“¿Por qué se confunden al preocuparse? Déjenme a mí el cuidado de sus asuntos y todo se mantendrá en calma”. Así comienza la “Novena del Abandono a la voluntad de Dios”, o Entrega a la Voluntad de Dios, cuyo rezo está promoviendo el arzobispo Alexander Sample.

 

El líder religioso invitó a todos los fieles de la arquidiócesis de Portland a unirse a esta gran devoción, durante su charla virtual transmitida en directo desde la capilla de su residencia, el 30 de abril del 2021.

 

“Tan pronto empecé a rezar esta novena, nuevas puertas comenzaron a abrirse en mi vida como obispo; nuevas ideas y personas comenzaron a surgir”, manifestó el arzobispo.

 

El prelado admitió ser obsesivo del control cuando se trata de su visión bien intencionada para la arquidiócesis. Con la Novena del Abandono a la voluntad de Dios, el arzobispo siente que el Señor le está diciendo: “¡Sample finalmente te quitaste de mi camino! ¡te liberaste de esa vía de tus propias ideas, ingenio y deseo de ser muy estratégico y tener todo resuelto de acuerdo con tus propios planes e ideas. Me has entregado todo y ahora puedo actuar en tu vida y en la vida de tu iglesia local”.

 

“Dios está haciendo algo extraordinario en la iglesia del oeste de Oregon”, dijo el arzobispo explicando las razones que lo mueven a promover el rezo de la novena.

 

“Oregon y Portland se han dado a conocer nacional e internacionalmente por eventos negativos y Portland de algún modo es 'símbolo de todos los males que afligen hoy a nuestra sociedad'", dijo.

 

Sin embargo, pienso que “algo nuevo y maravilloso está haciendo Dios para renovar su iglesia y siento que esta arquidiócesis tiene un rol especial en ello”, agregó.

 

Instó a poner cada situación en las manos de Dios y permitir que El se encargue de todo y “nosotros tenemos que cooperar inspirados por el Espíritu Santo para ser instrumentos de El, confiando profundamente en El para guiar nuestra vida diaria”, dijo el religioso.

 

El arzobispo explicó que comprende lo difícil que resulta desprenderse del orgullo y ser humilde al permitir a Dios dirigir nuestra vida.

 

“Incluso en medio de la confusión, de los problemas, todas las cosas que nos desmotivan, todas las señales que parecen apuntar hacia la dirección negativa en que se mueve el mundo e incluso la iglesia”, prosiguió, “en medio de todo esto, Dios nos pide abandonarnos a su voluntad y confiar en El”, dijo.

 

“Debemos recordar que somos su iglesia, El está a cargo, nos ama y ama su novia, la iglesia, mucho más de lo que nosotros la amamos".

 

El prelado explicó que al dejar todo en manos de Dios El vendrá con su poder para conceder las fuerzas, la inspiración, la instrucción y la ayuda que necesitamos para hacer cumplir su voluntad en nuestras vidas y en la vida de la iglesia.

 

Al reflexionar sobre el acto de rendirse a la voluntad de Dios y entregar todo en sus manos, el arzobispo Sample explicó que se trata de una devoción clásica de larga tradición en la iglesia católica mientras sostenía en sus manos un ejemplar del libro El abandono en la Divina Providencia, del padre Jean Pierre de Caussade.

 

El religioso explicó que las meditaciones y devociones de la novena del Abandono a la voluntad de Dios fueron dadas al fraile capuchino italiano Don Dolindo Ruotolo, (1888-1970), autor de la novena, contemporáneo del gran santo Pío de Pietrelcina o Padre Pío y sirvió como su director espiritual por un tiempo. El Padre Pío solía referirse al padre Dolindo como un verdadero santo, dijo el arzobispo.

 

El prelado dijo encontrar una relación cercana entre la novena del Abandono a la Voluntad de Dios y la devoción a la Divina Misericordia ya que la revelación dada al santo sacerdote de entregarse completamente a la voluntad de Dios es contemporánea con la revelación otorgada a santa Faustina Kowalska cuando Jesús le pidió tener una imagen de Jesús pintada con las palabras “Señor en ti confío”.

 

“El Señor interviene en nuestras vidas de formas poderosas”, señaló el arzobispo Sample al narrar que la devoción resurgió en su propia vida con el rezo de la novena del Abandono a la voluntad de Dios con el mensaje que le llegó en tres ocasiones a través de diferentes sacerdotes.

 

El arzobispo expresó que, tras 15 años de su vida como obispo y ocho años como arzobispo de la arquidiócesis de Portland, siente que Dios le ha pedido dejar de lado sus propias ideas y deseos de planear todo estratégicamente y “entregar todo en manos del Señor y confiar profundamente en El”.

 

El arzobispo expresó sentirse maravillado por la forma como Dios actúa en nosotros y la respuesta de los fieles con una devoción que es nueva para él mismo.  

 

“En tres semanas, tres diferentes personas y a medida que la rezo y promuevo, se está propagando como el fuego en el oeste de Oregon”, citó el religioso.

 

Oh Jesús, me abandono a ti Señor. Jesús, asume el control”, reiteró el arzobispo Sample enfatizando que ésta es la actitud que debemos tomar en las circunstancias difíciles de esta época, “confiar en el Señor y dejar de intentar tener todo bajo nuestro propio control”, dijo.

 

El arzobispo insistió en su invitación a rezar la Novena del Abandono a la Voluntad de Dios y permitir que esta devoción sea un instrumento para transformar nuestros corazones, para cambiarnos y ayudarnos a cambiar la actitud hacia la vida, nuestra fe y nuestra relación con el Señor.

 

Señaló que necesitamos poner atención a la forma como el Señor actúa en nuestras vidas; a esos pequeños susurros e inspiraciones de cada día en la vida de las personas a nuestro alrededor y en nuestras circunstancias, incluyendo nuestros sufrimientos y las cruces que cargamos. Dios es nuestro guía y necesitamos confiar en El.

 

El arzobispo concluyó pidiendo oraciones y el rezo de esta novena por los 120 sacerdotes de la arquidiócesis de Portland e invitando nuevamente a los oyentes a poner todas las preocupaciones en manos de Dios en todas las circunstancias y permitir que El actúe en nuestra vida.

 

Patriciam@ocp.org