No dejes que la pandemia del coronavirus "te robe tu alegría pascual", instó el arzobispo Alexander a los fieles el 17 de abril, durante una charla en vivo desde la capilla de su residencia.

Durante la crisis, todos los viernes al anochecer, a las 6 p.m., el arzobispo ha dirigido la oración y charlas desde su casa en el Noroeste de Portland. Como todos, el arzobispo se ha encontrado con ciertas complicaciones de cuarentena; explicó que su vecino de al lado apagó su maquina trituradora de madera, justo a tiempo para la transmisión en vivo.

El arzobispo dijo a los espectadores que, durante la crisis, el diablo tratará de sembrar la discordia y “amargar” las mentes y los corazones. "No podemos permitirle que haga eso", dijo el arzobispo. "No podemos desanimarnos, estar desmotivados, enfrentarnos el uno al otro, ni protestar. 

Dijo que algunas personas podrían incluso perder la fe en este momento, como Santo Tomás. Mostrando “La incredulidad de Santo Tomas”, un cuadro pintado por Caravaggio en el siglo XVI. La obra de arte muestra a Cristo resucitado ante sus discípulos, pero Santo Tomas se niega a creer, por lo que Jesús le ofrece su costado para que toque sus heridas. El arzobispo señaló que los otros apóstoles parecen mirar con necesidad de más convencimiento. La inferencia: Todos dudamos a veces.

El arzobispo recordó a los espectadores que los apóstoles terminaron dando su vida en martirio en lugar de negar lo que sabían —Jesús había resucitado y se les apareció.

"Ten fe, confía", dijo el arzobispo. "Si tienen dificultades con la fe, pídele al Señor que te ayude".

Traducido y editado por Patricia Montana/El Centinela