En la foto tomada en 2008, aparece el equipo de trabajo del periódico Catholic Sentinel, bajo la dirección de Robert Pfohman (hoy retirado), quien recibió en septiembre de 1999 a Rocío Rios, periodista colombiana, como la nueva directora del periódico en español El Centinela. (Le Vu/Archivo El Centinela)
En la foto tomada en 2008, aparece el equipo de trabajo del periódico Catholic Sentinel, bajo la dirección de Robert Pfohman (hoy retirado), quien recibió en septiembre de 1999 a Rocío Rios, periodista colombiana, como la nueva directora del periódico en español El Centinela. (Le Vu/Archivo El Centinela)
Llegamos de su mano, y nos vamos de su mano.

Hace casi dos décadas, Rocío Ríos Niño, una periodista colombiana a quien conocemos desde sus inicios en la profesión, llegó a la redacción del periódico en español El Centinela, publicación de Oregon Catholic Press y que circula en Oregon. Es el periódico en español, de la Arquidiócesis de Portland.

Rocío Rios tomó esta gran responsabilidad en septiembre de 1999 y se quedó, para transformar esta publicación durante su trabajo de casi dos décadas.

De su mano llegamos para escribir los informes especiales y ahora, cuando empieza a caminar por una nueva ruta, de su mano dejamos de colaborar con este periódico, que es la voz que apoya a los hispanos inmigrantes en esta parte de los Estados Unidos.

Rocío Rios supo manejar con hilos de seda toda la entramada de circunstancias adversas y difíciles que afrontan los latinos inmigrantes. El hoy retirado director de Catholic Sentinel, Robert Pfohman, desde el primer día la apoyó para llegar a la comunidad con las noticias que reflejan su realidad.

“Rocío Rios tiene una conciencia y un gran compromiso periodístico, que la lleva a trabajar sin descanso a la hora de buscar las noticias. Ella transformó el periódico en español que circula en Oregón, para convertirlo en uno de los mejores de la prensa católica del país. Ella es reconocida y respetada en este medio y estoy muy agradecido por su legado. Ella será irremplazable. Me siento afortunado de haber sido su colega, pues ella ha enriquecido mi vida”,dijo Robert Pfohman a El Centinela.

Su estatura periodística nos hizo sentir “como en casa’’ en El Centinela. Pero con su partida, debemos decir, sin temor a equivocarnos, que deja una estela de grandeza para la comunidad latina de Oregon y, por encima de todo, de haber desempeñado con lujo de detalles el “oficio más noble’’ del mundo, en un medio de comunicación que mantuvo con altivez lo que es hacer un periodismo para sus lectores.

Buena suerte Rocío… mejores cosas aparecerán en tu camino… ¡no lo dudes!

*Antonio Andraus Burgos- Corresponsal Especial de El Centinela para América Latina.