Junto con las mascotas que alegran sus vidas, feligreses de la parroquia San Alejandro, en Cornelius, se hicieron presentes para alabar a Dios por todas las criaturas de la creación, el lunes 4 de octubre, día en que la iglesia católica celebra a San Francisco de Asís.

 

Entre las engalanadas mascotas se encontraban perros, gatos, conejos, gallinas y pájaros, pertenecientes a cerca de cincuenta familias.

 

En el marco de la pandemia de Covid-19, la bendición de los animales con agua bendita al aire libre se hizo en el estacionamiento de la parroquia, dijo la hermana Juanita Villarreal, asociada pastoral.

“Oh, Dios, que todo lo hiciste con sabiduría, y que, después de crear al hombre a tu imagen, le diste, con tu bendición, el dominio sobre todos los animales extiende tu mano con benevolencia y concédenos que estos animales nos sirvan de ayuda y nosotros, tus servidores, ayudados con los bienes presentes, busquemos con más confianza los futuros”, dijo el padre David Schiferl, párroco de la iglesia, al impartir la bendición de los animales.

 

Eva Alvarado, feligresa y contadora de la parroquia, se declaró sorprendida por la conducta de las mascotas ese día. “Todos los animales se mantenían bulliciosos”, dijo, “pero cuando sintieron la presencia del padre David, hubo un silencio abrumador que se sintió por todas partes”.

 

Para Eva la bendición representa una actividad familiar, pues “las mascotas hacen parte de nuestra familia”. Eva acudió a la bendición acompañada de “Max”, un perro de raza Yorkie, a quien describe como “bilingüe” ya que fue traído de México.

 

Eva explicó que la bendición de los animales le brinda paz y tranquilidad a su familia. “Mi hija participa en deporte ecuestre y el año pasado trajimos el caballo que ella monta para ser bendecido. Nos ayuda a sentir más confiados”, expresó.

 

Luis Alberto Ríos, feligrés de la parroquia, llevó a “Benito”, su amigable y dócil compañero de cuatro patas.

 

“Benito, es un miembro más de nuestra familia que convive con ocho personas, entre adultos y niños”, dijo Ríos. “Mi perro es dulce y cariñoso y me da tranquilidad saber que tiene la protección de Dios”, agregó. “Todos los seres vivos somos hijos de Dios y los animales son una bendición de Dios cada día”, expresó.

 

Día mundial de los animales

 

El 4 de octubre se celebra el Día Mundial de los Animales y la celebración comenzó en 1929 cuando la organización mundial de protección animal estableció esta fecha con el objetivo de recordar la importancia de la conservación de las especies animales en el planeta.

 

El Día Mundial de los Animales se celebra en conmemoración de san Francisco de Asís.

 

San Francisco de Asís es el fundador de la orden franciscana y a él se le atribuyen milagros y algunas historias aseguran que tenía la facultad de comunicarse con los animales a quienes consideraba “criaturas de Dios”.

 

La bendición de animales y mascotas ha sido una práctica común en las parroquias católicas para honrar el amor por los animales.  

 

En 1980 el papa Juan Pablo II, declaró a san Francisco de Asís patrono de los animales y de los ecologistas, momento a partir del cual esta celebración tomó más auge a nivel mundial, celebrándose en muchos países con la bendición de las mascotas.

 

San Francisco es un santo de inmensa importancia para la iglesia católica, tanta que el papa Francisco decidió tomar su nombre al asumir el pontificado para honrar su memoria y pedir su intercesión.

 

El Santo Padre en su encíclica Laudato Si, (Alabado seas) señala que, “a través de los animales, los seres humanos proclamamos la sabiduría y grandeza del Señor, quien nos ha puesto a estas criaturas no solo para admirarlas, sino para cuidarlas y compartir la vida con ellas”.

 

“Estamos llamados a reconocer que los demás seres vivos tienen un valor propio ante Dios y por su simple existencia, lo bendicen y le dan gloria, porque el Señor se regocija en sus obras”.                                                                                   

 

patriciam@ocp.org