Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel
El Centinela | Portland, OR Domingo, 30 de Abril de 2017

Inicio : Noticias : Informes Especiales 30 de Abril de 2017

20 de Octubre de 2014 11:07:00 AM
La Iglesia unida en contra de legalización de la marihuana
Foto Servicio Católico de Noticias
Este hombre prepara marihuana para ponerla a la venta en Colorado.
Foto Servicio Católico de Noticias
Este hombre prepara marihuana para ponerla a la venta en Colorado.
Hechos sobre la marihuana

Pensar que todos están usándola es  incorrecto. La mayoría de los adolescentes no usan la marihuana.

A nivel federal, se considera que la marihuana tiene un alto potencial de dependencia y ningún uso médico aceptado.

La marihuana contiene más de 400 sustancias químicas, incluyendo el THC (químico principal de esta hierba). El contenido de THC de la marihuana ha aumentado desde la década de 1980.

Aproximadamente una de cada 6 personas que comienzan a utilizarla como un adolescente, y el 25-50 por ciento de los que la usan diariamente, se hace adicto.

Estudios a largo plazo de las pautas de consumo de drogas muestran que muy pocos estudiantes de secundaria consumen otras drogas ilegales sin primero la marihuana. Sin embargo, muchos jóvenes que consumen marihuana no se aventuran a usar otras drogas.

La exposición a la marihuana puede afectar el cerebro, sobre todo durante el desarrollo, que sigue en los 20 años de edad. Los efectos pueden incluir cambios en el cerebro que hacen que otras drogas sean más atractivas.

El uso habitual de la marihuana se ha relacionado con la depresión, la ansiedad y una pérdida de deseo o motivación, lo que significa una pérdida de interés en actividades que antes incluso eran agradables.

En el corto plazo, la marihuana puede causar problemas de aprendizaje y memoria, percepción distorsionada, mala coordinación motora y aumento del ritmo cardíaco.

Los efectos de la marijuana sobre la atención y la memoria hacen que sea difícil aprender algo nuevo o hacer tareas complejas que requieren atención y concentración.

La marihuana afecta el movimiento y la coordinación, lo que puede perjudicar el rendimiento deportivo.

La marihuana, al igual que la mayoría de las sustancias de abuso, puede alterar el juicio. Esto puede conducir a conductas de riesgo.

Alguien que fuma marihuana regularmente puede tener muchos de los mismos problemas respiratorios y pulmonares que los fumadores de tabaco, tales como una tos diaria, y un mayor riesgo de infecciones pulmonares como la neumonía. Todavía no se sabe si causa cáncer.

La investigación muestra que las personas que tienen amigos que consumen drogas son más propensos a usar drogas también.

Los estudios sugieren que los niños de madres que usaron marihuana durante el embarazo pueden tener cambios cerebrales sutiles que pueden causar dificultades con las habilidades de solución de problemas, la memoria y la atención.

Los síntomas de abstinencia son similares en tipo y severidad a los de la falta de nicotina: irritabilidad, dificultades para dormir, ansiedad, y antojos.

Fuente: Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas.

 


Redactores -Agencias de Noticias
Informe Especial

Este es el primero de una serie de artículos sobre la marihuana. La Conferencia Católica de Oregon anunció planes para manifestarse contra la legalización de la marihuana. Las historias futuras informarán sobre cómo la marihuana puede dañar a las familias, lo que aconsejan los médicos, lo que dice la policía y cómo los padres pueden manejar el problema.

Al igual que el apoyo a los anticonceptivos, el aborto y el matrimonio gay, la lucha para legalizar la marihuana es un esfuerzo centrado en sí mismo, por adultos que se están olvidando de los niños.

Esa es la postura del obispo Liam Cary de Baker, quien, con el Arzobispo Alexander Sample y el resto de la Conferencia Católica de Oregon, pronto emitirá una declaración oponiéndose a la legalización de marihuana para uso recreativo en Oregon. La declaración instará un voto negativo en la Medida 91.

Durante los debates de estos temas, los niños suelen quedar fuera, dice el Obispo Cary. ¿Por qué no pensamos en la responsabilidad que tenemos hacia ellos?

Desde los más altos niveles, dirigentes de la Iglesia emiten advertencias sobre las sustancias que alteran la mente como un impedimento para el bienestar y la dignidad humana.

“Permítanme decir esto en los términos más claros posibles: el problema del consumo de drogas no se resuelve con medicamentos”. El Papa Francisco dijo en junio, hablando en una conferencia contra el narcotráfico en Roma que la adicción es un mal, y con el mal no puede haber consideración. Pensar que el daño se puede reducir al permitir que los drogadictos utilicen narcóticos no resuelve en absoluto el problema. Los intentos, aunque sean limitados, por legalizar las llamadas drogas recreativas, no sólo son bastante cuestionables desde un punto de vista legislativo, sino que no alcanzan los resultados deseados.

Los obispos católicos de Estados Unidos han hablado mucho en contra del consumo de drogas, argumentando que los niños a menudo sufren cuando sus padres son consumidores de drogas.

El Cardenal Timothy Dolan de Nueva York dijo al noticiero CBS Face the Nation que la legalización de la marihuana le preocupa.

“He desempeñado el ministerio en la cárcel”, dijo el Cardenal Dolan. “Veo los efectos del alcohol, veo los efectos de las drogas en tantas personas que me dicen: ‘Esto es lo que me tiene aquí. Gente con más experiencia que yo me ha dicho que este es el primer paso’. Cualquier cosa que hagamos para facilitar ese primer paso, o hagamos más accesibles las drogas hará que haya más personas adictas a las drogas fuertes. El Catecismo de la Iglesia Católica deja claro que no hay un apoyo teológico para el uso de drogas recreativas.

El uso de droga inflige muy graves daños en la salud y la vida humana. Fuera de los casos en que recurre a ello por prescripciones estrictamente terapéuticas, es una falta grave”, dice el párrafo 2291 del Catecismo de la Iglesia Católica.

El Catecismo de la Iglesia Católica para jóvenes, a menudo llamado YouCat, dice que usar drogas ilegales es un pecado porque es un acto de auto-destrucción y por tanto, es una ofensa al Creador.

“Cualquier forma de dependencia de sustancias legales (alcohol, medicinas, tabaco) y sobre todo, dependencia de drogas ilegales, significa cambiar la libertad por la esclavitud”, dice el artículo 389 del YouCat [traducción de El Centinela].

En un artículo de Lifeteen.com, publicado en verano, Aaron Hostetter dijo a los jóvenes que la marihuana impide su comunión con Dios. Fuimos creados con libre albedrío, pero la marihuana puede erosionar, dijo Hostetter, explicando cómo los compuestos de la marihuana afectan el sistema del cerebro que guía la emoción, la conducta y la motivación.

Ser perezoso o cambiar la forma en que percibimos el mundo no es lo que pretende el Creador, Hostetter argumenta. Cita las enseñanzas de la Iglesia, diciendo que no tenemos derecho a hacernos daño a nosotros mismos.

“Extensa investigación actual muestra que la marihuana hace daño físico, emocional y psicológico, y puede causar daños a su salud a largo plazo, especialmente cuando se utiliza durante los años de adolescencia, mientras que el ser humano está creciendo y desarrollándose”,  escribe. “Todo lo que se dice de ello es malo”.

A los que dicen la marihuana está bien porque “es natural”, Hostetter les dice que la hiedra venenosa también es natural, pero no se te ocurriría usarla como papel higiénico.

“Necesitamos mirar a Dios en primer lugar para conseguir nuestra alegría, porque sólo Él da la verdadera alegría”, escribe Hostetter. “La marihuana y otras drogas ofrecen promesas de una felicidad que no pueden cumplir”.

“Una adolescente que ha conquistado una adicción a la marihuana presentó este comentario en el blog del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas: “Hay un millón de cosas que puedes hacer que son más divertidas que fumar un poco de hierba desconocida: Ir a la playa, ir al cine, ir al gimnasio. No te pierdes de nada".

Este verano, Washington se convirtió en el segundo Estado en aprobar la marihuana para uso recreativo, después de Colorado. En noviembre, los votantes de Oregon y Alaska podrán decidir sobre la legalización de la marihuana.

De acuerdo con una encuesta de Gallup publicada hace un año, el 58 por ciento de los estadounidenses aprueba la legalización de la marihuana. Ese es un aumento ante el 50 por ciento registrado en 2011 y 12 por ciento en 1969, cuando Gallup tomó su primera encuesta sobre el asunto.

El apoyo hacia la legalización y la amplia disponibilidad significan que la Iglesia se ocupa de muchas cuestiones pastorales sobre la marihuana. El Padre Michael Warren, vicario parroquial de la Parroquia del Espíritu Santo, en Denver, dijo a los feligreses durante un panel de discusión de verano que la gente tiene que tener una conciencia bien informada sobre la marihuana.

Los médicos llaman a la marihuana un problema de salud pública, especialmente para los jóvenes cuyos cerebros todavía se están formando. El próximo número El Centinela hablará sobre eso.

“Desde un punto de vista moral, alterar la función de la conciencia está mal porque eso impide tomar buenas decisiones; y tomar decisiones es el fundamento de la cooperación con Dios”, dijo E. Christian Brugger a la multitud presente en la Iglesia Espíritu Santo, en Denver. Brugger es profesor de teología moral en St. John Vianney Theological Seminary en Denver. Dijo: “Ya es bastante difícil tomar buenas decisiones, incluso cuando tenemos la mente clara. La intoxicación conduce a malas decisiones en los ámbitos de la sexualidad, las relaciones y la vida espiritual”, explicó.

A los que dicen que la marihuana debería ser legal porque el alcohol es legal, Brugger dice que es un mal argumento decir que a una cosa destructiva se le puede añadir otra.

En lugares como la Universidad de Colorado, algunas personas argumentan que la marihuana trae una conciencia superior. El Padre Peter Mussett, pastor del centro ministerio católico en el campus, dijo a Our Sunday Visitor que muchas personas que fuman marihuana en realidad encuentran desesperación y soledad. Estar presente en la Iglesia y actuar de acuerdo a la ley natural es el verdadero camino a un ser superior.

 

 



Noticias Relacionadas:
• ¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?



Búsqueda Avanzada


Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved