Alfonso Elizarrarás, miembro del grupo de oración Asamblea Vida en Cristo, de la parroquia de San Mateo en Hillsboro y coordinador del retiro espiritual "Familias unidas por la fe", se dirige a los participantes durante el retiro espiritual realizado entre el 15 y 17 de noviembre del 2019 en la casa parroquial de San Mateo en Hillsboro.
Alfonso Elizarrarás, miembro del grupo de oración Asamblea Vida en Cristo, de la parroquia de San Mateo en Hillsboro y coordinador del retiro espiritual "Familias unidas por la fe", se dirige a los participantes durante el retiro espiritual realizado entre el 15 y 17 de noviembre del 2019 en la casa parroquial de San Mateo en Hillsboro.
El sacramento del matrimonio no se puede "improvisar", sino que se debe prepararalimentar apoyar a lo largo de todo el camino de la pareja, dijo el papa Francisco recientemente. Este comentario del papa ilustra el objetivo del retiro ‘familias unidas por la fe’, organizado por el grupo de oración ‘Asamblea Vida en Cristo’, de la parroquia de San Mateo de Hillsboro, llevado a cabo del 15 al 17 de noviembre de 2019.

“Hay una necesidad muy grande de fortalecer las familias, de incentivar la unidad, reducir la violencia, promover el diálogo entre padres e hijos, ser testimonio de fe y transmitirla a nuestros hijos", dijo Alfonso Elizarrarás, coordinador del grupo de oración y voluntario de la iglesia por cerca de 25 años.

"Es muy necesario que se tenga la Biblia en casa, añadió, para que, al regresar de nuestros trabajos, dediquemos un tiempo para compartir la palabra de Dios con nuestros hijos y dedicar tiempo a la evangelización, como mínimo tres veces por semana”, dijo Elizarrarás.

Conducido por los diáconos Félix García, coordinador del Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Portland y José Gutiérrez, de la iglesia de Santa Ana de Gresham, el objetivo del retiro fue brindar apoyo espiritual y guianza para ayudar a fortalecer la unidad y fe en la familia, dijo Elizarrarás.

Los líderes religiosos centraron su charla en la importancia de papel que tanto el padre como la madre desempeñan en la familia.

¿Cómo ser un buen padre de familia?

“¿Por que los jóvenes andan mal? Porque sus padres, sus modelos andan más mal. ‘De tal palo, tal astilla”, así inició la conferencia el diácono Gutiérrez, quien también se desempeña como consejero de jóvenes involucrados en delincuencia juvenil, drogadicción y el sistema judicial.

“La tarea de educar a los hijos nunca ha sido fácil”, dijo, y se refirió a algunas citas de la Biblia que exponen con claridad el papel de los padres y las que él considera esenciales para tener en cuenta en la misión de ser buenos padres de familia:

1)- 2 Corintios 3, 2-3:

2. Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres;

3. Siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por vosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón.

2)- Proverbios 22:6

Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

3)- Los abuelitos son necesarios para infundir y afianzar valores en los nietos pero ellos están lejos, entonces los nietos no tienen ese apoyo.

4)-Amar a Dios sobre todas las cosas es otro valor que detiene frente a las tentaciones. Y reconocer que somos cuerpo y alma, no se es buen padre solo resolviendo las necesidades materiales de los hijos.

5)- Proverbios 13:24

El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

La disciplina no consiste en golpes ni gritos dados con ira. La disciplina debe tener sabiduría

6)- Pasar tiempo de calidad como familia es primordial. También es esencial establecer equilibrio entre el tiempo que se dedica al trabajo, a la iglesia y el tiempo para la recreación y el esparcimiento.

El diacono recomendó a los padres leer la Carta a las Familias de Juan Pablo II

¿Cómo ser una buena madre de familia?

El diácono Félix García, en su exposición se enfocó en “el papel de la mujer en la familia”, abordando los siguientes cuatro aspectos principales:

la mujer como hija de Dios, esposa, madre y mujer en la sociedad.

“Durante el desarrollo del tema fuimos descubriendo a la luz de la Biblia y de una exhortación apostólica del papa San juan Pablo “Familiaris consortio” el valor de la mujer, llamada a ser discípula y santa, creada con la misma dignidad que el hombre, pero al mismo tiempo con talentos diferentes, que nos lleva a complementarnos y a compartir la responsabilidad de formar santos en nuestro hogar”, explicó.

“Creo que el rol de madre y esposa se ha desestimado mucho en los últimos años, en una sociedad consumista que nos lleva a pensar que solo lo que producimos tiene valor; sin embargo, la educación de los hijos y lo que la mujer aporta en el proceso de la santificación de su esposo, debe ser valorado y respetado para aquellas mujeres que deciden ser amas de casa y desde ahí vivir intensamente su llamado a la santidad. Debemos recordar que el mayor proyecto que nos ha sido confiado por Dios (no solo para las mujeres sino también para los hombres), es llegar a ser santos y formar a nuestros hijos en el camino de la santidad”, manifestó el diácono García.

“No pretendo tener a menos el trabajo profesional que las mujeres u hombres desempeñan día a día, ya que esto es importante para la sociedad, pero si en ese camino perdemos nuestros valores y el respeto a la vida, en especial la vida familiar, estamos alejándonos y yendo hacia un camino de soledad, ya que fuimos creados a semejanza en la comunidad del Padre, del Hijo y del Espíritu”, añadió. 

“Creo, basado en mi experiencia, que la mujer tiene el don de unirnos; por ejemplo, mi abuela y luego mi madre y una de mis hermanas mayores, son las que han tenido la fuerza en mi familia de mantenernos unidos a pesar de la distancia”, expreso el líder religioso. 

El diácono también se dirigió a los hombres asistentes al retiro para enfatizar sobre "la necesidad de ser verdaderos hombres y seguir el ejemplo de Jesús, a cuidar a las mujeres, no porque creamos que son el “sexo débil” por que de ninguna manera los son y de ninguna manera la mujer es inferior al hombre en su valor, sino por que tenemos que procurar que ellas lleguen a ser santas”, dijo.

El retiró concluyó en oración por las mujeres del mundo y por que cada día sea más valorado su rol en la familia. De igual forma, una oración porque cada mujer encuentre su realización en el servicio y la entrega a los demás.

La voz de la experiencia

Salvador y Paulina García, de Tayahua en Zacatecas, feligreses de San Mateo y una de las parejas participantes en el retiro, recibieron a el Centinela en el calor de su hogar, en un día lluvioso a comienzos de diciembre, para compartir su historia de un camino que juntos han recorrido durante 56 años.  Las preguntas de la entrevista les ayudo a reflexionar sobre qué les ha ayudado a mantenerse juntos, y esto fue lo que compartieron.

 “Lo primero la fe”, explicó Salvador, creo que ese ha sido el factor más importante y “Dios nos ha ayudado. El ha sido el centro de nuestro hogar”, complementa Paulina.

“El compromiso”

“Nuestro compromiso ha sido mutuo y aunque ha sido difícil, siempre he pedido que se haga la voluntad de Dios” explica Salvador.

“Cuando él viajó para los Estados Unidos y me quedé sola con mis hijos en México, fue una época muy difícil para mí”, recuerda Paulina, “sin embargo, él fue firme en su compromiso y no me abandonó. Es lo que muchos hombres hacen”, dijo.

“Hemos enfrentado muchos retos y dificultades, pero nos enfocamos en superarlos, entre juntos, y la realidad es que ni tiempo hemos tenido de pensar en el tiempo que ha pasado”, dijo Paulina.

“Alimentar el amor”

“Compartimos tiempo, viajamos juntos”, dice Paulina. “A ella le gusta mucho caminar y siempre salimos a caminar juntos” agrega Salvador.

 “Me encanta pescar y siempre me la llevo conmigo en mis viajes de pesca por el río Columbia o el río Snake”, describe Salvador. “Creo que ese deseo de estar siempre juntos ha sido un ingrediente esencial para mantener vivo el amor”, añadió.

“Perseverar”

“La perseverancia, ha sido una de las virtudes que más practicamos”, dice Paulina.  “Y es que para pelear se necesitan dos”, afirma Salvador. “Cuando hay pelea, uno de los sale corriendo”, dice Salvador, sin ocultar una sonrisa. “Si hemos tenido diferencias y desacuerdos, pero no enfocamos en llegar a un acuerdo”, dijo.

“Me siento muy orgulloso, Dios nos ha bendecido con una familia de ocho hijos, 23 nietos y 10 biznietos”, dijo Salvador.

Alfonso Elizarrarás, oriundo de Guanajuato, ofreció a El Centinela su testimonio de como Dios le ha fortalecido y guiado en su familia y trabajo al servicio de la comunidad.

“En 25 años de trabajo continuo en la parroquia y 37 años de matrimonio, conozco familias que han caminado con nosotros y mi mayor retribución es ver el efecto de nuestro grupo de oración para ayudar a las familias. Ver fortalecida su unidad familiar y su fe,” es nuestro mayor premio.

“Le doy gracias a Dios que mi esposa tuvo tanta paciencia conmigo y Dios fue misericordioso. La fe en Dios ha sido nuestra guía y considero que el diálogo es uno de los principales ingredientes para la armonía familiar. La comunicación es esencial y es la forma en que pueden resolver las diferencias o desacuerdos”, dijo.

“Continuamente, añadió, oramos para que Dios nos ayude a rescatar al menos una o dos familias y que ellos continúen viniendo a nuestro grupo de oración”.

“Nuestro trabajo también es ayudar a los sacerdotes. Como laicos estamos llamados a ser misioneros de Cristo.  Jesús en San Mateo 28:20 nos dice vayan por todo el mundo y prediquen la buena nueva y todos estamos llamados a llevar el mensaje de Dios”, dijo.

“En el grupo de oración carismática, continuamos en nuestro esfuerzo de mejorarnos con crecimiento bíblico para seguir en este trabajo de evangelización y el padre Agustín es nuestro guía, él nos ayuda mucho”, dijo.

“Personalmente, tuve muchos problemas con el alcoholismo y llegaba tarde a mi casa y un día escuché de este grupo de oración y me acerqué a la iglesia por curiosidad”, confesó.

“En esa época era católico de cumplimiento, “cumplo” con ir y “miento” al salir. Invité a mi esposa y a mis hijas y decidimos darnos la oportunidad, comenzamos a asistir y desde entonces, hemos permanecido, Dios nos ha fortalecido mucho como familia y nuestra fe se ha fortalecido grandemente”, manifestó.

“Hay varios problemas que afectan a las familias, y sabemos que el enemigo trabaja y trata de destruir lo que Dios construye por esta razón debemos tener siempre presente que no estamos solos, que Dios está con nosotros y necesitamos caminar de su mano siempre”, enfatizó.

“Yo invito a las familias a venir a la iglesia, a unirse a nuestro grupo de oración, a darse la oportunidad de buscar los caminos del Señor, nosotros siempre estaremos listos para apoyarlos. No duden en venir a nosotros”, dijo. 

“A veces hay problemas pequeños que si no los atendemos se vuelven gigantes y yo lo que puedo sugerirles es “No le digas a Dios que tienes un problema, dile al problema que tienes un gran Dios que te quiere ayudar”, concluyó.