San José es una figura tan importante en el misterio de nuestra salvación y nuestra fe y un gran ejemplo para este tiempo”, afirma el arzobispo Alexander Sample en un video mensaje a la comunidad católica de Oregon difundido el 27 de abril, con ocasión del Año de San José.

El arzobispo anima a los fieles a recurrir confiadamente a San José por su paternidad espiritual, acrecentando una especial devoción e invocar la protección del glorioso santo.

 

“Acabamos de celebrar la Solemnidad de San José el 19 de marzo y esperamos homenajearlo también en la festividad de San José Obrero, el primero de mayo”, afirma.

 

“Este es un año maravilloso”, indica el líder religioso exhortando a los católicos a leer la carta apostólica Patris Cordecon corazón de padre”, escrita por el Santo Padre Francisco con ocasión del Año dedicado a San José, anunciado por el pontífice el 8 de diciembre de 2020, día en que la iglesia católica celebra la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María.

 

“Dios eligió y encomendó a San José el cuidado y protección de la virgen María y su amado hijo”, afirma el arzobispo, animando a los fieles a pensar en la importancia de San José en todo el misterio de nuestra salvación y nuestra fe.

 

El prelado enfatiza en la figura de San José como un modelo para los tiempos actuales.

 

“Aunque no hay palabras de San José registradas en las Sagradas Escrituras, su rol con su ejemplo de vida es tan importante en el cuidado y protección de la Sagrada Familia y la crianza de su hijo humanado Jesús”, señala el arzobispo.

 

 “San José es un hombre de fe, humildad, valentía y fidelidad; virtudes que realmente todos nosotros necesitamos”, sostiene el religioso, instando a los fieles a considerar la posibilidad de seguir el ejemplo de tantos católicos que han optado por encomendar su vida al santo consagrándose a San José.

 

El arzobispo sugiere obtener y usar el libro Consagración a San José, del padre Donald Calloway, para su propia devoción y como una forma de crecer en la relación con el padre adoptivo de nuestro señor Jesucristo y estar más cerca de El.