El domingo 26 de agosto, la comunidad católica escuchó el mensaje directamente del Arzobispo Alexander Sample frente a las recientes denuncias de abuso sexual por parte del clero, que salieron a la luz pública la semana pasada. El Arzobispo Sample llegó a la Catedral Santa María para presidir dos importantes ceremonias Eucarísticas. Una, la “Misa por la Sanación de las Víctimas” a las 11 am y posteriormente, la Misa previa al juego de los Portland Timbers, programada para las 2.30 pm. Su voz y su mensaje fueron claros y muy significativo con respecto a la situación de la Iglesia Católica.

 

"Lo siento tanto que no lo puedo expresar con palabras. Siento vergüenza como cuando un miembro de la familia ha hecho algo terrible", dijo enfáticamente refiriéndose a la conducta de los sacerdortes y obispos. “Y lo que han hecho para hacer daño a los hijos de Dios. Estoy muy avergonzado de ellos”, escucharon los fieles en la voz del Arzobispo Alexander Sample. En esa tarde de domingo los católicos seguidores de los Portland Timber llegaron a la Misa en la Catedral, pero todos tenían muchas preguntas, se sentía en su silencio.

 

En su homilía durante la Eucaristía por la “Sanación de las Víctimas” la cual presidió en la Catedral Santa María por la mañana, se refirió diciendo: "Me enojo cuando la gente dice que estas instancias están en el pasado y cuando preguntan: '¿Por qué están planteando estas cosas ahora?'", reiteró el Arzobispo Sample, quien se compartió que se ha sostenido reuniones con los sobrevivientes de abuso en Oregon y cuando estaba en Michigan. "Nadie puede conocer el dolor y la carga que estos preciosos hijos de Dios llevan todos los días de su vida. Algunas víctimas se han quitado la vida”, compartió.
 
Durante la Misa previa al partido de los Portland Timbers, el Arzobispo abordó el tema en su homilía, dejando a un lado el tema del fútbol y enfatizó a los fieles que asistieron a la Catedral Santa María “quiero ser yo directamente quien les hable. No puedo ignorar el elefante que está en medio de todo esto”. Llamó a las víctimas y sobrevivientes “nuestros hermanos y hermanas. Ellos requieren amor y un cuidado especial, que les recuerde que el abuso del que han sido víctimas no fue su culpa”.

 

Toda la asamblea siguió sus palabras atentamente. En silencio. Un silencio diferente como testimonio de la consternación que afecta a toda la comunidad católica.  

Minutos previos a la Misa especial por la “Sanación de las Víctimas” las campanas de la Catedral Santa María repicaron una y otra vez. El sonido se escuchó en varios puntos atravesando el bullicio de esa hora en el Noroeste de Portland. Los ciudadanos estaban recogiendo periódicos y teléfonos inteligentes para leer las noticias que detallaban las denuncias de abuso sexual por parte del clero en Pensilvania y a manos de un ex cardenal. Una nueva carta de un ex delegado apostólico de los Estados Unidos, acusó a muchos prelados de alto rango de ocultar las acusaciones.
 
"Lo siento profundamente”, dijo el Arzobispo a los fieles que asistieron a la Misa previa al juego de los Timbers. En un mensaje que reiteró el sentimiento que compartió en la ceremonia Eucarística por la Sanación de las Víctimas. “Por lo que los sacerdotes y obispos han hecho para dañar a los hijos de Dios, estoy muy avergonzado de ellos", dijo el Arzobispo. "Una vez más, hemos sido confrontados con el horror, los pecados, los crímenes, de aquellos que están llamados a ser pastores del pueblo de Dios y que han atacado a los hijos e hijas de nuestro Padre celestial, en una forma que es inconcebible para nosotros".
 
Refiriéndose a la situación, dijo: “No habrá nuevas revelaciones de abusos del pasado en el oeste de Oregon. Durante la bancarrota de la Arquidiócesis de Portland que se vivió entre 2004 y 2007, todas los casos e instancias se hicieron públicos. La Arquidiócesis requiere verificación de antecedentes y capacitación sobre el tema de abuso sexual, para todos los trabajadores de la Iglesia y tiene una línea directa para las víctimas. Las reglas de la Arquidiócesis también requieren que la policía sea informada de los casos de abuso”.
 
"El pueblo de Dios está cansado de escuchar simples palabras de disculpa", dijo el Arzobispo Sample. "Los fieles quieren acción para responsabilizar a quienes perpetraron el abuso y quienes lo mantuvieron en secreto. Todo debe cambiar”, reiteró enfáticamente.

 
Los fieles que asistieron a la Misa por la “Sanación de las Víctimas” aplaudieron cuando el Arzobispo Sample pidió que se realizarán investigaciones exhaustivas de los líderes de la iglesia que ocultaron informes de abuso, "no importa qué tan lejos se llegue”. Igualmente, invitó a todos los católicos a poner su fe en Dios. "No en los pastores fracasados".
 
Al finalizar su homilía, en medio del silencio de los fieles que llegaron a la Catedral Santa María el domingo 26 de agosto para escuchar su mensaje, el Arzobispo instó a los oyentes a recordar todo lo bueno de la Iglesia, incluidos los laicos que son fieles tan dedicados y "todos los sacerdotes maravillosos y santos que fielmente cumplen su ministerio todos los días para Cristo y su pueblo".
 
Particularmente, alabó a los seminaristas de esta época, diciendo que están listos para "ayudar a reformar y reconstruir la Iglesia".

 

Al finalizar la Eucaristía previa al juego de los Portland Timbers, el Arzobispo Alexander Sample, acompañado del Obispo Peter Smith y sacerdotes de la Arquidiócesis, compartieron con los fieles y estuvieron muy cercanos a su comunidad católica. El Arzobispo lo dijo en su homilía: “Vamos a salir de esta situación todos unidos como Iglesia”.