Jeanette Galceran, directora del centro de recursos para el embarazo en southeast Powell Boulevard, limpia después de un ataque de vandalismo el 5 de mayo. (First Image).
Jeanette Galceran, directora del centro de recursos para el embarazo en southeast Powell Boulevard, limpia después de un ataque de vandalismo el 5 de mayo. (First Image).

Dos sitios pro-vida de Oregon fueron vandalizados a raíz de divulgarse el borrador de opinión filtrado de la Corte Suprema de los Estados Unidos que indica que la mayoría de los jueces están listos para revocar la decisión de 1973 que creó el derecho nacional al aborto.

 

Partidarios del derecho al aborto el cinco de mayo de 2022 rompieron ventanas y escribieron grafitis obscenos en la pared exterior de un centro de recursos para el embarazo del sureste de Portland. El ataque se produjo por la noche y nadie resultó herido.

 

En la noche del ocho de mayo, una pared exterior de las oficinas de Oregon Right to Life en Keizer fue incendiada por varios cocteles molotov. Los daños fueron menores y nadie resultó herido.

 

Un artículo sobre First Image Center en Powell Boulevard fue publicado por Catholic Sentinel el 15 de abril después que Monseñor John Cihak bendijera una nueva máquina de ultrasonido financiada por los Caballeros de Colón y miembros de la parroquia de Cristo Rey en Milwaukie.

 

Los Centros de Recursos para el Embarazo son organizaciones pro-vida que brindan ecografías y apoyo a las mujeres embarazadas.

 

“La filtración de la Corte Suprema claramente ha calentado el ambiente”, dijo Luke Cirillo, CEO de First Image, en una carta a sus partidarios. “Sabíamos que este sería el caso, y que Portland podría ser un lugar particularmente volátil para estar durante este momento significativo en nuestra cultura”.

 

Cirillo dijo que su personal es resistente, pero los equipos en todas las ubicaciones de First Image están nerviosos. Instó a orar por los trabajadores y por quienes atacaron el edificio. También sugirió participar en forma de voluntariado o donar a la causa de apoyar a las madres embarazadas.

 

Debido a la naturaleza del delito, es un delito federal. La policía local y el FBI están investigando. El centro ha reabierto.

“Necesitamos estar vigilantes y continuar orando”, dijo Ray Prom, jefe de los Caballeros de Colón de Oregon. “Este no es el final de las protestas, estoy seguro”.

 

En Oregon Right to Life en Keizer, los bomberos y la policía respondieron rápidamente, minimizando los daños.

 

“Comprensiblemente, nuestro equipo está afectado por este ataque. Estamos comprometidos a tomar las precauciones necesarias para proteger la seguridad de nuestro personal mientras seguimos adelante”, dijo Lois Anderson, directora ejecutiva de Oregon Right to Life, en un comunicado.

Anderson denunció la violencia desde ambos lados del debate sobre el aborto.

 

“Así como condenamos el aborto y la eutanasia, nos oponemos a los actos privados que quitan la vida humana, infligen daño corporal o destruyen la propiedad de otros”, dijo Anderson. “Oregon Right to Life no hará negocios a sabiendas con ninguna organización o negocio que respalde cualquier tipo de violencia hacia personas o empresas pro-aborto”.

 

Se han reportado ataques contra organizaciones pro-vida en todo el país.

 

La sede de Wisconsin Family Action, una organización que aboga por los no nacidos, el matrimonio tradicional y la libertad religiosa, fue incendiada el 8 de mayo por un cóctel molotov. Graffiti dejado afuera del edificio, ubicado en Madison, decía: “Si los abortos no están seguros, tú tampoco lo estás”.

 

Un grupo pro-aborto, Ruth Sent Us, pidió la semana pasada a los partidarios del aborto que interrumpieran las misas católicas en el Día de la Madre.

 

El grupo también publicó los discursos de los jueces de la Corte Suprema y convocó a salir a la calle a participar en manifestaciones El 9 de mayo, los manifestantes se reunieron frente a la casa del juez asociado Samuel Alito Jr., quien escribió el borrador de la opinión.

 

— Ed Langlois, con contribución de la Agencia Católica de Noticias