Katie Scott/El Centinela 
 Gene Dieringer revisa la antigua casa del párroco de Sagrada Familia en el Sureste de Portland. La amplia residencia albergará cinco mujeres como parte de un nuevo contrato de arrendamiento con Caridades Católicas de Oregón. Dieringer, feligrés de Holy Family de toda la vida, trabaja en finca raíz y ayudó a revisar el contrato de arrendamiento. “Este esfuerzo concuerda con la misión de esta iglesia y de la fe”.
Katie Scott/El Centinela
Gene Dieringer revisa la antigua casa del párroco de Sagrada Familia en el Sureste de Portland. La amplia residencia albergará cinco mujeres como parte de un nuevo contrato de arrendamiento con Caridades Católicas de Oregón. Dieringer, feligrés de Holy Family de toda la vida, trabaja en finca raíz y ayudó a revisar el contrato de arrendamiento. “Este esfuerzo concuerda con la misión de esta iglesia y de la fe”.

En un silencioso vecindario del Sureste de Portland, se encuentra una casa grande en un terreno esquinero al lado de un par de árboles de roble. Durante años fue el hogar de los sacerdotes al servicio de la Parroquia Holy Family; la iglesia se encuentra a unos pasos abajo de la calle. Ahora, la antigua casa parroquial servirá a la comunidad en general de una nueva forma, ya que será la residencia que cambiará la vida de cinco mujeres.


La transición de la casa es el resultado del programa de arrendamiento maestro de Caridades Católicas, una solución creativa para los altos costos de vivienda y la creciente población indigente. “Es una forma de proveer nuevas unidades usando propiedades que ya se encuentran en el mercado y haciéndolas económicas”, dice el Diácono Rick Birkel, director ejecutivo de Caridades Católicas de Oregón. “Y también es una oportunidad para que la gente haga algo concreto para ayudar a su comunidad, para ayudar a los necesitados a recuperarse”.


El contrato maestro a través de Caridades Católicas es un arriendo de varios años entre la agencia y el propietario, en este caso, Holy Family. El propietario arrienda por debajo del precio del mercado y la organización sin ánimo de lucro maneja la propiedad. El acuerdo beneficia a los propietarios y los arrendatarios, dice Birkel, y es un modelo que Caridades Católicas espera expandir.


Birkel agrega que muchas familias de bajos recursos gastan la mayor parte de su ingreso en pagar la renta, y cuando incurren en un gasto inesperado - como una enfermedad o un arreglo de carro -, no tienen un colchón financiero y pueden terminar en la indigencia.
“Después de perder el hogar es muy difícil reconstruir la vida”, dijo Birkel.


La agencia espera firmar un acuerdo maestro de arrendamiento con propietarios de varias unidades multifamiliares, propietarios de residencias individuales y parroquias que tienen propiedades sin utilizar. En Holy Family, el Padre Rodel de Mesa, Párroco, consideró prudente reducir su vivienda a una casa más pequeña y desocupó la casa parroquial.


Birkel dijo que los beneficios del arrendamiento para los propietarios incluyen la habilidad de librarse de las complicadas responsabilidades del arrendatario y reducir los costos de la rotación de residentes, ya que éstos serán clientes de Caridades Católicas. Como la propiedad es manejada por una organización sin ánimo de lucro, no está sujeta a impuestos de renta, haciendo que el arrendamiento maestro sea beneficioso para los propietarios.


Es “una forma de mantener un flujo de caja estable, seguir siendo dueños de la propiedad y hacer una muy buena acción”, dijo Birkel.
Vickie Ford, asociada pastoral y su hermano Gene Dieringer son feligreses de toda la vida de Holy Family y conocen la satisfacción de transformar una casa en una vivienda para personas necesitadas. Hace varios años, los Dieringer donaron la casa de su familia a Caridades Católicas, estableciendo la Casa Marta y María para mujeres adultas.


“Fue muy gratificante” recuerda Ford.


En Holy Family, dice Ford, ha habido una “respuesta maravillosa” de los feligreses queriendo alistar la casa parroquial. Han llenado las habitaciones de pequeños refrigeradores, sillas, camas y sábanas.


“Este esfuerzo concuerda con la misión de esta iglesia y de la fe”, dijo Gene Dierenger.


“Espero que inspire a otros a considerar opciones similares”, agregó Ford. “Como católicos necesitamos buscar formas de ayudar a los demás. Esto es algo que se supone que debemos estar haciendo”.


— Katie Scott
    Catholic Sentinel


Para ayudar:

Contacte a Rick Birkel por email: rbirkel@ccoregon.org