El arzobispo Alexander Sample publicó el mes pasado una serie de cuatro videos breves que abordan preguntas fundamentales de la existencia humana con lógica, amabilidad y claridad.

 

“Nuestra historia”, es el nombre de la serie y está dirigida a los curiosos sin iglesia, de los cuales Oregon tiene muchos.

 

La serie comienza con “Creado” (youtu.be/o9ZafPBvVOw) , seis minutos con impresionantes imágenes de estrellas y galaxias y el arzobispo planteando la pregunta: “¿Por qué existe algo en lugar de nada?”

 

Abordando las ideas de Aristóteles y Santo Tomás de Aquino de una manera accesible para cualquiera, el arzobispo sugiere que todo lo que existe tiene una causa y en algún momento llegamos a la causa original.

 

El arzobispo admite que uno puede probar que el universo fue creado, pero no puede probar que fue hecho por un Dios personal. “Eso requiere una elección”, dice.

 

Luego les dice a los espectadores que ha elegido creer que un Dios personal creó el universo “en amor y por amor” y que el pináculo de la creación es el ser humano.

 

“Tú”, enfatiza el arzobispo.

 

Los seres humanos son inteligentes, libres y capaces de elegir entre el bien y el mal. Nada más en la grandeza de la creación es tan magnífico como eso, dice el arzobispo Sample, señalando la convicción judeocristiana de que los humanos fueron hechos a imagen de Dios.

 

El Dios que es perfecto y te hizo en el amor y por amor te ama perfectamente”, dice el arzobispo. “Eres valioso y no dejes que nadie te diga lo contrario.

 

Eres un tesoro único en su corazón. Él te desea. Él te quiere. Él te busca”.

 

En “Capturado” (youtu.be/Zx-UQ_oSKPo), el arzobispo señala que el mundo está en problemas porque tiene un enemigo que odia a todos individualmente.

 

“Satanás es real”, dice el arzobispo, explicando que el ángel caído quiere empañar a la raza humana, que fue hecha a imagen de Dios.

 

Satanás miente sobre nosotros y sobre Dios en un intento de crear desconfianza y matar la confianza, dice el arzobispo.

 

“Trata de convencernos de que podemos ser felices sin Dios”, explica el arzobispo, y agrega que el hambre de dinero, sexo, drogas y dominación es la estrategia de Satanás. Después de que la gente va voluntariamente por toda esta satisfacción, Satanás cambia de estratagema y los convence de que son fracasados e indignos.

 

“Su objetivo es causar estragos, robar y destruir”, dice el arzobispo. “Él es bueno en lo que hace, es por eso por lo que tú y yo seguimos pecando”.

 

Jesús es la salida, declara el arzobispo en la parte 3, llamado “Rescatado” (youtu.be/0rqYtxBt79Y).

 

En un mundo que es tan desordenado, ¿qué está haciendo Dios para solucionarlo? pregunta el arzobispo. La respuesta, dice, es Jesús y luego la cruz.

 

Un hombre nacido en un rincón polvoriento del Imperio Romano que enseñó y luego se dejó ejecutar es la figura más fundamental en la historia humana, dice el arzobispo a los espectadores, y agrega que la cruz debe verse no solo como un signo de victimización, sino como el plan de rescate de Dios.

 

“Cristo murió por nosotros”, dice el arzobispo. “Murió para rescatar tu capacidad de amar a tu prójimo... Él se levantó por ti. Es la vocación de amor que Jesús vino a redimir”.

 

En la sección final, “Nuestra respuesta” (youtu.be/xn_niqp77yA), el arzobispo les dice a los espectadores que deben decidir por sí mismos si Jesús es quien dice ser. Aquellos que conocen la historia de Jesús deben entonces tomar una decisión y serán responsables de ella.

 

Jesús lo hizo simple, diciendo que todo lo que se necesita para ser rescatado es creer en él, explica el arzobispo.

 

“La fe es un acto de tu voluntad, algo que eliges libremente”, dice, y agrega que la fe es realmente un regalo de Dios.“Así que pídele por tu fe”, dice el arzobispo.

 

“Es posible tener una relación viva con Jesucristo tan profunda y que cambie la vida que casi ya no quieras decir que tienes fe en él. En cambio, sientes una profunda confianza en él”.