Publicidad | Quiénes Somos | Suscríbase | Catholic Sentinel | Archivo
An image.
 
  • La mayoría de ustedes están al tanto de que el Papa Francisco recientemente, emitió una Carta Apostólica en la forma de motu proprio, la cual se refiere significativamente a la actual crisis de abuso sexual que está plagando la Iglesia. Que haya sido emitida en forma de motu proprio significa que el Santo Padre está haciendo de estas nuevas directrices, leyes universales para la totalidad de la Iglesia alrededor del mundo. Como dije en mi declaración inicial, después de la publicación de la carta del Papa, me siento entusiasmado por la acción del Santo Padre.
  • De vez en cuando es importante hacer un alto y preguntarnos por qué hacemos lo que hacemos como Iglesia. En mis viajes por la Arquidiócesis y mis visitas con los fieles, escucho todo tipo de comentarios y preocupaciones. Muchas personas están muy felices y orgullosas del sentido de comunidad presente en su parroquia. La experiencia de comunidad, amor y apoyo es muy importante para ellos. Muchos están preocupados por la disminución del número de feligreses que participan activamente en la parroquia, especialmente que van a Misa. Otros están muy preocupados por nuestros jóvenes y quieren encontrar formas de mantenerlos en la Iglesia practicando su fe.
  • Durante los últimos meses, el flujo constante de malas noticias relacionadas con la actual crisis de abusos sexuales en la Iglesia, especialmente en lo que se refiere a las fallas que cometieron algunos Obispos, me ha hecho reflexionar acerca de mi propio ministerio. Como a muchos de ustedes, estas revelaciones y eventos me han afectado profundamente, y he considerado este asunto a fondo en mis oraciones y reflexiones.
  • Hablemos del V Encuentro
    Desde hace algún tiempo he querido escribir acerca de una experiencia muy significativa y emocionante para la Iglesia de los Estados Unidos. Desafortunadamente, los recientes eventos relacionados con la crisis de abusos en la Iglesia se han convertido en el centro de atención. Si bien, la crisis sigue siendo importante y necesita nuestra atención, por un momento hablemos de algo más, en este caso del V Encuentro.
  • Y entonces, ¿qué pasó?
    Recientemente regresé de la reunión anual de Otoño de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB por sus siglas en inglés). Fue en esta reunión que los Obispos americanos estaban preparados para responder con fuerza a la actual crisis que enfrenta la Iglesia en torno a los obispos y su negligencia frente al manejo de los casos de abuso sexual y fallas de conducta en el pasado.
  • Hagamos la Diferencia
    Ya puedo escuchar las objeciones que algunas personas pondrán a esta columna, y puedo anticipar las cartas que podría recibir para expresar fuerte desacuerdo con el llamado a la acción que, en este momento crítico, deseo hacer en favor de la moral pública de nuestro entrañable Estado de Oregón. Que esta columna sirva como respuesta a las objeciones de muchos y como explicación del porqué éste es el momento en que los fieles católicos hagan que sus voces se escuchen clara y fuertemente.
  • No debemos temer a la verdad
    En los Evangelios, Jesús hace hincapié en la “verdad”. El Evangelio según San Juan, dice: “Ustedes serán verdaderos discípulos míos si perseveran en mi palabra; entonces conocerán la verdad, y la verdad los hará libres” (Juan 8, 32). Y, cuando Pilato le pregunta a Jesús: “Entonces, ‘¿tú eres rey?’ Jesús respondió: ‘Tú lo has dicho: yo soy Rey. Yo doy testimonio de la verdad, y para esto he nacido y he venido al mundo. Todo el que está del lado de la verdad escucha mi voz’” (Juan 18, 37). Y Pilato le preguntó: “¿Qué es la verdad?” (Juan 18, 38). A lo que Jesús contestó: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Juan 14, 6). Por eso, no debemos temer a la verdad.
  • Arzobispo Alexander Sample reacciona ante casos de abuso

    Estimados miembros del clero, religiosos y feligreses laicos de la Arquidiócesis de Portland:

    ¡Alabado sea Jesucristo!  

    Al igual que muchos de ustedes, quedé impactado, enfadado y desanimado ante las recientes noticias con respecto al cardenal y arzobispo retirado  de Washington, D.C., Theodore McCarrick. Después, en vísperas de la Fiesta de la Asunción de nuestra Bienaventurada Madre María, un gran jurado de Pensilvania publicó un informe sobre el abuso sexual por parte de unos miembros del clero en seis diócesis de Pensilvania ocurrido durante más de siete décadas. Estas horrendas revelaciones son particularmente dolorosas a la luz de lo que las víctimas en nuestra Arquidiócesis han sufrido aquí en el oeste de Oregon. Lo siento más allá de las palabras por todo el daño que ha sido hecho.

  • La Iglesia debe ser un testigo que se opone a la cultura divisoria
    “Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros. Ustedes deben amarse unos a otros como yo los he amado” (Juan 13, 34–35).
  • Reverencia ante la Presencia Real de Jesucristo en la Eucaristía
    Mi hermana, quien vive en Portland y ve EWTN regularmente, me vio durante la Misa que celebré en la Basílica de la Capilla Nacional de la Inmaculada Concepción, el 28 de abril. Después de hacer bromas sobre mí, ella comentó sobre la forma de distribuir la Sagrada Comunión, pues, recordaba con cierta nostalgia que, cuando éramos niños, siempre recibíamos la Sagrada Comunión en la lengua, arrodillados en el comulgatorio, situado ante el altar. Nadie se atrevía a tocar la Sagrada Eucaristía, excepto el sacerdote celebrante.
  • Regla segura para las enseñanzas de la fe

    El pasado octubre, la Iglesia celebró el 25 Aniversario de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica (CIC), aunque la edición en inglés no se publicó hasta 1994 (la versión en español salió a la luz en 1992). Recuerdo la alegría que invadió mi corazón al tenerlo en mis manos. Fue el primer catecismo universal de la Iglesia, desde que saliera el Catecismo de Trento en 1566. ¡Esperamos mucho!

  • ¿Es real la Resurrección de Jesús?
    ¡Ahora tengo su atención! La respuesta a la pregunta anterior, por supuesto, es: ¡Sí! Pero, ¿cómo sabemos que es cierto que Jesús resucitó? En nuestra celebración de la Pascua (por siete semanas), es buena idea meditar sobre el misterio central de nuestra fe. San Pablo nos dice: “Y si Cristo no resucitó, nuestra predicación no tiene contenido, como tampoco la fe de ustedes” (1 Corintios 15, 14).
  • A veces quisiera...
    A muchos de ustedes les parecerá extraño que diga lo siguiente: a veces me gustaría que no se leyera la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo el Domingo de Ramos. ¿Por qué digo tal cosa? Es una larga tradición de la Iglesia leer La Pasión, entonces, ¿por qué iba yo a cuestionar la sabiduría y práctica de la Iglesia al respecto?
  • Mi mensaje personal esta Cuaresma
    La mayoría de ustedes saben que mi querida madre, Joyce, falleció el último día del año 2017, en la Fiesta de la Sagrada Familia. ¡Parece que ella deseaba comenzar el Año Nuevo en un mejor lugar!
  • Yo estoy en mi propio camino de fe

    Hermanos, el enfoque de nuestra Colecta Católica del Arzobispo 2018 destaca el camino de fe de nuestros hermanos católicos en la Arquidiócesis de Portland.

  • El mejor regalo de Navidad
    Siempre me ha impresionado un diálogo muy sencillo que ocurre al comienzo de la liturgia de la Iglesia para admitir a una persona al Catecumenado en preparación para su bautismo como adulto. 
  • Prioridades Pastorales III: Matrimonio y la Vida Familiar
    Mientras continuamos esta serie de columnas explorando las prioridades pastorales establecidas en la Asamblea Pastoral Arquidiócesana y refinadas por el Consejo Pastoral Arquidiócesano, a continuación hablaremos de la prioridad del matrimonio y la vida en familia. Con base en dos Sínodos de los obispos acerca de este tema, concluimos que este es un tema prioritario para la Iglesia del mundo.
  • Oh muerte, ¿dónde está tu victoria?
    “ La muerte ha sido aniquilada por la victoria. ¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está, muerte, tu aguijón? El aguijón de la muerte es el pecado y la fuerza del pecado es la ley. Gracias a Dios, que nos ha dado la victoria por nuestro Señor Jesucristo. (1 Corintios 15: 54-57)
  • Dejar un Legado de fe
    Hay muchas causas valiosas que podemos recordar en nuestra herencia, pero lo que he observado durante los últimos años es que los Católicos no siempre piensan en la Iglesia cuando llega el momento de planear su legado.
  • Iniciativas Pastorales: La Sagrada Liturgia
    He decidido seguir reflexionando en la iniciativa sobre la sagrada liturgia. La sagrada liturgia es la fuente y la cumbre de la vida cristiana, así que creo que necesita algo más de atención.
Looking for something older? Try our archive search
GO
© 2019 El Centinela, un servicio de Oregon Catholic Press