Isabela Martínez García, de cuatro años asistió a la misa del Domingo de Ramos en la parroquia St. Patrick, en Canby, acompañada de su madre Blanca García. La menor sostiene una palma mientras espera la bendición del sacerdote. (Foto cortesía Heriberto Aguilar)
Isabela Martínez García, de cuatro años asistió a la misa del Domingo de Ramos en la parroquia St. Patrick, en Canby, acompañada de su madre Blanca García. La menor sostiene una palma mientras espera la bendición del sacerdote. (Foto cortesía Heriberto Aguilar)

La Semana Santa inició el domingo diez de abril y tras dos años de restricciones debido a la pandemia de Covid-19, los fieles acudieron masivamente a las iglesias de la arquidiócesis de Portland sin uso de mascarilla obligatoria, para reencontrarse con la bendición de las palmas el Domingo de Ramos.

 

Después de más de dos meses de disminuciones constantes en los casos diarios reportados de Covid-19, Oregon comenzó a reducir gradualmente las restricciones por la pandemia a medida que la ola de Ómicron disminuye, eliminando el requisito de usar tapabocas en los espacios interiores.

 

Pero si bien la ola de Ómicron pudo haber terminado, la pandemia de COVID-19 no lo ha hecho. La Autoridad de Salud de Oregon continúa reportando nuevos casos y muertes en su registro de rastreo de datos cada día, y los funcionarios de salud estatales han enfatizado la necesidad de permanecer atentos y mantenerse al día con las vacunas para protegerse del virus.

 

El Domingo de Ramos, primera festividad de la Semana más importante del Año Litúrgico de la iglesia celebra dos momentos importantes.

 

El diácono Bill Richardson, de la iglesia Santa Cecilia, en Beaverton, describió así la celebración del comienzo de la Semana Santa:

 

“Hay una ironía fuerte en la Misa de hoy: Jesús entra a Jerusalén entre cantos y aclamaciones de júbilo de parte del pueblo; elevan palmas para la ocasión, señalando la victoria de este Mesías triunfante cuya venida tanto tiempo han estado esperando".

 

"Sin embargo, y a la misma vez, hay planes políticos y estrategias que se han ido elaborando de parte de los jefes y líderes para terminar de una vez para siempre con este Jesús de Nazaret, y destruirlo completamente. Por un lado, triunfo y alegría, pero por otro destrucción y muerte".

 

"Jesús mismo está consiente de todo esto, pero sigue confiando totalmente en el Padre y obedeciendo Su voluntad. Entra a la ciudad, no sobre un gran caballo, sino montado en un burrito, como el hombre sencillo y humilde que siempre ha sido —demostrando con su ejemplo que el camino al triunfo y la victoria se alcanza solamente a través de la humildad, el amor, y la verdad… y la cruz”.

 

En la iglesia San Patricio, en Canby, 400 fieles aproximadamente esperaron en fila afuera de la iglesia la bendición de las palmas. El padre Arturo Romero, párroco, con vestimenta de color rojo, bendijo las palmas y luego los fieles entraron en procesión para celebración de la Eucaristía.

 

La Iglesia determina que el color rojo se debe usar en el Domingo de Ramos, Viernes Santo y toda otra conmemoración de la Pasión del Señor.

 

El padre Arturo explicó que el color rojo está muy relacionado con los mártires de la iglesia y simboliza el derramamiento de sangre en la cruz al igual que el fuego ardiente del amor de Jesús.

 

La asistencia masiva de fieles obligó al personal de la parroquia a hacer acomodaciones de último momento, colocando sillas extras en el vestíbulo e incluso acomodar fieles en el lugar reservado para el coro, dijo el padre Arturo.

 

Viacrucis viviente

 

Tras dos años de suspensión, la representación del Viacrucis viviente regresa el Viernes Santo en algunas de las parroquias del área metropolitana de Portland.

 

En la iglesia San Antonio de Padua en Forest Grove, la escenificación de la última cena y la aprehensión de Jesús se realizará el Jueves Santo a las 6:00 p.m., en el salón parroquial, informó Laura Niño, coordinadora de la dramatización.  El Viernes Santo se llevará a cabo la representación del Viacrucis viviente a las 6:00 p.m.

 

En la iglesia Santa Ana, en Gresham se celebrará el Vía Crucis viviente, representando el camino de Jesús hacia la cruz a las 2:00 p.m.

 

“Es una gran bendición volver a celebrar el Viacrucis viviente”, dijo Virginia López, feligresa y voluntaria coordinadora de la escenificación.

 

“El Viacrucis tiene un significado muy profundo mediante el cual revivimos y reflexionamos en la pasión de Nuestro Señor Jesucristo", agregó Virginia. 

 

"El Jueves Santo se celebra la Ultima Cena y la institución de la Eucaristía, pues fue el primera vez en que Jesús celebró la Santa Misa, y se conmemora la institución del sacerdocio, cuando Jesucristo le dio el poder a sus apóstoles para que continuarán haciendo lo que él hacía", agregó el arzobispo.

 

El Viernes Santo se celebra la Crucifixión y Muerte de Jesucristo. Y el Sábado Santo en la noche tiene lugar la Vigilia Pascual de Resurrección; la semana Santa concluye con el Domingo de Resurrección.

 

patriciam@ocp.org