Los cristianos deben mantener las hermosas prácticas espirituales del Adviento durante todo el año, dijo el arzobispo Alexander Sample durante una charla en vivo del 11 de diciembre desde la capilla de su residencia, en las afueras del noroeste de Portland.

"Estando despiertos a la presencia del Señor, atentos a su segunda venida en gloria y preparados para el encuentro con la eternidad, son los temas del Adviento, claves en todo momento de la vida cristiana", dijo el arzobispo Sample frente a unos 2.400 espectadores.

Instó a utilizar lo que queda del Adviento para solidificar los hábitos de fe. El religioso reconoció que la fiebre cultural moderna de diciembre lo hace difícil; con la erupción de las compras, las fiestas y la decoración.

“El adviento es un tiempo litúrgico que queda a la deriva debido a las influencias seculares de esta época”, dijo, llamando al mes uno de los períodos más agitados del año. “La gente está estresada al máximo”

El Adviento, dijo a los espectadores con una sonrisa triste, se supone que es justo lo contrario. Incluso tiene un carácter penitencial, aunque no tan profundo como el de la Cuaresma.

La Navidad, recordó a los oyentes, comienza con la misa de medianoche y dura hasta la fiesta del Bautismo del Señor, fijado este año para el 10 de enero.

El Adviento, dijo el arzobispo, también tiene grandes fiestas marianas, es un recordatorio de que los cristianos deben ser como ella, cuando la Virgen, como dice la Escritura, con actitud de fe y humildad "tomó todas estas cosas y las guardó en su corazón”.

“Puede sonar mórbido”, reconoció el arzobispo, sin embargo, sugirió que los cristianos harían bien y se acercarían a la verdadera felicidad si contemplan la muerte, el cielo y el infierno durante el Adviento y todo el año.

“No vivimos para este mundo”, dijo, sugiriendo que Jesús podría regresar en cualquier momento. “Este mundo llegará a su fin”.

El arzobispo dijo que incluso él, después de 30 años como sacerdote, necesita acoger a Jesús más profundamente en su vida.