El papa Francisco utiliza una mascarilla tapabocas mientras escucha durante una meditación de Adviento, el 4 de diciembre en la sala de audiencias del Vaticano (CNS/Medios del Vaticano).
El papa Francisco utiliza una mascarilla tapabocas mientras escucha durante una meditación de Adviento, el 4 de diciembre en la sala de audiencias del Vaticano (CNS/Medios del Vaticano).
"

“No me estoy inclinando ante el estado simplemente, como algunos han sugerido”, dijo. “Estoy basándome en evidencia científica de la mejor manera según mi comprensión y acatándola como si se tratara de mis propias directrices".

 

" Rvdmo. Sr. Alexander Sample, Arzobispo Arquidiócesis de Portland

El arzobispo Alexander Sample, instó a los católicos “a tomar muy seriamente la nueva ola de coronavirus y seguir los protocolos de seguridad, incluyendo el uso de mascarilla tapabocas y mantener la distancia física”.

Esta pandemia es un asunto muy grave, y está empeorando a medida que hablo”, dijo el arzobispo en la charla semanal transmitida en vivo desde la capilla de su residencia, frente a cerca de 3000 espectadores.

Las infecciones en Oregon continúan aumentando, con más de 2.000 nuevos casos el día de la charla del arzobispo. Esto equivale a un incremento de más de 350 casos por día frente a los casos registrados en el verano del virus potencialmente mortal.

Diez sacerdotes de la Arquidiócesis de Portland han contraído COVID-19. Un sacerdote de 46 años estuvo cerca de la muerte, pero se recuperó. Un clérigo de 39 años fue puesto en un respirador por un tiempo.

“Nuestro sistema de atención de salud está a punto de saturarse”, dijo el arzobispo. Instó a todos a orar por los trabajadores de la salud que están siendo sobrecargados hasta el límite de su resistencia".

Para responder a los críticos que quieren que desafíe las decisiones tomadas por las directivas de salud pública, el arzobispo dijo que es responsable del bienestar espiritual y físico del pueblo, así como del bien común.

El líder religioso ha hecho objeciones a las decisiones tomadas cuando sintió que las iglesias han sido tratadas de manera injusta, sin embargo, siempre ha acatado los parámetros establecidos”.

“No me estoy inclinando ante el estado simplemente, como algunos han sugerido”, dijo. “Estoy basándome en evidencia científica de la mejor manera según mi comprensión y acatándola como si se tratara de mis propias directrices”.

El 3 de diciembre, la política estatal cambió, permitiendo a las iglesias un mayor numero de fieles, de acuerdo con la capacidad del edificio. Esta nueva regulación permite más personas en una iglesia que en restaurantes y bares.

“Esto es un paso significativo y algo que hemos estado defendiendo todo el tiempo”, dijo el arzobispo.

Debido a que muchos católicos todavía se sienten más cómodos participando en la Misa en línea, las iglesias ahora pueden dar la bienvenida a más fieles que desean asistir.

El arzobispo dijo que todavía tiene sentido que los adultos mayores y las personas con sistema inmune debilitado recen en casa. También dejó claro que ningún católico que se mantenga alejado de la misa por temor al virus debe ser mancillado.

El arzobispo explicó que la gobernadora Kate Brown y su equipo de personal son personas de buena voluntad que sinceramente están tratando de proteger la salud pública y quieren ver el fin de la pandemia.

Algunos parroquianos han objetado el hecho de que en las tiendas en Oregon se permita a más gente que en las iglesias.

El arzobispo explicó que la distinción tiene un respaldo científico: los compradores pasan brevemente y van y vienen en diferentes momentos del día.

En la iglesia, los fieles se sientan juntos durante una hora, entran y salen simultáneamente.

Estemos de acuerdo o no con esa norma, al menos ahora estamos en un nivel por encima de los limitados y arbitrarios números de las medidas anteriores, dijo el arzobispo.

El religioso citó al cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, quien instó a los católicos sanos a regresar a Misa, pero también reconoce que los protocolos de salud razonables son importantes de observar.

El arzobispo también señaló que el Papa Francisco ha estado usando un tapabocas con frecuencia.

El arzobispo dijo que el estado ha permitido que más personas asistan a los servicios religiosos porque las iglesias no han sido sitios de contagio.

Por orden del arzobispo, las iglesias católicas han seguido un protocolo estricto de seguridad sanitaria que incluye el uso obligatorio de mascarilla, mantener la distancia física entre las personas y la desinfección frecuente.

El arzobispo consultó con médicos católicos locales quienes le aconsejaron por unanimidad el uso de máscaras, distanciamiento físico y lavado de manos”.

“Dios nos da la fe y la razón”, dijo el arzobispo. “Dios espera que las utilicemos juntas. Creemos en la ciencia cuando se nos ha comprobado”.

El arzobispo dijo que el uso de mascarilla de protección facial en la misa es una demostración de caridad, al mostrar el amor por Dios y por el prójimo.

El religioso recordó a los oyentes que muchas personas propagan el virus sin saber que están infectados.

Hizo un llamado a la enseñanza de la doctrina social católica y a la promoción del bien común.

También evocó la imagen de generaciones anteriores de estadounidenses que se sacrificaron durante la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial por el bienestar general.