Foto de El Centinela por José Salame
Católicos reunidos en la Catedral Santa María se unieron en la misa solemne que clausuró el Año de la Fe.
Foto de El Centinela por José Salame
Católicos reunidos en la Catedral Santa María se unieron en la misa solemne que clausuró el Año de la Fe.

Católicos de toda la región se unieron en una Misa solemne para reflexionar sobre el valor de la fe que aún se siente en el espíritu, el domingo pasado cuando se cumplieron los 12 meses en que se vivió el Año de la Fe y que los llevó a invitar a todo el mundo a vivir en torno a Jesús.

La Catedral Santa María de Portland fue el sitio que se colmó de feligreses que se unieron en oración para clausurar el Año de la Fe en la fiesta de Jesucristo Nuestro Señor del Universo.

El Arzobispo Alexander Sample envío un mensaje claro a toda la asamblea: “Jesús es el corazón de nuestra fe. Jesús es el todo”, dijo el Arzobispo. “Nuestra fe empieza en la persona”.

El Año de la Fe fue convocado por el Papa Emérito Benedicto XVI y tuvo su continuación con el Papa Francisco. En Oregón, también tuvo su inicio con el Arzobispo John Vlazny quien precedió la llegada del sucesor el Arzobispo Alexander Sample, quien se enfocó desde su inicio en invitar a vivir la fe a todos.

“Ahora centremonos en el trabajo que requiere la Nueva Evangelización”, dijo el Arzobispo Sample a los feligreses el domingo pasado en la solemne ceremonia de clausura del Año de la Fe. “No olvidemos quién nos ha proclamado ese mensaje de Salvación y quién es quien lo ha proclamado”.

La Nueva Evangelización es un término que fue acuñado por el Papa Juan Pablo II y que fue avalado igualmente por el Papa Benedicto XVI y llama a los católicos a hacer un llamado de la propuesta de Jesús ante el mundo.

El Arzobispo Sample dijo a la congregación que él busca que los católicos de la Iglesia de Oregón se relacionen o se conecten con estas personas que dicen ser “espirituales pero no religiosas”. El dijo que el mensaje para estas personas es indudable y debe ser que “este espacio se puede llenar sólo con Dios y sólo podremos llegar a él a través de Jesús”.…

“Jesús una vez más debe ser el centro de nuestros corazones y nuestras vidas”, dijo el Arzobispo Alexander Sample, recordándole a quienes le escuchaban. "El una vez más debe ser el centro de la proclamación de la Nueva Nueva”.

La Buena Nueva, concluyó el Arzobispo, es que Jesús puede reparar esa separación con Dios que nos dejó el pecado y restauró nuestro camino hacia la Vida Eterna. 

"No podemos perder esto de vista”, dijo el Arzobispo Sample.

La Misa solemne concluyó con una bendición especial que fue para los feligreses que participaron en la plenaria de indulgencias,  confesaron sus pecados y recibieron la Comunión.

*Traducción Rocío Rios.