El arzobispo Sample recomienda leer "Las Confesiones" de San Agustín durante la Cuaresma en esta foto captura de pantalla de su charla de capilla del 19 de febrero.
El arzobispo Sample recomienda leer "Las Confesiones" de San Agustín durante la Cuaresma en esta foto captura de pantalla de su charla de capilla del 19 de febrero.
"

“No importa cuan horrible sea nuestro pecado, no importa lo atrapados que nos sintamos en hábitos, adicciones al pecado o patrones de conducta, Cristo está ahí para liberarnos de las cadenas que nos pesan, de las cadenas de la vergüenza y la culpa”,

" Rvdmo. Sr. Alexander Sample, arzobispo de la arquidiócesis de Portland

Al comenzar la Cuaresma, el arzobispo Alexander Sample animó a los católicos a entrar plenamente en la temporada a través de la oración, el ayuno y las obras de misericordia, todo ello con el objetivo de acercarse más a Cristo.

En la homilía del 21 de febrero en la Catedral de Santa María de la Inmaculada Concepción, en el noroeste de Portland (go.sentinel.org/3sf5okr), señaló que Jesús pasó 40 días en el desierto rezando y ayunando antes de comenzar su ministerio público. Si el Eterno Hijo de Dios oró y ayunó para prepararse, “¿por qué nosotros pensamos que no necesitamos esto?” Preguntó el arzobispo Sample.

El arzobispo indicó lo que Jesús dijo al comienzo de su obra: “Este es el momento de la culminación. El reino de Dios está cerca. Arrepiéntete y cree en el Evangelio”.

El arzobispo sugirió que esas palabras describen de manera sucinta no sólo la Cuaresma, sino una forma de vida.

“Abran sus corazones a Jesús durante estos días”, dijo el arzobispo, rogando a los oyentes ir a confesarse, aunque no lo hayan hecho durante décadas. “Hay pocos momentos de alegría para un sacerdote comparados con tener a alguien venir al Sacramento después de mucho tiempo”.

“No importa lo horrible que haya sido nuestro pecado, no importa lo atrapados que nos sintamos en patrones, hábitos, adicciones al pecado, Cristo está allí para liberarnos de las cadenas que nos pesan, las cadenas de la vergüenza y la culpa", dijo en su homilía el 17 de febrero, Miércoles de Ceniza.

El arzobispo calificó la Cuaresma como su época litúrgica favorita y explicó que fue hace 37 años cuando decidió alejarse de los estudios de ingeniería y entrar en el seminario.

“Dios realmente ha trabajado en mi vida durante estos días”, dijo durante el Miércoles de Ceniza en la catedral.

El arzobispo dijo que la oración, el ayuno y la limosna no son sólo tradiciones cuaresmales, sino que son pilares de la vida espiritual en todo momento.

Les dijo a los fieles que Jesús a menudo iba a lugares tranquilos después de largos días de ministerio. En cuanto a la limosna, el arzobispo instó a los fieles a tomar nota del ejemplo de misericordia y sanación de Jesús. “Él era el modelo de amor, compasión y misericordia con los necesitados”, dijo.

Explicó que el objetivo de la penitencia no es sentirse miserable, sino fortalecer la libre voluntad. “Si puedo decir que no al chocolate, puedo decir que no al pecado”, dijo el arzobispo.

Durante su charla virtual transmitida desde la capilla de su residencia el 12 de febrero (go.sentinel.org/3qLn6f3), él recordó a la audiencia que durante Cuaresma ellos se preparan para celebrar el evento más importante de toda la creación: La pasión, muerte y Resurrección de Cristo.

“Este es el evento que nos ha salvado”, dijo. “Estamos hechos para la eternidad.

"El arzobispo instó a 15 minutos de oración al día, especialmente una simple conversación de corazón a corazón con Dios.

Sugirió elegir una penitencia que no sea demasiado fácil, pero que “duela” un poco. Y recomendó que todos abran su corazón a los pobres, quienes son seres humanos igual a cualquier otro.

“A medida que pasen por el tiempo de Cuaresma piensen: ‘Me estoy preparando para renovar mis promesas bautismales, me estoy preparando para renovar mi compromiso con Jesucristo, para renovar el compromiso con mi fe católica, para fortalecer el compromiso de vivir mi bautismo tratando de llegar a ser santo(a) buscando la santidad de mi vida”, dijo el arzobispo.