Foto Kim Nguyen
El Arzobispo Alexander Sample enciende el Cirio Pascual en la solemne ceremonia del fuego, que dio inicio a la Vigilia Pascual en la Catedral Santa María de la Inmaculada Concepción de Portland.
Foto Kim Nguyen
El Arzobispo Alexander Sample enciende el Cirio Pascual en la solemne ceremonia del fuego, que dio inicio a la Vigilia Pascual en la Catedral Santa María de la Inmaculada Concepción de Portland.

En silencio, todos los fieles salieron de la Catedral Santa María de la Inmaculada Concepción el sábado por la noche. Todos caminaban lentamente, portando una vela en sus manos. Se ubicaron en círculo en el jardín adyacente, donde ya estaba el fuego encendido. El Arzobispo Alexander Sample, en silencio presidió la hermosa ceremonia del fuego en la cual se encendió el Cirio Pascual e inició en silencio la procesión para entrar a la Catedral en tinieblas. Lo siguieron los catecúmenos, los candidatos a recibir el Bautismo, la Primera Comunión y la Confirmación. Luego todos los fieles entraron a la Catedral en procesión y en silencio con las velas encendidas. 

Esta hermosa ceremonia se vivió en cada una de las parroquias de la Arquidiócesis de Portland. De sur a norte. De este a oeste. Y los fieles católicos, incluyendo los hispanos vivieron la celebración de la Vigilia Pascual en la noche santa. El Arzobispo Alexander Sample en la Catedral Santa María presidió la Vigilia Pascual y su mensaje fue profundo en una tradición milenaria que se vive desde hace más de dos mil años. 

Esta ceremonia es el punto culminante de la celebración de la Iglesia esta semana, especialmente estos 3 días en los que celebramos y recordamos la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Los hispanos vivieron el Misterio Pascual en sus parroquias y oraron en comunidad. La noche de la Vigilia Pascual la Catedral Santa María de la Inmaculada Concepción recibió a todos los católicos que se unieron durante más de tres horas en oración. 

La homilía del Arzobispo Alexander Sample llegó a toda la asamblea. “Esta noche llegamos como comunidad al clímax al momento principal porque Jesucristo ha resucitado de la muerte y está vivo y se convirtió en la fuente de la Salvación Eterna para todos los que abrazarán su presencia espiritual y recibirán la vida que nos ofrece. Esta noche celebramos con gran regocijo la proclamación de la Resurrección de Cristo”, dijo ante los fieles que colmaron la Catedral durante la Vigilia Pascual.
 
Y en un momento de su homilía, el Arzobispo en forma personal, compartió con los asistentes que esa noche de camino hacia la Catedral cuando conducía por las calles del distrito Perla, y pasó por los bares, restaurantes y pubs de la zona, vio que todos estos sitios estaban llenos de gente. Y dijo: “Pensé: ¿Sabes que está pasando esta noche?  ¿No sabes qué está pasando esta noche? Estamos celebrando a Jesucristo que tiene vida de nuevo. Si, Jesucristo ha resucitado”. Y reflexionó: “Hay tantas personas que viven pensando que no necesitan a Jesús. Viven seguros de que no necesitan ser redimidos. Ellos no necesitan a Jesús. Ellos no necesitan a Dios. Oremos por todos ello esta noche santa”, dijo.
 
Y mirando directamente a los catecúmenos y candidatos a recibir los sacramentos, todos sentados en las bancas frente al altar, dijo con alegría. “Pero, esta noche hay algunas personas aquí entre nosotros, que sí entienden el significado de esta noche. Y son nuestros catecúmenos, nuestros candidatos para recibir la sagrada comunión de la Iglesia y la Confirmación. Ustedes sí lo entienden. Comprenden por qué están aquí esta noche. Porque has reconocido el valor de Jesucristo Resucitado de la muerte” Y dijo a cada uno de los nuevos católicos. “Tú eres la verdad de la Resurrección".  

Si nos detenemos a pensar sobre el gran valor del Domingo de Resurrección y la Vigilia Pascual en la vida del católico, vemos que como lo reiteró el Arzobispo Sample, son para celebrar el aniversario del triunfo de Jesucristo que vive de nuevo. Es el fin de la Pasión, el silencio y el dolor. Es la llegada del regocijo que sigue a ese dolor. Es la redención y la liberación del pecado de la humanidad, gracias a la entrega del Hijo de Dios. Por eso el Arzobispo reiteró a cada uno de los candidatos a recibir los sacramentos de la Iglesia Católica, que “son la Resurrección”. 

La Vigilia Pascual, del Sábado Santo reúne a la comunidad católica y el Domingo de Resurrección al celebrar la Pascua los fieles llegan para vivir la Liturgia que es practicamente igual a la que se ha celebrado el Sábado Santo. Esa noche de nuevo se celebra la Eucaristía y es la de la Resurrección.

En la Vigilia Pascual los fieles participaron del júbilo por la Resurrección de Jesucristo, escuchando las 7 lecturas y con una ceremonia litúrgica extendida; mientras que en el domingo se oficia la Eucaristía de la Resurrección con el mismo gozo que en la Vigilia, aunque en Misa dominical. La Pascua de Resurrección durará 50 días hasta la celebración de Pentecostés.

Es tan grande el acontecimiento de la Pascua que toma todos estos días. Los domingos siguientes de Pascua serán las fechas importantes en las que los católicos celebrarán la redención.