Un crucifijo está en frente del escenario durante el concierto en la parroquia Ascension. (Ed Langlois/Catholic Sentinel)
Un crucifijo está en frente del escenario durante el concierto en la parroquia Ascension. (Ed Langlois/Catholic Sentinel)

El 14 de junio, una cálida velada para las familias de la Parroquia Ascension en el Sureste de Portland se convirtió en un evento espiritualmente ardiente.

Los niños bailaron en los pasillos y los adultos aplaudieron, vitorearon y lloraron mientras Koren y Jessica Ruiz ofrecieron un rally de música de alabanza en español en el hall de la parroquia.

Asistieron cerca de 300 personas provenientes del vecindario y de más allá.

Además de estar a cargo de las canciones durante la adoración del Domingo en Ascension, la pareja de casados ofrece música cotidiana con la intención de alimentar el amor de los católicos por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, además de la devoción a María.

“Tienen un corazón servicial, lleno de amor por Cristo y de la dicha de Jesús” dijo el Padre David Jaspers, pastor de Ascension. “Ellos buscan alabar a Dios en la liturgia pero también crear música que quieres escuchar en el carro”.

La pareja ha estado a cargo de la música en Ascension durante 13 años. También escriben y graban música publicada por Oregon Catholic Press (OCP por sus siglas en inglés), quién también publica este periódico.OCP ha publicado dos CDs con su música.

La pareja lidera talleres sobre música para parroquias alrededor del país. Con frecuencia, también hablan acerca de la belleza del matrimonio y la fe.

“Me complace que hayan encontrado a Dios porque su matrimonio y en su familia están creciendo de una forma espiritual y hermosa”, dijo la feligresa de Ascension Teresa Carrasco Montiel. “Son mentores para los demás”.

Como teloneras del concierto para la pareja participó una banda de jóvenes hermanas que quieren usar su talento para Dios. Ese grupo incluye a Virna Ocando, una talentosa joven venezolana, quién explicó que Koran y Jessica la acogieron y la hicieron sentir como que la parroquia es su hogar.

Un Crucifijo grande presidió el escenario y una imagen de Nuestra Señora de Guadalupe apareció en la pantalla junto con las letras de las canciones para que la audiencia pudiera cantar con ellos.

La meta del concierto fue encender la fe para que los feligreses se conviertan en discípulos, para darles la bienvenida a otros y para solidificar la fe en sus hijos.

Koren y Jessica dicen que la música puede ser la mejor herramienta evangélica. Llegaron a Ascension cuando se mudaron a Portland desde México. Ellos reconocieron a Rodolfo “Rudy” López, el director del coro, como un artista de OCP de quién habían escuchado hablar durante años. Se llenaron de valor para preguntarle si podían formar parte del coro.       

Ellos forman parte de la parroquia más allá de la música. Koren quién tiene un Máster en administración de empresas, forma parte de la junta financiera y es asesor administrativo para la parroquia.