El padre Fredy Bonilla, párroco de la iglesia Pastor del Valle, oficia la misa en español, en ceremonia de transferencia de la Rosa de Plata a los Caballeros de Colón de Medford. (Foto Marc Salvatore/avcreate.com).
El padre Fredy Bonilla, párroco de la iglesia Pastor del Valle, oficia la misa en español, en ceremonia de transferencia de la Rosa de Plata a los Caballeros de Colón de Medford. (Foto Marc Salvatore/avcreate.com).

Una escolta de honor integrada por los Caballeros de Colón custodiando la Rosa de Plata, hizo una parada en la iglesia Pastor del Valle, en Central Point, el 24 de julio a las 7:00 p.m., en su trayecto de peregrinación hacia el Santuario de la Virgen en Monterrey, México.

 

La ofrenda votiva a Nuestra Señora de Guadalupe en forma de una Rosa de Plata fue transferida por los Caballeros de Colón de la parroquia Pastor del Valle a los Caballeros de Colón de la iglesia Sagrado Corazón, en Medford.

 

El padre Fredy Bonilla, párroco de la iglesia Pastor del Valle, ofició la misa en español a la cual asistieron aproximadamente 200 feligreses.

 

“La Rosa de Plata se encuentra en un viaje de peregrinación desde Canadá al santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en México, y nos sentimos honrados de compartir esta peregrinación espiritual que destaca el papel de la Virgen María como patrona de las Américas y de la vida humana en todas sus etapas”, manifestó el sacerdote Bonilla.

 

“Esta es una oportunidad especial para orar y reflexionar sobre el significado de la Virgen María en la vida de nuestra comunidad”, agregó.

 

Los feligreses de la comunidad hispana de la parroquia acudieron entusiasmados a honrar a su patrona, la Virgen de Guadalupe “aunque muchos de ellos desconocen qué es la Rosa de Plata”, dijo Yolanda Canjura, voluntaria para la educación religiosa en español.

 

El programa de la Rosa de Plata es una demostración de unidad entre los Caballeros de Colón en Canadá, los Estados Unidos y México, mediante la oración a la Virgen para promover la dignidad de toda vida humana.

 

Desde el 27 de febrero y hasta mediados de diciembre, los consejos de los Caballeros de Colón custodian las rosas de plata a lo largo de varios trayectos desde Canadá hasta México.

 

Cada parada que hace la Rosa de Plata durante la peregrinación es un momento centrado en el rosario, para que los Caballeros de Colón, los feligreses y los miembros de la comunidad recen por el respeto a la vida, por la renovación espiritual de cada nación y por la continuidad del mensaje de la Virgen de Guadalupe.

 

La historia de la Rosa de Plata

 

La información publicada por los Caballeros de Colón en su portal en Internet afirma que Nuestra Señora de Guadalupe hizo mucho por su pueblo en México que, en 1960, los ‘Columbian Squires’, la organización juvenil de los Caballeros de Colón quería brindar algo en retorno.

 

Al grupo de jóvenes Escuderos en el consejo de Caballeros de Colón 2312 de Monterrey, México, se le ocurrió la idea de llevar una rosa a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en Monterrey, México. La rosa se eligió para conmemorar a Juan Diego y el milagro de las rosas, una parte importante de la historia de Nuestra Señora de Guadalupe.

 

En nota enviada a El Centinela, escrita Larry Mullaly, miembro del consejo de Caballeros de Colón de Pastor del Valle, explica que el programa de la Rosa de Plata fue iniciado por los Escuderos de Colón, la organización juvenil de los Caballeros de Colón, en Monterrey, México, lugar donde se encuentra un importante santuario regional en honor a la Virgen.

 

Tal como se concibió originalmente, este es un evento transnacional que involucra a los Caballeros de Colón de Canadá.

 

Cada rosa comienza su viaje en Londres, Ontario, Canadá, ingresa a los Estados Unidos, y se transfiere a Caballeros hermanos de México en Laredo, Texas.

 

Debido a las distancias involucradas, las primeras rosas a menudo eran enviadas en transporte aéreo como equipaje de mano a través del país y luego se transferían en Laredo a miembros de la organización para continuar una especie de carrera de relevos a lo largo de las últimas 120 millas hasta llegar a la Basílica de la Virgen en Monterrey.

 

A principios de la década de 1990 este proyecto fue adoptado por la organización nacional que luego organizó una serie de puntos de transferencia que hoy se ha expandido a ocho rosas de plata, transportadas en peregrinación en automóvil en diferentes rutas a través de 48 estados y el territorio de Puerto Rico.

 

Durante el trayecto, servicios religiosos de oración mariana se llevan a cabo en diversos lugares.

 

En 2001, la Virgen de Guadalupe fue adoptada por los Caballeros como patrona de toda la Orden y defensora de la vida humana en todas sus etapas.

 

La ceremonia de transferencia que tuvo lugar al final de la Misa de las 7 p.m. en la iglesia Pastor del Valle el sábado 24 de julio es parte de una muestra internacional de afecto a Nuestra Señora, respeto por la vida y la unidad de los Caballeros de Colón.

 

patriciam@ocp.org