Líderes estatales de los Caballeros de Colón, sentados atrás del arzobispo Sample, ayudaron a organizar la Hora Santa y se observan orando en primera fila de la Catedral de Santa María: Dave Judy, director adjunto; Bill Geary, defensor; Bob Adams, tesorero; Ken Anderson, secretario y Ray Prom, diputado.
Líderes estatales de los Caballeros de Colón, sentados atrás del arzobispo Sample, ayudaron a organizar la Hora Santa y se observan orando en primera fila de la Catedral de Santa María: Dave Judy, director adjunto; Bill Geary, defensor; Bob Adams, tesorero; Ken Anderson, secretario y Ray Prom, diputado.

La semana en que las parroquias católicas de todo Oregon reservaron tiempo para adorar a Jesús en la Eucaristía, la iglesia insignia de la Arquidiócesis de Portland organizó una Hora Santa con tres intenciones especiales.

 

Durante las devociones eucarísticas en la Catedral de Santa María de la Inmaculada Concepción en el noroeste de Portland el 29 de enero, el arzobispo Alexander Sample dijo que las intenciones para el día eran por el proceso sinodal iniciado por el Papa Francisco, una apreciación más profunda de la dignidad de la vida humana y un espíritu renovado para las parroquias en el estado.

 

Este también es un período en el que los obispos católicos de los Estados Unidos están trabajando para reavivamiento de la creencia eucarística.

 

En comentarios breves antes de un largo período de silencio frente a la Eucaristía expuesta en la custodia, el arzobispo Sample dijo que la sinodalidad significa una iglesia caminando junta y discerniendo lo que el Espíritu Santo está pidiendo en este tiempo y lugar.

 

Luego pidió a la gente orar para que la Corte Suprema de los Estados Unidos revoque Roe v. Wade, el fallo de 1973 que legalizó el aborto. Calificó esa decisión de hace 49 años como “trágica”.

 

Por último, instó a todos a orar y estar abiertos a una vida de fe revitalizada en Oregon, basada en el modelo de los primeros cristianos que defendieron sus creencias incluso cuando la cultura los condenó.

 

La congregación de aproximadamente 60 fieles, más cientos en línea, rezó cinco Avemarías por la protección de los no nacidos, por las familias en crisis y por la conversión de los abortistas. Los participantes recitaron una oración de Santo Tomás Moro, que dice en parte: “Toma de mí, buen Señor, esta manera tibia ... y dame calidez, deleite y rapidez al pensar en Ti”.

 

La Hora Santa fue promovida y organizada por los Caballeros de Colón en todo el estado. Cada uno de los líderes estatales de la organización estuvo presente en la primera fila de la catedral.

 

Más tarde el mismo día, el arzobispo Sample ofreció una reflexión de apertura e invocación en la Marcha Anual por la Vida, llevada a cabo en Salem.