Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel
El Centinela | Portland, OR Miércoles, 26 de Abril de 2017

Inicio : Noticias : Locales 26 de Abril de 2017

31 de Marzo de 2014 1:08:00 PM
La frontera ha separado a las familias de inmigrantes
Bring Them Home continúa con la acción nacional para reunir a las familias de los deportados
Foto de Douglas Yarrow
Líderes comunitarios de Noroeste se reunieron para discutir la realidad que enfrentan las familias separadas por la deportación.
Foto de Douglas Yarrow
Líderes comunitarios de Noroeste se reunieron para discutir la realidad que enfrentan las familias separadas por la deportación.
Foto de Douglas Yarrow
Durante la reunión se presentó un video para ilustrar las historias de los menores que han sido separados de sus padres.
Foto de Douglas Yarrow
Durante la reunión se presentó un video para ilustrar las historias de los menores que han sido separados de sus padres.
+ Ver más fotos
Madres que con sus testimonios muestran la incertidumbre de lograr el retorno de los seres queridos.
Rocío Rios


El deseo de reunir a las familiares que han sido separados por la deportación es el objetivo vital de Bring Them Home. Durante estas semanas se han realizado numerosas actividades a nivel comunitario, como espacio para que las familias se expresen y puedan ver una esperanza de reunirse con sus seres queridos.

El pasado 8 de marzo, el último grupo de las 150 personas indocumentados, entre ellos once personas del noroeste, intentaron reunirse con sus familias, cruzando la frontera hacia los Estados Unidos. 

Las 150 madres, padres, niños, estudiantes y personas de la comunidad que cruzaron fueron detenidos por la patrulla fronteriza y la mayoría permanecen en detención hasta hoy. En lugar de liberar inmediatamente a las familias en los Estados Unidos, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) separó a los padres e hijos enviando a los niños ciudadanos estadounidenses al Servicio de Protección de Menores en San Diego y los niños indocumentados a un centro de detención familiar en Pennsylvania. 

Hace una semana miles de personas en los Estados Unidos se unieron en una movilización que contó con vigilias, firma de peticiones para presionar a sus representantes con el fin de reunir a estas familias en los Estados Unidos.

Entre el 10 y el 18 de marzo, 150 indocumentados cruzaron a los Estados Unidos desde México en el Punto de Otay –Mesa, una entrada en San Diego, CA. El cruce de la frontera, una parte del proyecto Bring Them Home, incluyó once personas del noroeste del país que están tratando de reunirse con sus familias.

Dolores de Yakima, Washington, fue deportado el jueves 6 de marzo. El mismo día su hija Jessica, de diez años, ciudadana de los EE.UU., fue liberada de custodia a su hermana en los EE.UU. Jessica ahora está hablando acerca de las injusticias y maltratos que vio mientras estuvo detenida. 

Bring Them Home es una respuesta transfronteriza a la crisis de las deportaciones en masa en los Estados Unidos. El proyecto se inició en julio de 2013 cuando los Dream 9, un grupo de jóvenes indocumentados, fueron los primeros en usar esta nueva táctica audaz para regresar a sus hogares en los EE.UU.

Cruzaron la frontera Estados Unidos- México en Arizona y se entregaron voluntariamente a la Patrulla Fronteriza. Típicamente , esto daría lugar a la expulsión inmediata. Sin embargo, debido a la movilización de sus familias en sus estados de origen y una enorme cantidad de apoyo de la comunidad, los Dream 9 fueron puestos en libertad a sus familias en los EE.UU. después de sólo dos semanas de detención.

Durante las últimas 2 semanas, Bring Them Home ha movilizado su acción más grande hasta el día de hoy en todo el país. Principalmente dirigida por familias de inmigrantes en los Estados Unidos y personas que han sido deportadas de los Estados Unidos. Esta acción fue apoyada por el National Immigrant Youth Alliance, los activistas de DREAM (Soñadores), aliados de la comunidad, grupos religiosos y organizaciones de derechos de los inmigrantes.

"El objetivo de esta acción fue la de reunir a 250 miembros de la familia. El sistema de migración no funciona. Las fronteras han roto nuestras familias y comunidades. No vamos a esperar a que el gobierno nos diga cuándo podemos reunirnos con nuestros seres queridos que han sido deportados. Estamos tomando el asunto en nuestras propias manos”,  dice Liliana Luna, una soñadora indocumentada que lidera el esfuerzo de Bring Them Home en el Noroeste.

Cuando se le pregunta sobre si a las personas con antecedentes penales se les debe permitir regresar a su casa, Liliana dijo: "La verdadera pregunta es por qué las personas han sido deportadas en primer lugar. Si no fuera por la legislación anti-inmigrante como Comunidades Seguras, nuestras familias no estarían separadas”, reiteró.

Rosario López, otra organizadora con Bring Them Home NW dice: "En el fondo estamos hablando de la humanidad y la forma en que tratamos el uno al otro. Creemos que los 2 millones de hombres, mujeres y niños que han sido deportados desde que el presidente Obama asumió el cargo merecen volver a casa. Estamos haciendo esto para todas las personas que han sido deportadas”.

Las familias que han seguido los esfuerzos de Bring Them Home se reunieron en una jornada comunitaria el pasado 28 de marzo en Rockwood Community Center donde se presentaron fotos además de testimonios de quienes esperan a sus familiares deportados. 

La jornada contó con líderes locales que se han unido al esfuerzo nacional de reunir a las familias que han sido separadas por la deportación. 

El pasado 8 de marzo, el último grupo de las 150 personas indocumentados, entre ellos once personas del noroeste, intentaron reunirse con sus familias, cruzando la frontera hacia los Estados Unidos. 

Las 150 madres, padres, niños, estudiantes y personas de la comunidad que cruzaron fueron detenidos por la patrulla fronteriza y la mayoría permanecen en detención hasta hoy. En lugar de liberar inmediatamente a las familias en los Estados Unidos, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) separó a los padres e hijos enviando a los niños ciudadanos estadounidenses al Servicio de Protección de Menores en San Diego y los niños indocumentados a un centro de detención familiar en Pennsylvania. 

Hace una semana miles de personas en los Estados Unidos se unieron en una movilización que contó con vigilias, firma de peticiones para presionar a sus representantes con el fin de reunir a estas familias en los Estados Unidos.

Entre el 10 y el 18 de marzo, 150 indocumentados cruzaron a los Estados Unidos desde México en el Punto de Otay –Mesa, una entrada en San Diego, CA. El cruce de la frontera, una parte del proyecto Bring Them Home, incluyó once personas del noroeste del país que están tratando de reunirse con sus familias.

Dolores de Yakima, Washington, fue deportado el jueves 6 de marzo. El mismo día su hija Jessica, de diez años, ciudadana de los EE.UU., fue liberada de custodia a su hermana en los EE.UU. Jessica ahora está hablando acerca de las injusticias y maltratos que vio mientras estuvo detenida. 

Bring Them Home es una respuesta transfronteriza a la crisis de las deportaciones en masa en los Estados Unidos. El proyecto se inició en julio de 2013 cuando los Dream 9, un grupo de jóvenes indocumentados, fueron los primeros en usar esta nueva táctica audaz para regresar a sus hogares en los EE.UU.

Cruzaron la frontera Estados Unidos- México en Arizona y se entregaron voluntariamente a la Patrulla Fronteriza. Típicamente , esto daría lugar a la expulsión inmediata. Sin embargo, debido a la movilización de sus familias en sus estados de origen y una enorme cantidad de apoyo de la comunidad, los Dream 9 fueron puestos en libertad a sus familias en los EE.UU. después de sólo dos semanas de detención.

Durante las últimas 2 semanas, Bring Them Home ha movilizado su acción más grande hasta el día de hoy en todo el país. Principalmente dirigida por familias de inmigrantes en los Estados Unidos y personas que han sido deportadas de los Estados Unidos. Esta acción fue apoyada por el National Immigrant Youth Alliance, los activistas de DREAM (Soñadores), aliados de la comunidad, grupos religiosos y organizaciones de derechos de los inmigrantes.

"El objetivo de esta acción fue la de reunir a 250 miembros de la familia. El sistema de migración no funciona. Las fronteras han roto nuestras familias y comunidades. No vamos a esperar a que el gobierno nos diga cuándo podemos reunirnos con nuestros seres queridos que han sido deportados. Estamos tomando el asunto en nuestras propias manos”,  dice Liliana Luna, una soñadora indocumentada que lidera el esfuerzo de Bring Them Home en el Noroeste.

Cuando se le pregunta sobre si a las personas con antecedentes penales se les debe permitir regresar a su casa, Liliana dijo: "La verdadera pregunta es por qué las personas han sido deportadas en primer lugar. Si no fuera por la legislación anti-inmigrante como Comunidades Seguras, nuestras familias no estarían separadas”, reiteró.

Rosario López, otra organizadora con Bring Them Home NW dice: "En el fondo estamos hablando de la humanidad y la forma en que tratamos el uno al otro. Creemos que los 2 millones de hombres, mujeres y niños que han sido deportados desde que el presidente Obama asumió el cargo merecen volver a casa. Estamos haciendo esto para todas las personas que han sido deportadas”.

Las familias que han seguido los esfuerzos de Bring Them Home se reunieron en una jornada comunitaria el pasado 28 de marzo en Rockwood Community Center donde se presentaron fotos además de testimonios de quienes esperan a sus familiares deportados. 

La jornada contó con líderes locales que se han unido al esfuerzo nacional de reunir a las familias que han sido separadas por la deportación. 

 



Noticias Relacionadas:
• Misa de Obispos en la frontera para recordar migrantes muertos



Búsqueda Avanzada


Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved