Con el objetivo de ofrecer diferentes reflexiones sobre el significado de la Cuaresma y la inspiración de un artículo de Central Minnesota Catholic, El Centinela comparte con ustedes, el testimonio de 40 fieles de la arquidiócesis de Portland.
Con el objetivo de ofrecer diferentes reflexiones sobre el significado de la Cuaresma y la inspiración de un artículo de Central Minnesota Catholic, El Centinela comparte con ustedes, el testimonio de 40 fieles de la arquidiócesis de Portland.

La Cuaresma es uno de los tiempos más importantes del año litúrgico en la preparación y fortalecimiento de la fe y la vida del cristiano.

Con el objetivo de apoyar a los lectores en la preparación y reflexionar sobre el significado de este acontecimiento de la fe católica, El Centinela comparte con ustedes, el testimonio de 40 fieles de la arquidiócesis de Portland, que respondieron a una de las siguientes tres preguntas:

¿Qué significa la Cuaresma para usted?

¿Realiza alguna práctica penitencial, cuál es y por qué?

¿Hay una palabra que identifique el significado de la Cuaresma, cuál palabra y por qué?



La Cuaresma es un tiempo de penitencia, de preparación y conversión que nos ayuda a tomar conciencia del sacrificio de amor que conmemoramos en el Triduo Pascual y acompañar a Cristo en su pasión, muerte y resurrección.

—Rev. Padre José Luis González, Iglesia Santa Ana – Gresham

“Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás” nos recuerda que enfrentaremos a nuestro creador. La muerte es lo último en lo que queremos pensar, pero sucederá y necesitamos estar preparados. Debemos estar cerca de Dios y la Cuaresma nos brinda muchas oportunidades.

—Diácono Ricardo Cervantes, Iglesia Nuestra Sra. de La Montaña – Ashland

Sacrificio es la palabra que abarca el significado de la Cuaresma. La Cuaresma es el tiempo en que reflexionamos en el sacrificio que Jesucristo hizo por nosotros. Cada año, cuando se acerca la Cuaresma, para mí es importante sacrificar algo y ofrecerlo por una causa particular o alguien en necesidad.

—Jacqueline Nájera, Iglesia San Vicente de Paúl – Salem

La Cuaresma es recordar los 40 días en que Jesús estuvo en el desierto, como en un retiro para pensar hacia dónde Dios lo estaba llevando. Entonces, para mí es un tiempo de reenfocar mi vida para sentir hacia donde el Espíritu me lleva y saber qué quiere Dios de mí. Es como un tiempo de renovación dentro de mí. 

—Padre Guillermo Ameche, SJ., Jesuit High School



Cuando niña, me gustaba mucho el color morado dentro de la iglesia. Lo malo era no comer carne los viernes. Como adulta, la Cuaresma es una temporada litúrgica apropiada para el arrepentimiento y la conversión. Es un tiempo para reflexionar en mis acciones y arrepentirme de mis pecados.

—María Elena Ruíz, Iglesia San José - Salem

La Cuaresma para mí como servidor de Cristo, es un poco más tensa que como laico, porque me involucro en todo lo que ofrece la iglesia para la comunidad. La cuaresma es un caminar con JESUS acompañando al prójimo en sus necesidades y tratar de vivir juntos verdaderamente una vida de oración, penitencia y conversión.

—Diácono José Montoya, Iglesia San Pedro – Newberg

Esta Cuaresma quiero vivirla diferente, simple, alegre y entregada incondicionalmente a cada persona que Jesús ponga a mi lado, acogerles con amor y compasión, tener mi corazón abierto para las necesidades de los demás. La oración, el arrepentimiento y la limosna me ayudarán a comprender la importancia de este tiempo litúrgico.

—Amparo Piedrahita, Iglesia San Juan Bautista – Milwaukie 

Desde que me involucré con RICA, la Cuaresma para mí significa esperanza, expectativa y entusiasmo. Mediante los ritos, tengo el privilegio de atestiguar el poder de la Gracia en los candidatos y catecúmenos. Nuestros corazones se llenan de arrepentimiento mientras jubilosamente esperamos la Vigilia Pascual. La Cuaresma entonces es un camino emocionante de alegre expectativa. 

—Irma Vásquez, Iglesia San Mateo — Hillsboro

La Cuaresma es un tiempo para escuchar y encontrar. Escuchar la voz de Dios quien siempre nos llama y encontrar a dónde pertenece tu corazón — exponer tu corazon ante Dios. Todo se hace al vivir sencillamente y con humildad.

—Diego Yañez, Iglesia San Miguel Arcángel – Portland

La Cuaresma es tiempo de Dios y camino hacia la Pascua. Es el camino hacia nuestro interior, acompañado de oración, ayuno y limosna. Orar ante Dios y callar con el corazón vacío en su presencia, para dejar que lo llene de su indecible amor. Ayunar para encontrarse consigo mismo y hallar al enemigo de mi alma que interiormente me aprisiona. La limosna esta íntimamente unida al ayuno.

—Hna. Angélica López (Misionera del Rosario de Fátima), Iglesia San Lucas —Woodburn

Una palabra que yo usaría para el significado de la Cuaresma es sacrificio. Yo pensé en esta palabra porque Jesús dio su vida para salvarnos. El sacrificó su vida y fue al desierto por 40 días y noches para pasar un momento con Dios. En el tiempo de Cuaresma uno sacrifica algo que tenga importancia en su vida.

—Katie Vargas Moreno, Iglesia San Andrés – Norte de Portland

Cuarenta es mi palabra que contiene la Cuaresma. Escogí esta palabra porque fueron cuarenta días en que Jesús se sacrificó por nosotros ayunando en el desierto. Y durante esta cuaresma decidí dejar las papitas, porque me encanta comer papitas, entonces, decidí ofrecerlas como ayuno en sacrificio por Jesús.

—Angelie Fitz Cortez, Iglesia San Andrés – Norte de Portland

La Cuaresma es una fecha que me acerca más a Cristo, usualmente no acostumbro a hacer abstinencia sino al contrario, trato de dar más a mi comunidad, siguiendo el ejemplo de Jesús, hacer buenas acciones y ayudar a resolver problemas en mi comunidad, abrir una puerta o ceder el paso y más oración, intento estar alerta de mi entorno y brindar ayuda, eso me permite despertar la conciencia de ser mejor persona y prepararme para la Semana Mayor.

—Alejandro Bautista, Iglesia San Andrés – Norte de Portland

Una práctica de la Cuaresma es un plan físico y espiritual con jóvenes adultos (18-35) todos los viernes, es un espacio para crecer y estar activos tanto física como espiritualmente. Nos reunimos para rezar la coronilla de la Divina Misericordia, orar y hablar sobre nuestras vidas mientras hacemos ejercicio y luego, con la comunidad rezamos juntos el santo Vía Crucis.

—Fr. Fredy Bonilla, Iglesia Pastor del Valle – Central Point

Una palabra que describe para mi la Cuaresma es desierto. En el desierto hay silencio y austeridad, el silencio nos permite escuchar un poco más, en especial la palabra de Dios y la austeridad nos permite apreciar lo que tenemos y nos permite ser agradecidos con Dios y reconocer que todo proviene de El como un regalo de su amor.

—Diácono Félix García, Arquidiócesis de Portland – Ministerio Hispano

La Cuaresma es un tiempo idóneo de solidaridad, un camino de compartir el Cuerpo de Cristo con las demás personas en nuestra familia y en la comunidad. Me he propuesto compartir con la comunidad una sopa, hacer el viacrucis, visitar la capilla diariamente, leer y meditar las escrituras.

—Diácono Marco Espinoza, Iglesia San Antonio de Tigard

Para mí la Cuaresma es un periodo de preparación, purificación, reflexión y conversión espiritual. Son los 40 días que pasó Jesús orando en el desierto antes de comenzar su ministerio, por lo tanto, es el tiempo que me gusta para ponerme en oración, reflexionar y fortalecerme del espíritu para servir a Dios.

—Ricardo Hernández, Iglesia San Patricio — Canby

Desde que visité la Tierra Santa y caminé la Vía Dolorosa, tengo esa devoción. Una vez llevé a niños escolares al templo para la devoción y un niño no católico preguntó si era verdad. Le respondí que sí. Y el preguntó, “Entonces, ¿por qué nos portamos tan mal cuando El sufrió así por nosotros?”

—Hermana Juanita Villarreal, Iglesia San Alejandro – Cornelius

Desierto es la palabra más adecuada para simbolizar la Cuaresma para mí. Gráficamente reúne las experiencias de prueba y combate del pueblo israelita y de Jesús mismo y me llama cada año a entrar en esa misma experiencia, para poder después vivir plenamente la profundidad del Triduo Pascual.

—Diácono Bill Richardson, Iglesia Santa Cecilia – Beaverton

Cuaresma para mí es un tiempo de reflexión mirar si mi caminar es con Jesús, restaurar y fortalecer cada parte que necesita ser restablecida con oración, abstinencia y sacrificio.

—Dana Roblero, Iglesia San Mateo – Hillsboro

La Cuaresma para mí es un tiempo de renovación, una época en que enfoco mis oraciones en arrepentimiento, en perdón, en fortalecer ese vínculo que me une a Dios por medio de su hijo Jesús y la fe.

—Marvin Matías, Iglesia San Mateo Hillsboro

Algo que hago para observar Cuaresma es— abstinencia. ¿Por qué? La abstinencia eleva el espíritu humano para vencer una debilidad y adquirir auto control. De esa forma atestigua el poder redentor de Cristo sobre la naturaleza humana. Además, la abstinencia aporta una profunda convicción espiritual, paz y transformación.

— Padre Justus Alaeto, Iglesia Estrella del Mar, Brookings

Nuestro Señor le pidió a San Jerónimo un regalo y San Jerónimo respondió con muchos dones, pero Jesús los rechazó todos. Finalmente, San Jerónimo le preguntó a Jesús: "¿Qué te puedo dar Señor, que te de más gozo?" Jesús respondió: "Dame tus pecados". Entonces, yo elijo un pecado para trabajar durante los días de oración y ayuno.

— Mary Jo Baich, Iglesia del Sagrado Corazón, Medford

Rezo en las estaciones de la Cruz como un recordatorio del amor genuino que Jesús tiene por nosotros. Dio su vida para que podamos ser perdonados. Ayuno, arrepentimiento, sacrificio y oraciones adicionales son todo lo que hago para mostrar mi aprecio por lo que nuestro Señor sufrió por nosotros.

— Patrick Beckham, Iglesia Santa María, Nuestra Señora de las Dunas, Florence

Como religiosa benedictina, tengo mi lista cuaresmal de buenas obras bendecidas y aprobadas por mi priora, tal como fue prescrito por San Benito en su Regla (Capítulo 49), escrito en el siglo VI, para salvaguardar contra la "presunción y la vanagloria". Me parece una buena manera de crecer en humildad y autoconocimiento.

— Hermana Benedictina Dorothy Jean Beyer, Monasterio Reina de los Ángeles, Mount Angel

Doblegarnos ante Dios para permanecer en su amor es la forma de seguir el camino cuaresmal. Como discípulos estamos obligados a amarnos para permanecer en Cristo, sea que estemos en el desierto, cerca de corrientes de agua fresca, en la tienda de carpintero, en la fiesta de bodas en Caná o en la cruz.

— Chris Hart, Iglesia de St, Joseph, Roseburg

Asisto al Viacrucis y a la cena de sopa en mi iglesia parroquial. Esto me ayuda a recordar cuánto Dios nos ama y cuánto quiere que nos unamos a él en su reino por la eternidad. Además, la cena de sopa me ayuda a aprender como preparar sopa sin carne.

— Nancy Lane, Iglesia San Juan Apóstol, Reedsport

La Cuaresma es cuando miro más profundamente para ver dónde puedo fortalecer mi relación con Dios y hacia dónde me muestra lo que necesito mejorar y fortalecer mi fe. Siempre tengo la esperanza de que las ideas que gano en Cuaresma conducen a un crecimiento que continúa durante el resto del año.

— Tammy Lochran, Iglesia de Santa María Estrella del Mar, Astoria

La Cuaresma es un tiempo de profunda reflexión. Cada año, la peregrinación de los 40 días me produce una profunda tristeza por todo lo que Jesús soportó por nosotros. Pero hacia el final del viaje tengo sentimientos abrumadores de extrema gratitud, gozo y amor. La Cuaresma es mi época favorita del año.

— Teri Martínez, Parroquia de San José, Salem

Para observar la Cuaresma durante los últimos tres años, he rezado el rosario todos los días. Hago esto no sólo para mejorar mi propia vida espiritual, sino para aprovechar la oportunidad de orar por otras personas también. Espero continuar esta tradición durante mucho tiempo.

— Brendan McKeegan, Parroquia de St. James, McMinnville

Hay mucho que puedo decir acerca de la Cuaresma, pero para ser corto y sencillo: La Cuaresma es un tiempo para reflexionar y prepararnos mental, física, emocional y espiritualmente para la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

— Alpacino Moses, Parroquia de San Antonio, Sureste de Portland

Estoy leyendo el libro “La vida de Cristo”, del obispo Fulton Sheen. Sus explicaciones son hermosas. Estoy en la parte de la última cena y llevaré el libro a la Capilla Carmelita para leerlo hasta el final durante la Cuaresma. El obispo Sheen me ha enseñado la belleza de sentarse frente al Santísimo Sacramento.

— Rita Parks, Parroquia de San Marcos, Eugene

Leer es mi pasatiempo favorito. Durante la Cuaresma me limito a los libros escritos por personas bendecidas con la capacidad de inspirar: El Papa Francisco, los obispos Robert Morneau y Robert Barron y las hermanas Joyce Rupp y Joan Chittister, por ejemplo. También leo biografías de santos. Mi vida espiritual se ha enriquecido cada año.

— Dee Schantz, Parroquia de San Enrique, Gresham

Cuaresma significa "abstenerse" de mis actividades y "festejar" la vida en Cristo. Esta temporada santa me permite centrarme más en mi camino de fe. A lo largo de la Cuaresma, puedo explorar mi vida de oración más profundamente y responder a la oferta de Jesús de "Sígueme".

— Margaret Schuster, Parroquia de Santo Tomás Moore, Suroeste de Portland

Las Estaciones de la Cruz representan cómo Jesús sufrió y murió por nosotros. Siempre me hace sentir humilde al reflexionar con espíritu de oración sobre su sacrificio amoroso y dispuesto por nosotros y por nuestros pecados. Ruego por su bendición y la fortaleza para seguir sus pasos viviendo correctamente y haciendo muchos actos de caridad.]

— Ernie Weber, Parroquia del Santo Redentor, North Portland

Participo en las Estaciones de la Cruz los viernes por la noche. Crecí siendo protestante y no se hablaba mucho sobre el Viernes Santo. Parecía que todo se trataba del Domingo de Pascua. Ahora que veo el sufrimiento de Cristo por amor a nosotros, me doy cuenta de que no se puede celebrar la Pascua sin el Viernes Santo.

— Scott Zetterberg, Parroquia de San Juan Bautista, Milwaukie

Me gustan las Estaciones de la Cruz. Cuando mi madre falleció, conseguí su "Libro de Oraciones" y allí estaba "Un Camino de las Escrituras de la Cruz". Se convirtió en un hábito para mí leer cada noche durante la Cuaresma. Me hizo reflexionar sobre la grandeza del sacrificio y el amor de Señor

— Debby Bloom, Misión San Francisco de Sales, Hammond

La palabra sacrificio representa la Cuaresma para mí. El sacrificio de Jesús es asombroso. ¡Tener tanto amor por alguien que ayunaría durante 40 días! Podemos sacrificarnos como Jesús, incluso en nuestros pequeños caminos. Ama a tu prójimo y sacrifica por los demás para mostrar tu amor, tal como lo hizo Jesús.

— Hannah Hanson, Parroquia de Santa Catalina de Siena, Veneta

La Cuaresma es un tiempo para reconectar, reconciliarse con Dios. La oración me recuerda tomar tiempo para Dios. Orar juntos nos da relaciones más fuertes y nos ayuda a estar unidos en Cristo. Es tiempo de reflexionar sobre mi vida como cristiano: ¿Cómo es mi relación con Dios? ¿Obedezco los Diez Mandamientos?

— Francis Kham, Parroquia de San José Obrero, Sureste de Portland

La cuaresma es un tiempo privilegiado para pausar y reconocer la presencia amorosa de Dios en nuestras vidas. Es tiempo de preparación para vivir el misterio de nuestra salvación en Cristo Crucificado que lo da todo por amor. No existe fiesta mayor que la Pascua. Es tiempo de volver a Cristo, de ir al desierto, de adentrarse a las profundidades del corazón y reconocer que lo necesitamos, que sin Dios nada podemos.

—Padre Rito Guzmán, MSpS, Iglesia San Mateo, Hillsboro.