El salón de jóvenes está adornado con un mural que atrae la atención de los fieles que llegan a la iglesia de Santa Ana en Grants Pass.
El salón de jóvenes está adornado con un mural que atrae la atención de los fieles que llegan a la iglesia de Santa Ana en Grants Pass.

GRANTS PASS. La Iglesia católica está llena de gozo: este es el mensaje que los dirigentes de la parroquia de Santa Ana desean transmitir a los jóvenes. Por eso comisionaron un mural con mucho colorido para adornar el nuevo salón de los jóvenes.

El mural mide diez pies de alto y representa una escena de la Visitación. Isabel está tocando el vientre de su prima María, sintiendo cómo se mueve el bebé de la Virgen. El rostro de ambas mujeres muestra gozo extremo. Las palabras en inglés del Evangelio de Juan 1, 14 aparecen junto a la imagen: "And the Word became Flesh and dwelt among us" (La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros").

Natalie Scott, coordinadora del ministerio de jóvenes y de adultos jóvenes, de Santa Ana, ha trabajado durante varios años para mejorar la apariencia del salón de los jóvenes de la parroquia, pues antes estaba muy sombrío. Un donador anónimo proporcionó los fondos para el sistema de sonido, luces y el mural.

"Generalmente, los jóvenes reciben las sobras de los demás, dijo Scott. "Eso no es correcto, pues lo que debemos hacer es inspirar a estos jóvenes".

Scott ha estado estudiando los documentos litúrgicos, los cuales describen como el arte puede evocar y gloficar el "transcendente misterio de Dios".

"Las obras de arte hermosas e inspiradoras son un don sagrado de Dios, que pueden ayudar a profundizar y elevar la fe de la comunidad", explicó Scott. Ella quería un mural para atraer a los jóvenes y enseñarles las profundas verdades teológicas, para que sus corazones estén levantados hacia el Señor".

Después de estudiar el caso y de consultar con los jóvenes, los párrocos y los clérigos, un comité decidió los temas para el mural: la Eucaristía, Nuestra Señora de Guadalupe, la comunión de los santos y la causa por la vida, pro-vida.

"Es un momento de gozo puro, en el que estas bellas mujeres se acercan para abrazarse mutuamente, compartiendo su incontenible amor por los hijos que llevan en su vientre", explica Scott. La Virgen María lleva el manto de Nuestra Señora de Guadalupe, signo de la profunda devoción en Santa Ana.

María está rodeada por seis serafines con alas, modelados como el serafín que adorna el tabernáculo de adoración de la parroquia. Las dos mujeres están enmarcadas por una gran imagen de la Eucaristía depositada en una custodia dorada.

"Presentando a María e Isabel dentro del marco de la Eucaristía, nuestro deseo es provocar una meditación sobre la comunión de los santos que se encuentra incluso en el corazón de la Eucaristía", dijo Scott.

La artista es Katie Rohan, de 29 años de edad, ministro de jóvenes católicos de Birminham, Ala. Tiene amistad con Scott y vino a pintar el mural trabajando 12 horas diarias durante una semana. Rohan explica que una de las imágenes principales evocada por el serafín es María como Arca de la Nueva Alianza, receptáculo por el cual Dios se hace más presente entre nosotros.

Al mismo tiempo, intencionalmente, María se representa joven y humana, no distante como una reina. "Lo que quiero que la gente sienta cuando vean el mural es gozo, dice Rohan. "El Papa Francisco nos recordó que un cristiano amargado no es un cristiano". Rohan dice que aprecia la teología que hay detrás del mural. En la catequesis ahora percibe una riqueza que no tenía cuando era niña. Ella se alegra de haber aprendido sobre las Escrituras y sobre la importancia de tener una relación con Jesús, pero se perdió mucho de las enseñanzas de la iglesia.

"Queremos que estos jóvenes aprendan lo más posible", dice Rohan.

Para ver más fotos del mural, visite www.facebook.com/stanne.youthministry y busque "KYC Mural Project".