“Caminar con la gente en procesión, orar y cantar todo el camino desde Forest Grove hasta aquí en Cornelius, fue una experiencia extraordinaria. Me conmovió mucho y mi corazón está lleno de amor por Nuestra Señora, pero especialmente por los hijos de Nuestra Señora que le rinden una gran devoción hoy”, dijo el arzobispo Sample. (Foto Juan Pablo Navarro/EL Centinela).
“Caminar con la gente en procesión, orar y cantar todo el camino desde Forest Grove hasta aquí en Cornelius, fue una experiencia extraordinaria. Me conmovió mucho y mi corazón está lleno de amor por Nuestra Señora, pero especialmente por los hijos de Nuestra Señora que le rinden una gran devoción hoy”, dijo el arzobispo Sample. (Foto Juan Pablo Navarro/EL Centinela).

El arzobispo Alexander Sample se unió al amor y veneración a la Morenita del Tepeyac al caminar, rezar y cantar con cerca de 150 feligreses en la tradicional peregrinación que hace el recorrido desde la parroquia San Antonio de Padua, en Forest Grove hasta la de San Alejandro, en Cornelius y allí ofició la misa en honor de Nuestra Señora de Guadalupe, el 12 de diciembre, de 2021. El arzobispo concelebró con el padre David Schiferl, párroco de San Alejandro.

 

Enfrentando la fría temperatura de la época, la lluvia y el viento, los devotos calentaron su corazón con las oraciones, la devoción, el amor y la fe que marcaron la celebración.

 

Aproximadamente 300 feligreses llegaron para cumplirle la cita a la Virgen, muy abrigados y con tapabocas y acompañados de niños, bebés, jóvenes y abuelos.

 

Rosie Loeza era una de las asistentes, quien se postró frente a la imagen con sus dos pequeños hijos para orar y dar gracias a la Virgen. “No me cansaré de darle gracias a la Virgen”, dijo.

 

“Ella intercedió ante Dios Nuestro Señor para salvar la vida de mi hijo”. Loeza contó a El Centinela que Nadxxiel, su niño de cuatro años nació prematuro a las 28 semanas y gracias a su fe y la de muchas personas que se unieron en oración con el rezo del rosario clamando la intercesión de la Virgen, Nadxxiel sobrevivió. El nombre Nadxxiel tiene su origen en el lenguaje náhuatl y significa ‘te amo’.

 

El arzobispo reafirmó el amor de Dios a los asistentes y los exhortó a buscar tener la humildad y fe de los niños.

 

“Mis queridos hermanas y hermanos en Cristo, quiero expresarles el gran gusto que llena mi corazón el estar con todos ustedes como su pastor por primera vez en esta celebración anual de nuestra Madre María”, expresó el arzobispo al leer su homilía en español.

 

“Es maravilloso ver a todos ustedes que se han reunido aquí esta tarde en honor de nuestra señora, yo sé que ella nos ha de estar viendo con entusiasmo y con el corazón alegre.

 

Estoy especialmente feliz de reunirme con todos ustedes los que son de México y todos los demás de descendencia latina para quienes Nuestra Señora de Guadalupe es una patrona y una madre muy especial.

 

Pero También debemos recordar que San Juan Pablo II nos dio a todos nosotros a Nuestra Señora de Guadalupe como ‘la Patrona de América’. El la nombró Estrella de la Nueva Evangelización.

 

Quiero que sepan que yo también tengo una devoción profunda y amorosa hacia ella.  Soy orgullosamente Guadalupano.

 

Todos sabemos la historia de cómo nuestra Santa Madre se le apareció a San Juan Diego en el Monte del Tepeyac y le pidió que fuera al obispo y le dijera que construyera una capilla en su honor para poder estar entre sus hijos y mostrarles su amor y cuidado maternal.

 

Quizá ustedes como yo se han preguntado ¿por qué Nuestra Señora no se le apareció directamente al obispo?  ¿Por qué puso a San Juan Diego como su representante?

 

¿Acaso no tenía más sentido simplemente preguntarle al obispo? Bueno, quizá es porque los obispos no escuchan muy bien o quizá es porque estamos muy ocupados en nuestras vidas y ministerio para escuchar esa voz de Dios.

 

Pero yo creo que esta es la manera en la cual Nuestra Señora siempre actúa.

 

Para entregar su mensaje ella llega a aquellos humildes y sencillos de este mundo. Recuerden en cómo se apareció en Fátima y Lourdes.

 

Ella no se le apareció a los sabios y a los ilustrados, al obispo o sacerdotes. No, ella se les apareció a los niños pequeños.

 

Los niños y los de corazón sencillo son quizá más abiertos y receptivos al mensaje de Dios que nos trae nuestra Señora.

Ella está con los pequeños por el amor especial que les tiene.

 

Me recuerda a las palabras de Jesús en el Evangelio “Te alabo Padre, Señor del cielo y de la tierra, ¿por qué has escondido estas cosas de los sabios y entendidos, y se las has revelado a los niños? Si Padre, porque así fue de tu agrado.

 

En otras ocasiones se le pregunta ¿quiénes son los más grandes en el reino del cielo?.

 

El le pide a un niño pequeño que se acerque y nos dice que a menos que no seamos como ese niño no podemos entrar al reino del cielo.

El niño es sencillo y humilde y confía en Dios.

 

En esto nos debemos convertir; debemos de ser como niños ante nuestro padre celestial y nuestra Santa Madre. Entonces, El podrá hacer cosas grandes en nosotros como lo hizo en San Juan Diego.

 

Siguiendo el mensaje de la Virgen de Guadalupe, debemos recordar que ella quería que una iglesia fuera construida en su honor simplemente para que ella pudiera estar entre sus hijos y así desde ese lugar derramar su amor sobre nosotros.

 

Este amor se les da especialmente a aquellas personas que como San Juan Diego son pequeñas y humildes y quizá se sienten ignoradas y marginadas.

 

Quizá algunos de ustedes se sienten así de vez en cuando; pequeños, insignificantes, rechazados, incomprendidos y olvidados. A veces ustedes se sienten así aquí en su nuevo hogar en el oeste de Oregon. 

 

Es especialmente para ustedes ese amor de Nuestra Señora de Guadalupe. Ustedes deben saber que nunca están solos. Ustedes son amados.  Nuestra Madre siempre esta presente para apoyarlos, amarlos y darles esperanza.

 

Ella está presente para recordarles que todos somos sus hijos y los hijos de nuestro Padre Celestial.

 

El arzobispo contó a El Centinela que él venía a celebrar la misa a San Alejandro cuando se enteró de la peregrinación y al ser preguntado si quería participar inmediatamente respondió ¡sí!

 

“Amo estas devociones de la gente y me encantó descubrir que esta tradición de la peregrinación ha estado sucediendo durante mucho tiempo, así que ser parte de esto hoy, especialmente caminar con la gente en procesión, orar y cantar todo el camino desde Forest Grove aquí hasta Cornelius, fue una experiencia extraordinaria”, dijo

 

“Me conmovió mucho y mi corazón está lleno de amor por Nuestra Señora, pero especialmente por los hijos de Nuestra Señora que le rinden una gran devoción hoy”, añadió.

 

El arzobispo Sample también compartió que, al caminar en la procesión, reflexionó en las palabras del Papa Francisco que siempre dice que el pastor a veces tiene que caminar frente a las personas que conduce y señalar el camino. A veces necesita estar detrás, al final, para alentar a los débiles y ayudarles a que no se pierdan en el camino.

 

Pero otras veces solo necesita caminar entre la gente, estar con la gente para que ellos puedan conocerlo, y estos a su vez le conozcan y sepan del amor que tiene por ellos”, dijo. “Así fue como me sentí hoy, solo estaba caminando entre el rebaño y compartiendo el momento”. ¡La celebración de todo el día fue grandiosa!

 

¡Viva nuestra Señora de Guadalupe! ¡Viva San Juan Diego! expresó emocionado el arzobispo seguido por los asistentes al concluir la celebración.

 

patriciam@ocp.org