SPRINGFIELD — La tradición de una estatua de la Nuestra Señora de Guadalupe peregrina regresó en mayo de 2022 a la parroquia de St. Alice. Nadie sabe qué pasó con la estatua anterior o por qué se perdió la tradición, pero Jesús Aguilar se encargó de revivirla.

 

La familia Aguilar recibió una estatua de Nuestra Señora de Guadalupe como regalo y se la ofreció a Santa Alicia para reiniciar la tradición peregrina de María. Los feligreses dan la bienvenida a Nuestra Señora en sus hogares y rezan el rosario diariamente durante una semana en familia. El domingo, la estatua es llevada a un hogar diferente. 

 

Aguilar recuerda vívidamente haber traído la estatua anterior de Nuestra Señora de Guadalupe a casa y rezar el rosario con su esposa y sus hijos, Jesse y Dayanara. Aguilar dijo que el rosario lo acerca a su hijo, Jesse, quien murió de leucemia en 2021 a la edad de 21 años.

 

Aguilar ha rezado el rosario todos los días desde que su hijo fue diagnosticado por primera vez con cáncer en 2015.

 

Fue una promesa que le hizo a Nuestra Señora y ahora se siente obligado a inspirar a otras familias. 

 

“Espero que todos recen el rosario y animo a la comunidad a orar, por todas las vidas perdidas debido a las armas, el aborto y el crimen”, dijo Aguilar.

 

“Oren por una cura para el cáncer. Mi esperanza es que rezando el rosario podamos cambiar el mundo y salvar vidas”.

 

La respuesta a la María viajera ha sido positiva con cada semana en el calendario reservado.

 

Para satisfacer las necesidades de la parroquia y alentar a más familias a rezar el rosario juntas, Santa Alicia presentará a otra María viajera, Nuestra Señora de Fátima, en octubre.

 

Artículo escrito en inglés por Sean Marie Long, coordinadora de comunicaciones de la parroquia de St. Alice.

 

Traducido por El Centinela/Patricia Montana