Una joven reza durante la misa del Miércoles de Ceniza en la Iglesia Jesús de la Palabra Divina en Huntingtown, Md., en esta foto de archivo del 6 de marzo de 2019. Así como los agricultores espolvorean cenizas en los campos para dar nutrientes al suelo, las cenizas del Miércoles de Ceniza son un recordatorio para volver a lo esencial, ser renovadas y ser fructíferas, dijo el Padre Servita Ermes Ronchi, quien dirigió el retiro cuaresmal del Papa Francisco en 2016. (CNS Foto/Bob Roller).
Una joven reza durante la misa del Miércoles de Ceniza en la Iglesia Jesús de la Palabra Divina en Huntingtown, Md., en esta foto de archivo del 6 de marzo de 2019. Así como los agricultores espolvorean cenizas en los campos para dar nutrientes al suelo, las cenizas del Miércoles de Ceniza son un recordatorio para volver a lo esencial, ser renovadas y ser fructíferas, dijo el Padre Servita Ermes Ronchi, quien dirigió el retiro cuaresmal del Papa Francisco en 2016. (CNS Foto/Bob Roller).

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — El Miércoles de Ceniza y la Cuaresma son momentos para recordar que de las cenizas surge una nueva vida y que la primavera florece durante la desolación del invierno, dijo un destacado teólogo italiano.

Y cuando las personas ayunan, desconectándose de los medios electrónicos, como el papa Francisco les pidió que hicieran durante la Cuaresma, deberían dirigir su atención a las personas reales que los rodean, dijo el padre servita Ermes Ronchi a Vatican News el 16 de febrero.

En lugar de estar "pegados" a Internet, "¿qué pasaría si miráramos a las personas a los ojos como miramos nuestros teléfonos, 50 veces al día, mirándolas con la misma atención e intensidad? ¿Cuántas cosas cambiarían? ¿Cuántas cosas descubriríamos?" preguntó.

El sacerdote italiano, que fue elegido por el papa Francisco para dirigir su retiro anual de Cuaresma en 2016, habló con Vatican News sobre cómo entender la Cuaresma y el Miércoles de Ceniza durante una pandemia global, particularmente cuando muchas personas han perdido tanto.

Recordó los ciclos naturales en la vida agrícola cuando las cenizas de la leña, producidas en el fuego para calentar los hogares durante un largo invierno, se devolvían a la tierra y daban nutrientes importantes para la primavera.

"Las cenizas son lo que queda cuando no queda nada, es lo mínimo, lo casi nada. Y es desde aquí que uno puede y debe comenzar de nuevo", dijo, agregando que no es el momento para quedarse en la desesperación.

Entonces las cenizas manchadas o rociadas sobre los fieles "no se tratan tanto de recordar que debes morir", sino "recordar que debes ser sencillo y fructífero".

La Biblia enseña "la economía de las cosas pequeñas" en la que no hay nada mejor que ser "nada" ante Dios, dijo.

"No tenga miedo de ser frágil pero piense en la Cuaresma como la transformación de las cenizas a la luz, de lo que sobra a la plenitud", dijo.

"Lo veo como un tiempo que no es penitencial, sino vivo, no un tiempo de mortificación, sino como revitalización. Es el tiempo que la semilla está en la tierra".

Para aquellos que han sufrido grandes pérdidas durante la pandemia, el padre Ronchi dijo que la tensión y la lucha también llevan a frutos nuevos, como un jardinero que poda árboles "no por penitencia", sino "para devolverlos a lo esencial" y estimular un nuevo crecimiento y energía.

"Estamos viviendo un tiempo que nos puede devolver a lo esencial, redescubriendo lo que es permanente en nuestra vida y lo que es fugaz. Por eso, este momento es un regalo para ser más fructífero, no para castigar".

Independientemente de las medidas o restricciones que puedan existir debido a la pandemia, la gente todavía tiene todas las herramientas que necesita, que ningún virus puede quitar: caridad, ternura y perdón, dijo.

"Es cierto que esta Pascua estará marcada por la fragilidad, muchos crucifijos, pero lo que se me pide es un signo de caridad", agregó. "Jesús vino a traer sin límites una revolución de ternura y perdón. Estas son las dos cosas que construyen la fraternidad universal".