Vidrio de la ventana destrozado en la iglesia Santa Cecilia por actos de vandalismo el 26 de agosto. La policía arrestó a un sospechoso. (Ed Langlois/Catholic Sentinel).
Vidrio de la ventana destrozado en la iglesia Santa Cecilia por actos de vandalismo el 26 de agosto. La policía arrestó a un sospechoso. (Ed Langlois/Catholic Sentinel).

La policía de Beaverton arrestó el 30 de agosto a un sospechoso de la ola de actos vandálicos ocurrida el 26 de agosto y que dejó seis ventanas rotas en la Iglesia de Santa Cecilia, en Beaverton.

 

Las cámaras de seguridad captaron la imagen de un hombre que pasó un tiempo cerca de la puerta de la despensa de alimentos del centro parroquial antes de llegar a la iglesia alrededor de las 2:50 a.m.

 

Allí, recogió una estatua de la Virgen María, la rompió y usó las piezas para romper las ventanas bajas del edificio. Los paneles coloridos tenían imágenes de plantas en lugar de personas santas o divinas. Una segunda estatua fue destruida.

 

El hombre no dejó grafiti ni ningún otro indicio de que el vandalismo hubiera sido causado por un sentimiento anti eclesiástico.

 

“No hay evidencia de que alguien estuviera enojado con la iglesia”, dijo Shelly Schultheis, administradora de la parroquia Santa Cecilia.

 

El personal cree que el acto puede ser el resultado de una enfermedad mental.

 

Las ventanas, cada una de unos tres pies cuadrados, están localizadas en una parte de la iglesia anexa en 1957.

 

David Hodgin, coordinador de administración de propiedades y riesgos de la Arquidiócesis de Portland, estimó el costo de reparación y reemplazo en $ 30.000 aproximadamente.