Rev. Fredy Bonilla, pastor de la iglesia Pastor del Valle en Central Point, Oregon. (Cortesía Rev. Fredy Bonilla).
Rev. Fredy Bonilla, pastor de la iglesia Pastor del Valle en Central Point, Oregon. (Cortesía Rev. Fredy Bonilla).

“Los tiempos de crisis son una oportunidad para reinventarnos”, dijo el padre Fredy Bonilla, pastor de la iglesia Pastor del Valle, en Central Point a El Centinela.

“El espíritu de Dios nos impulsa a buscar nuevas avenidas, a intentar cosas nuevas y es así como iniciamos con Alpha”, al tiempo que extendió la invitación a la comunidad católica de Oregon para unirse a la misión evangelizadora de la iglesia.

“Desde el 2018, al llegar a esta comunidad de Pastor del Valle, había hablado con Francisco Montes de Oca, feligrés de esta parroquia, acerca de la idea de implementar el programa Alpha como una oportunidad abierta y participativa de evangelización”, citó el religioso. 

 

¿Qué es Alpha?

El sacerdote Bonilla explicó que Alpha es un programa para abordar aspectos de la fe cristiana, explorar preguntas importantes de nuestra vida y nuestra fe y también presentar el kerigma de una manera personal, familiar, comunitaria, cercana y divertida.

El kerigma, en la religión cristiana, es la predicación apostólica que anuncia a Jesús nuestro Señor y salvador.

“Alpha es un programa para todos y me gusta que es abierto y se da en pequeños grupos o comunidades, donde se ofrece la oportunidad y la facilidad de hacer preguntas y dialogar sobre realidades de la vida cotidiana al tiempo que aprendemos y compartimos nuestra fe y doctrina de una manera relajada y sencilla pero profunda”, explicó el sacerdote.

Así entonces, con las restricciones de distanciamiento físico impuestas por la pandemia, el curso Alpha de doce semanas con sesiones interactivas, que es completamente gratuito, se inició virtualmente a través de Zoom.

Una vez por semana, miembros de familias católicas se conectan de manera virtual, remotamente desde cualquier lugar y desde la tranquilidad de sus hogares, informó Francisco Montes de Oca, coordinador del programa.

“La época de la pandemia nos obligó a buscar otros medios de conexión y hacer Alpha de forma virtual ha sido muy oportuno. Aunque la conexión virtual no suple el contacto personal, si nos anima y fortalece mucho”, explicó Montes de Oca.

Francisco manifestó que en la iglesia católica hay crisis y el problema principal es la falta de evangelización.

“El practicar la religión no es señal de tener una relación personal con Jesús.

Como católicos creyentes necesitamos conocer nuestra fe y profundizar en el amor de Dios y Alpha es un instrumento que nos ayuda a descubrir y redescubrir a Cristo, a propiciar el encuentro personal con Jesucristo”, explicó.

El encuentro online ya cuenta con la participación de más de 30 feligreses, entre los que se cuentan la madre de Francisco y una amiga de ella que se conectan desde México, dijo.

“Hay una necesidad grande de conocer lo fundamental, lo esencial acerca de nuestra fe, de conocer a Cristo y desarrollar una relación con EL. Muchos de los que nos identificamos como católicos desconocemos la verdadera esencia de nuestra fe, señaló Francisco.

¿Cómo es la dinámica de las reuniones?

“La dinámica de Alpha es sencilla y acogedora”, señaló Haydee Herrera, feligresa de Pastor del Valle y participante en el curso de Alpha. “Usualmente las reuniones comienzan con un video, un tema sobre la vida de Jesu´s y una pregunta”, describió.

“Cada lunes nos reunimos en grupo para ver el tema y luego, nos separamos en pequeños grupos para que todos podamos hablar. Me encanta lo que estamos aprendiendo, añadió Herrera.

“Ha sido una experiencia en comunidad altamente positiva. Alpha me ha ayudado a crecer personal y espiritualmente. Antes no tenía fe, ahora siento una paz inmensa y la confianza que tengo un Dios que me ama y me protege”, dijo Haydee, estudiante de medicina en una universidad del sur de Oregon.

“En esta época tan difícil que estamos viviendo, Alpha nos llena de esperanza y fortaleza”, afirmó Herrera.

Herramienta de Evangelización

El padre Bonilla describió que Alpha es un programa de Evangelización implementado en muchas parroquias y lugares del mundo.

El arzobispo Alexander Sample trazó un nuevo rumbo de la arquidiócesis de Portland hacia la Evangelización, refiriéndose a esta como una “súper prioridad” y en la Asamblea Pastoral Diocesana llevada a cabo el 22 y 23 de noviembre del 2019, urgió a iglesias, laicos, religiosas y clérigos a trabajar en la búsqueda de nuevas formas para atraer más gente a Jesucristo.

“En esta arquidiócesis, a partir de ahora, todo va a girar alrededor de la evangelización”, manifestó el arzobispo en esa oportunidad.

Recientemente, el tema de la ‘charla de capilla’ del 17 de julio del arzobispo Sample fue la Evangelización. El líder religioso reflexionó sobre la época increíble que está viviendo el mundo y el país.

“Evangelización es compartir la buena nueva que este mundo desesperadamente necesita”, dijo el arzobispo, haciendo eco del papa Francisco quien con frecuencia dice que somos “discípulos misioneros” y estamos llamados a ir por el mundo compartiendo la buena nueva de la salvación.

Abrir el corazón al encuentro con Jesús

Marta Jones-Hernández, feligresa de Pastor del Valle, manifestó haber sido bautizada desde niña, “pero no nos enfocábamos en aprender y profundizar en nuestra fe”, dijo.

“Alpha transformó mi vida”, continúa, “las reuniones para conocer y profundizar en nuestra fe me ayudan tanto en mi vida diaria. Siento un mejor entendimiento de la palabra de Dios. Siento que Jesús está en mi corazón y vivo una conexión profunda con El”, describió Jones-Hernández.

Marta trabaja en el hospital Regional Asante Rogue en Medford y es consciente del riesgo que enfrenta con la pandemia, sin embargo, manifestó “me siento absolutamente confiada, feliz y agradecida de ir a mi trabajo cada día, a cumplir la misión que Dios me dio. Sé que Dios va de la mano conmigo, me cuida y me protege siempre”, afirmó.

El padre Bonilla expresó el poder de Alpha y los testimonios de vida y de fe “como una motivación real para identificarnos y sentirnos invitados a cambiar, a darnos la oportunidad.

Es fácil ver a los que ya han caminado y pensar: Si ellos pudieron centrar su vida en Cristo y en el Evangelio, ¿por qué yo no? Al ver que, si se puede, que, si es posible, que personas normales de carne y hueso ya salvaron sus vidas, sus familias en Cristo; también me siento invitado y motivado a seguir a Cristo, Eterno Evangelizador y Salvador de almas”.

Al preguntar al sacerdote Fredy sobre cuál es su esperanza con Alpha para la parroquia y para la iglesia, el religioso respondió:

“Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que yo estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo” (Mt 28:19-20).

“Nosotros buscamos la manera de cooperar con el envío Misionero de Evangelizar y plantar la semilla de todas las maneras posibles y confiamos plenamente en la gracia del Espíritu que cumple su misión de acompañarnos y guiarnos por el mundo. No estamos solos”, concluyó.

patriciam@ocp.org