CIUDAD DEL VATICANO — El papa Francisco nombró a seis superioras de órdenes religiosas de mujeres, una mujer laica consagrada y el superior de los Hermanos de la Doctrina Cristiana de La Salle para ser miembros de pleno derecho de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica.

Anteriormente, los miembros habían sido siempre hombres: cardenales, unos cuantos obispos y varios sacerdotes que eran superiores de grandes órdenes religiosas de hombres.

Los nombres de las mujeres nombradas por el papa fueron anunciados por el Vaticano el 8 de julio: la hermana Kathleen Appler, norteamericana, superiora de las Hijas de la Caridad; Yvonne Reungoat, superior de las Hermanas Salesianas; Francoise Massy, superiora de las Hermanas Misioneras Franciscanas de María; Luigia Coccia, superiora de las Hermanas Combonianas; Simona Brambilla, superiora de las Hermanas Misioneras de la Consolata; Rita Calvo Sanz, superiora de la Compañía de Nuestra Señora, y Olga Krizova, directora general de los Voluntarias de Don Bosco, un grupo de personas laicas consagradas.

El hermano Robert I. Shieler, norteamericano, superior de los Hermanos de la Doctrina Cristiana de La Salle, también fue nombrado miembro de la congregación, junto con los superiores generales de los jesuitas, los scalabrinianos, los carmelitas descalzos, agustinos, capuchinos y el abad presidente de la Congregación Benedictina de Subiaco Cassinese.  

La lista de nuevos miembros anunciada por el Vaticano también incluía a cinco obispos y cuatro cardenales: los cardenales Angelo De Donatis, vicario papal de Roma; Kevin J. Farrell, prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida; Luis Ladaria Ferrer, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y Ricardo Blázquez Pérez de Valladolid, España.