Rocío Rios/El Centinela
La Santa Sede ha recomendado que toda la familia unida, participe a la hora de armar el pesebre en casa para entrar en contacto con el misterio de la Navidad.
Rocío Rios/El Centinela
La Santa Sede ha recomendado que toda la familia unida, participe a la hora de armar el pesebre en casa para entrar en contacto con el misterio de la Navidad.

VATICANO (ACI).- Estamos en el Tiempo de Adviento que es el inicio del Año Litúrgico que empezó el 30 de noviembre y termina el 24 de diciembre. Este tiempo de oración y reflexión comprende los cuatro domingos anteriores a la Navidad y forma una sola unidad con la Navidad y la Epifanía.


Adviento es un tiempo de preparación para recibir la Navidad, en el cual celebramos el nacimiento de Jesucristo; y para vivirlo correctamente, es que el Vaticano ha elaborado una serie de recomendaciones.

Las recomendaciones que presentamos a continuación figuran en el Capítulo IV del Directorio sobre la Piedad Popular y la Liturgia, elaborado por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la Santa Sede y publicado en el año 2002.


1.- Meditar sobre la fe y humildad de María

El Vaticano recordó que durante el Adviento “la Liturgia celebra con frecuencia y de modo ejemplar a la Virgen María”, especialmente en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, que acabamos de celebrar el pasado 8 de diciembre.

Por ello invita a reflexionar sobre “la actitud de fe y de humildad con que María de Nazaret se adhirió, total e inmediatamente, al proyecto salvífico de Dios”. La Santa Sede recomendó rezar la Novena a la Inmaculada Concepción.

2.- No caer en el consumismo


La Santa Sede advirtió que en la actualidad los valores del Adviento se ven “amenazados por la costumbre de convertir la preparación a la Navidad en una ‘operación comercial’, llena de propuestas vacías, procedentes de una sociedad consumista”.

Por ello, recomendaron orar y meditar para no olvidar el sentido del Adviento y celebrar el nacimiento de Jesús “en un clima de sobriedad y de sencillez alegre, y con una actitud de solidaridad para con los pobres y marginados”.

3.- Que toda la familia arme el pesebre de Belén


La Santa Sede recomendó que toda la familia participe unida al armar el pesebre, porque es una oportunidad para “entrar en contacto con el misterio de la Navidad”.

Invitaron a estar “en un momento de recogimiento, oración o lectura de las páginas bíblicas referidas al episodio del nacimiento de Jesús”.

4.- Rezar la Novena de Navidad


El Directorio sobre la Piedad Popular y la Liturgia indica que la Novena de Navidad es un ejercicio de piedad valioso, que ayuda a preparar el corazón en los días previos a la celebración del nacimiento del Niño Jesús.

Se destacó que es una práctica antigua que “nació para comunicar a los fieles las riquezas de una Liturgia a la cual no tenían fácil acceso”. La Novena de Navidad se inicia el 16 de diciembre y termina el 24 de diciembre.

5.- Profundizar en las lecturas bíblicas que invitan a la conversión


La Santa Sede recomendó profundizar en los pasajes bíblicos que se leerán durante el Adviento, porque invitan a la conversión “mediante la voz de los profetas y sobre todo de Juan Bautista”.

Se invitó a recordar que “Dios mantenía, mediante las profecías, la esperanza de Israel en la venida del Mesías” y que “está sólidamente enraizada en el pueblo cristiano la conciencia de la larga espera que precedió la venida del Salvador”.

6.- Participar en el rezo de la Corona de Adviento


El Vaticano indicó que el rezo de la corona y encencer sus cuatro velas se ha “convertido en un símbolo del Adviento en los hogares cristianos”. Destacó que encender la vela los cuatro domingos de Adviento, recuerda “las diversas etapas de la historia de la salvación antes de Cristo”.



*Redacción con información Agencias de Noticias.