"

“Acudo a la buena gente de la Arquidiócesis de Portland para que me acompañen en oración por la conversión del corazón de aquellos que están perpetrando este ambiente de agitación violenta en esta ciudad que muchos de nosotros llamamos hogar,

 

" Rvdmo. Sr. Alexander Sample, arzobispo de Portland

El Rvdmo. Sr. Alexander Sample, arzobispo de la Arquidiócesis de Portland, reiteró su llamado al cese del ambiente de agitación y violencia en que se han convertido las protestas en el centro de Portland y pide orar por la conversión de los corazones de los provocadores, de acuerdo con un mensaje publicado en la página de Facebook de la Arquidiócesis, el 29 de julio.

 

En el marco de más de dos meses de protestas continuas en el centro de Portland, tras la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd, la Arquidiócesis se ha manifestado en varias ocasiones pidiendo a los fieles la oración y retornar al esfuerzo por la justicia.

Las manifestaciones nocturnas en Portland cumplen más de 70 días de protesta consecutiva contra la violencia de la policía hacia la comunidad afroamericana. 

Las protestas contra el racismo y la violencia policial, provocadas por la muerte de Floyd, atrajeron la atención internacional después de que la administración Trump enviara más de 100 oficiales federales para reprimir las protestas; una medida que solo inflamó las tensiones y aumentó el número de personas que se reúnen cada noche.

Trump anunció a finales del mes de julio, en el marco de la operación Legend, la ampliación de un objetivo que denomina “la guerra a las ciudades” o, mejor dicho, la guerra a las ciudades bajo el poder de los demócratas. El presidente anunció el envío de agentes federales a Chicago, Kansas City y Albuquerque para reducir la violencia y combatir el crimen. También amenazó con enviar fuerzas federales a Nueva York y Detroit, según han informado varios medios de comunicación.

La operación Legend lleva el nombre de una de las víctimas más jóvenes de Kansas City, LeGend Taliferro, quien falleció como consecuencia de la violencia en la ciudad mientras dormía. “Es un recordatorio horrible de que el crimen violento que no se controla se convierte en una amenaza para todos nosotros”, manifestó el Fiscal General de la nación William Barr al implementar el programa en el estado de Missouri, a comienzos del mes de julio.

“Como católicos, estamos llamados a solidarizarnos con nuestros hermanos y hermanas que sufren a causa del racismo, la opresión y todas las formas de injusticia. Todas estas son ofensas contra la vida y la dignidad de todo ser humano”, expresa el arzobispo Sample.

 

“Lo que estamos viendo actualmente en Portland, e incluso en todo nuestro país, no tiene nada que ver con garantizar la justicias o las libertades civiles”, dijo el arzobispo.

 

“El intento inicial de crear conciencia sobre la injusticia del racismo ha sido secuestrado con fines de manifestación violenta con el fin de promover una ideología política y social”, continúa el mensaje del arzobispo.

 

“Acudo a la buena gente de la Arquidiócesis de Portland para que me acompañen en oración por la conversión del corazón de aquellos que están perpetrando este ambiente de agitación violenta en esta ciudad que muchos de nosotros llamamos hogar”, ruega el arzobispo.

 

“Ahora no es un tiempo aferrado a nuestras creencias políticas, sino un tiempo para aferrarnos a nuestra fe en Cristo, quien solo puede darnos esa paz que supera todo entendimiento —esa paz que como El mismo dice, el mundo no puede dar”, concluye el arzobispo Sample.

 

El miércoles 29 de julio, la gobernadora Kate Brown anunció haber llegado a un acuerdo con la administración de que las tropas de policía estatales se harían cargo de la protección del edificio de la corte, allanando el camino para que los oficiales federales abandonen la ciudad.