Durante la procesión celebrando de La Divina Misericórdia en Beaverton el 28 de Abril, los hombres cargan una gran imagen de Jesús.
Durante la procesión celebrando de La Divina Misericórdia en Beaverton el 28 de Abril, los hombres cargan una gran imagen de Jesús.

BEAVERTON — Más de 300 fiéles católicos emanaron a lo largo de una de las avenidas principales de Beaverton, el 28 de Abril en una procesión, celebrando La Divina Misericórdia.

Algunos motoristas quedaban boquiabiertos, otros ignoraban, sonreían o tocaban la bocina de auto, mientras el grupo felízmente cargaba una imagen de Jesús y cantaba cantos de Fe. Los participantes siguieron a un conjunto de jovenes bailando danzas aztecas y el acompañamiento de una banda Mariachi culminó la procesión.

Este ha sido el décimoquinto año de la procesión de dos millas a través de este tramo en la vía pública de Farmington. El festival de La Divina Misericórdia, comienza con oraciones y una cena en la Escuela Católica Valle, al finalizar la procesión se celebra una Misa en la Iglesia de Santa Cecilia.

“Se siente muy bien, al caminar todos juntos por la Fe”. dijo Tomas Esquivel, quién con su esposa Maria del Carmen, es acompañado por sus hijos y familiares cada año.

 “Lo hago por la Fe, más que nada, por la Fe”. dijo del Carmen, quién ha ayudado con las oraciones y procesión en los últimos cuatro años.

“Es para la Fe y la familia”.

Llevar a la calles sus convicciones religiosas e identidad, no asusta a la familia Esquivel, la cúal dice, que se sienten fortalecidos por la Fe y la comunidad.

Para Cesar Hugo Rivera, el día es acerca del júbilo.

“Es un gran regocijo caminar y llegar a la iglesia”. dijo Real, vistiendo una camisa distribuida para el festival. La cúal al frente lleva una imagen de Jesús, con rayos de luz brotandole del corazón. En la parte posterior, una ilustración de Santa Faustina Kowalska, monja polaca de principios del siglo XX, que tuvo una experiencia mística de La Divina Misericórdia y describió la visión luminosa emitida por Jesús.

Sheccid Mejia, es un estudiante de 16 años de la escuela secundaria de Aloha, participante desde hace varios años. “Es un momento de alegría” dijo Sheccid “No creo que esto suceda muy a menudo. Es como algo que se presenta sólo una vez en la vida. Es parte de mi religión.”

La procesión y el festival de La Divina Misericórdia de Beaverton, comenzó hace 15 años, la tia de Sheccid, Blanca Salazar, ayudó con la creación de esta tradición.

Las procesiones de La Divina Misericórdia son muy populares en Méjico.