orgullosos de su país; valoran enormemente lo que significa vivir en libertad”, afirmó Callahan. “Y los estadounidenses que los acogen sienten el orgullo de poder dar la bienvenida a estas personas necesitadas. De hecho, la mayor parte de los refugiados que llegan a nuestro país son mujeres y niños que han sufrido horrores indescriptibles.

“Nos unimos a las innumerables voces católicas de todo el país, y del mundo, que demandan acciones basadas en nuestras obligaciones morales. Pero este no es solo un mensaje católico; este es un mensaje estadounidense. Es el mensaje que debemos enviar a las personas necesitadas de todo el mundo. Acoger a los necesitados forma parte del ADN de Estados Unidos”.

Como agencia católica que tiene sus bases en las enseñanzas sociales y morales de la Iglesia, CRS se hace eco de las palabras del Santo Padre: “No debe haber ninguna familia sin hogar, ningún refugiado sin acogida, ninguna persona sin dignidad”.

“Proteger a Estados Unidos significa proteger los valores morales incorporados en nuestros principios fundacionales. Estos valores hacen que nuestra nación sea grande. Debemos asegurarnos de que nunca se deterioren”, dijo Callahan.

 



Noticias Relacionadas:
• Comité de Obispos para Migración responde a orden ejecutiva de Trump
• Reacciones ante el tema del Santuario en Oregon
• Comité de Migración se opone a la construcción de muro en la frontera
• ¿Y ahora qué sigue?



Búsqueda Avanzada


Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved