Anunciantes | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel
El Centinela | Portland, OR Viernes, 24 de Marzo de 2017

Suscríbase Nuevo

Inicio : Opinión : Editoriales 24 de Marzo de 2017

13 de Abril de 2016 2:06:00 PM
Es una tragedia, un genocidio
Foto Aciprensa
La comunidad ha sido víctima del ISIS.
Foto Aciprensa
La comunidad ha sido víctima del ISIS.

Mientras usted lector lee estas letras, los cristianos de Oriente Medio sufren la persecución, secuestros, amenazas, destierros, vejaciones, masacres y derramamiento de sangre mayormente, a manos de terroristas Yihad del denominado Estado Islámico. 

El viernes, 4 de marzo, terroristas islámicos entraron al convento de las Misioneras de la Caridad en Yemen y asesinaron a cuatro religiosas y a 12 empleados del albergue de ancianos bajo su cuidado. El Vicario Apostólico de Arabia del Sur, Mons. Paul Hinder expresó que “no hay duda que las hermanas han sido víctimas de odio contra nuestra fe y murieron como mártires de la caridad, porque testificaron a Cristo y compartieron mucho de Jesús en la cruz”.

Los casos se suceden a diario. En Pakistán por ejemplo, muchos cristianos son quemados en hornos de ladrillo, o destrozan sus casas; en Siria quedan 70 cristianos de los 260 secuestrados en el 2015 y el 13 de febrero, un proyectil de mortero alcanzó a un voluntario de Cáritas en Alepo y mataron a cuatro personas; en Irak más de 120 mil cristianos viven en campos de refugiados y unas 5.000 familias han abandonado el país; y desde abril de 2013 no se sabe nada de dos obispos ortodoxos de Alepo secuestrados,  –el Greco-ortodoxo Boulos Yazigi y el sirio-ortodoxo Mar Gregorios Yohanna Ibrahim y del sacerdote católico Paolo Dall’Oglio secuestrado en julio de 2013. A principios del siglo XX, los cristianos en Oriente Medio eran el 20% de la población, ahora son el 2%.

El Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso firmó una declaración que dramatiza el horror que muchos medios de comunicación esconden. El Consejo condenó con vehemencia:

-La masacre de personas por el solo motivo de su profesión religiosa.

-La práctica execrable de la decapitación, la crucifixión y de colgar los cadáveres en la plazas públicas.

- La elección impuesta a los cristianos y a los yasidíes entre la conversión al islam, el pago de un tributo (jizya) o el éxodo.

-La expulsión forzada de decenas de miles de personas, incluso de niños, de ancianos, de mujeres embarazadas y de enfermos.

-El secuestro de chicas y mujeres pertenecientes a las comunidades yasidíes y cristianas como botín de guerra (sabaya).

-La imposición de la práctica salvaje de la infibulación.

-La destrucción de los lugares de culto y de los mausoleos cristianos y musulmanes.

- La ocupación forzada y la desacralización de las iglesias y monasterios.

- La remoción de los crucifijos y de otros símbolos religiosos cristianos y de otras comunidades religiosas.

-La destrucción del patrimonio religioso-cultural cristiano de valor inestimable.

-La violencia abyecta con el fin de aterrorizar a las personas y obligarlas a rendirse o a huir.

Este clamor para designar como genocidio la situación de los cristianos en Oriente Medio, ya ha sido reconocido por el Parlamento Europeo, el Papa Francisco, y la Comisión Internacional de Estados Unidos para la Libertad Religiosa, entre otras instituciones. 

Los Caballeros de Colón, junto a la organización “En Defensa de los Cristianos”, le solicitaron al Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, que reconozca como genocidio la persecución y la masacre de los cristianos en Medio Oriente. Con esta petición se “implora” a Kerry “hablar en nombre de las minorías que sufren ataques brutales” y le piden “declarar a los cristianos, junto con los yazidíes y otros grupos vulnerables, como los blancos de un genocidio en curso”.

Esperemos que estas acciones ayuden a salvar a los cristianos de las garras del terrorismo de ISIS.





Búsqueda Avanzada




Cuidado de tu salud

Claúsula de Privacidad | Contáctenos
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved