El padre Elwin Schwab, en representación del nuevo vecino de la escuela, la Parroquia San Carlos, bendijo a la multitud y al edificio. (Sarah Wolf/Catholic Sentinel)
El padre Elwin Schwab, en representación del nuevo vecino de la escuela, la Parroquia San Carlos, bendijo a la multitud y al edificio. (Sarah Wolf/Catholic Sentinel)

Los pasillos recién pintados y los nuevos corredores de la Escuela Secundaria Católica De La Salle North se llenaron de alegría mientras profesores, donantes, simpatizantes y otros miembros de la comunidad escolar deambulaban por el nuevo edificio ese viernes por la mañana.

 

La escuela celebró la apertura oficial de su nuevo campus con una ceremonia de corte de cinta el 22 de octubre, reuniendo a muchas personas que ayudaron a la escuela a llegar a su hogar en el noreste de Killingsworth.

 

“Este es un día hermoso”, dijo James Broadous II, subdirector de vida estudiantil en De La Salle North, a una multitud que lo vitoreaba. “Hemos estado esperando este día durante mucho tiempo. He sido parte de esta escuela durante 10 años y todos los días hemos hablado de este momento”.

 

El hermano Chris Patiño, miembro de los Hermanos Cristianos, dirigió una oración por el evento.

 

“Al inaugurar este nuevo hogar, hacemos una pausa y damos gracias por todos los que lo hicieron posible”, dijo. “Que nuestra visión de la educación católica lasallista, arraigada en la fe, el servicio y la comunidad, dé fruto al tocar corazones, tocar mentes y transformar mutuamente las vidas de todos aquellos que enseñan, aprenden y sirven aquí”.

 

Las clases comenzaron en el nuevo edificio en septiembre, con la construcción completa en torno a los estudiantes, el personal y la facultad.

 

El trabajo final, incluida la finalización de un nuevo gimnasio, se terminó en los días justo antes de la ceremonia de corte de cinta.

 

Nikolas Tucker, quien asistió a De La Salle North y se graduó de la Universidad de Columbia de Nueva York, ha trabajado en las industrias de diseño arquitectónico en Nueva York y Portland. Tucker fue uno de los arquitectos que diseñó el nuevo espacio escolar.

 

“Todos merecen un espacio que los amplifique para ser su mejor yo”, dijo.

 

Tucker dijo que espera con interés las oportunidades que la escuela brindará a los estudiantes en los años venideros.

 

El padre Elwin Schwab, en representación del nuevo vecino de la escuela, la parroquia San Carlos bendijo a la multitud y al edificio.

 

El nuevo campus le da a De La Salle North “un nivel de permanencia que no han tenido y les da nueva energía para seguir adelante”, dijo Mark Myers, donante de la escuela. “Es un lugar hermoso, así que es genial para la educación”.

 

El nuevo espacio proporcionará “muchas oportunidades nuevas, un gran nuevo comienzo y una nueva instalación para crear más recuerdos”, dijo Melissa Easler, quien acaba de comenzar como chef en la escuela de Portland.

 

“Los estudiantes de De La Salle son muy especiales para nuestra comunidad católica”, dijo Herbert Medina, presidente de la Universidad de Portland. Señaló que hay 22 graduados de De La Salle actualmente inscritos en la U.P.

 

“Esta es solo una gran adición a la comunidad católica en el área de Portland, especialmente con estudiantes que históricamente son subestimados y no están apropiadamente representados en la educación superior e incluso en la experiencia de la escuela secundaria”, dijo Medina.

 

El senador estatal de Oregon Lew Frederick, demócrata de Portland, dijo que le gusta la estabilidad del nuevo campus, que se encuentra en el distrito legislativo del senador.

 

“Esta es una escuela increíble, un programa realmente fuerte”, dijo. “Los estudiantes son simplemente excepcionales. No es para todos, pero es algo que realmente apoya a algunos niños que de otra manera no tendrían ese tipo de apoyo. Estoy muy contento de verlo”.

 

“Nuestro fundador, San Juan Bautista De La Salle, el santo patrón de los educadores está aquí con nosotros en espíritu”, dijo Oscar Leong, presidente de la escuela. “Hay tanta alegría presente en este campus”.

 

Leong agradeció a todos los que ayudaron con la construcción y la recaudación de fondos y ofreció otras formas de apoyo a medida que la escuela se establezca en su nuevo hogar.

 

“Pertenecemos a esta comunidad”, dijo. “Esto no es solo una escuela. Este es un lugar donde la comunidad puede venir y celebrar”.

 

sarahw@catholicsentinel.org