El arzobispo Sample dirige el Rosario en el parque North Park Blocks de Portland el verano pasado. El arzobispo dirigirá a los fieles en el rezo del Rosario por la paz en Portland a las 11 a.m. del sábado 17 de octubre. (Katie Scott/Catholic Sentinel)
El arzobispo Sample dirige el Rosario en el parque North Park Blocks de Portland el verano pasado. El arzobispo dirigirá a los fieles en el rezo del Rosario por la paz en Portland a las 11 a.m. del sábado 17 de octubre. (Katie Scott/Catholic Sentinel)

El Rvdmo. Sr. Alexander Sample invita a todos los pastores de las iglesias de la arquidiócesis a rezar el Rosario y a toda la comunidad católica a unirse a él en oración por la paz en Portland y en nuestras comunidades, el sábado 17 de octubre a las 11:00 a.m., afirma un comunicado de la arquidiócesis.

El arzobispo oficiará el Rosario en el parque North Park Blocks, en el centro de Portland, el cual será transmitido en directo vía Facebook live, afirma la comunicación.

“Se pide a los pastores congregarse en nuestras parroquias a las 11:00 am y dirigir a los fieles en el rezo del Rosario", afirma

"A los que no pueden asistir se les pide rezar el Rosario en casa en devota solidaridad con el arzobispo y los fieles de la arquidiócesis", añade.

"El arzobispo utilizará las siguientes intercesiones para cada uno de los Misterios Gozosos, se anima a los pastores a seguir las siguientes peticiones adaptadas a su propia parroquia/circunstancias”, se lee en el comunicado.

Primer misterio gozoso – La anunciación del ángel a María

Entonces el ángel le dijo: “María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y he aquí, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo”.

“María Santísima, que tu hijo, el Príncipe de la Paz, con tu intercesión traiga paz a nuestras ciudades y a nuestras comunidades y que Su paz reine en nuestros corazones”.

Segundo misterio gozoso – La visita de la Virgen María a su prima Santa Isabel

Isabel le dijo a María “bendita tu entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre”. Y aconteció que cuando Isabel oyó el saludo de María, la criatura saltó en su vientre”.

Virgen María, en este encuentro con tu prima revelas al mundo tu papel en la salvación. Recordamos las palabras del salmista: "El amor y la verdad se encontrarán; se besarán la paz y la justicia. La verdad brotará de la tierra; la justicia mirará desde el cielo. María, ruega a tu Hijo que nos conceda el espíritu de Justicia y Paz.

Tercer misterio gozoso – El Nacimiento de Jesús

“Y un ángel del Señor se les presentó, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor, y tuvieron un gran temor. Más el ángel les dijo: No temáis, porque he aquí, os traigo buenas nuevas de gran gozo que serán para todo el pueblo; porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor. Y de repente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales que alababan a Dios y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres de buena voluntad!”.

Virgen María, tu que guardaste todo esto en tu corazón, te pedimos intercede por nosotros ante tu Hijo para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Cuarto misterio gozoso – La presentación del Niño Jesús en el templo

Simeón le dijo a la Virgen María: "Este niño está puesto para caída y levantamiento de muchos en Israel. Y para signo de contradicción y una espada atravesará tu alma”.

Virgen María, entendiste el camino doloroso que caminarías con tu Hijo. Escúchanos en este momento de necesidad. Ruega por nosotros para que Dios nos conceda misericordia, paz, justicia y bendiciones.

El Quinto Misterio Gozoso – El Niño perdido y hallado en el templo

Al cabo de tres días, lo hallaron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas…El regresó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad. Su madre conservaba todo esto en su corazón”.

Santa María, tu corazón está lleno del amor de tu Hijo. Te rogamos para que El llene nuestros corazones con el mismo amor, y que la Paz de Cristo reine siempre en nuestros corazones.

patriciam@ocp.org