"

"Nuestro objetivo nunca ha sido simplemente hacer que el aborto sea ilegal. Nuestro objetivo es hacer que sea inconcebible,

" Arzobispo Alexander Sample

El Rvdmo. Sr. Alexander Sample, arzobispo de la Arquidiócesis de Portland, calificó la decisión de la Corte Suprema de EE. UU. sobre la derogación del histórico fallo Roe vs. Wade de 1973 que legalizó el aborto en el país, como la “respuesta a las oraciones y a los heroicos esfuerzos de muchos durante las últimas décadas”.

 

El 24 de junio de 2022, día de la Solemnidad del Sagrado Corazón, la Corte Suprema de Justicia revirtió Roe vs Wade y Planned Parenthood vs Casey, dos fallos con los cuales se garantizaba el derecho federal al aborto. 

 

Si bien el fallo no convierte el aborto en ilegal, la Corte Suprema otorga la libertad de prohibir o permitir el aborto a cada estado del país.

 

“Se trata de un importante paso hacia adelante en la reconstrucción de una cultura de la vida que respete y proteja la dignidad inherente de todo ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural, especialmente para aquellos que son objetivo desproporcionado de la industria del aborto”, señaló el arzobispo en una declaración publicada en la página en Facebook de la Arquidiócesis de Portland.  

 

El líder de la iglesia católica del noroeste de Oregon instó a los defensores de la vida a continuar el trabajo.

 

“Aunque la decisión es prometedora, no marca el final de nuestros esfuerzos: marca un nuevo comienzo", admitió.

 

"Nuestro objetivo nunca ha sido simplemente hacer que el aborto sea ilegal. Nuestro objetivo es hacer que sea inconcebible. Nuestra batalla para proteger la vida humana más frágil y vulnerable, es decir, el niño no nacido, continúa a nivel estatal, incluso aquí en Oregon”, citó el arzobispo.

 

El arzobispo precisó que “aunque la Iglesia ha hecho mucho por ayudar a mujeres y hombres a sanarse de los estragos del aborto, proporcionar apoyo a las mujeres que eligen la vida, ofrecer amor y compasión a los ex trabajadores del aborto, abordar las razones por las que las mujeres eligen el aborto y ofrecer alternativas significativas, no podemos considerar que eso sea suficiente. No debemos descansar en nuestros esfuerzos hasta que llegue el día en que nadie opte por abortar”.

 

El arzobispo hizo un llamado a mostrar gratitud y misericordia.

 

“La misericordia de Dios no tiene límites, tanto para el niño no nacido como para las mujeres y los hombres que tristemente han experimentado la tragedia del aborto en sus propias vidas”, y dijo mantenerse en oración “por la profunda sanación que sólo Jesús puede proporcionar”.

 

Advirtió que mientras el fallo puede venir con un profundo sentido de victoria para los católicos, puede traer también un sentido de ira y confusión para otros.

 

“La verdad es que estas personas han sido engañadas. Es precisamente ahora cuando debemos mostrarles que somos el pueblo de la esperanza y del perdón. No es tiempo de sentirse triunfante, es tiempo de gratitud y de misericordia”, indicó.

 

El arzobispo exhortó a los fieles a unirse en apoyar a las mujeres con embarazos difíciles o no planificados, ofreciéndoles amor y respaldo. Invitó a que consideren la posibilidad de participar en labores provida en sus comunidades locales.

 

Para más información, visite el sitio web de la Arquidiócesis de Portland en Recursos de Apoyo en el Embarazo.

 

patriciam@ocp.org