Estamos ante una nueva ola de Covid-19 con la variante delta.

Cuando todos pensamos estar acercándonos al final de la pandemia, la comunidad científica y las autoridades sanitarias se manifiestan sorprendidas ante el incremento desmedido del número de casos de contagio de la variante delta, particularmente en las personas no vacunadas.

 

Es evidente que el virus Covid-19 continúa acechando en nuestras comunidades.  

 

En el caso de la variante delta, que fue identificada por primera vez en India en diciembre de 2020, el virus ha experimentado cambios genéticos que le han permitido una mayor transmisibilidad.

 

El relajamiento en las medidas restrictivas, la “fatiga” del distanciamiento físico y social que muchas personas están experimentando y el retiro en muchos casos de las medidas de control para evitar los contagios, como el uso de los cubrebocas, son algunos de las razones por las que el virus ha estado propagándose con tanta intensidad.

 

Los expertos manifiestan que se convertirá en la variante dominante a nivel mundial en lo próximos meses.

 

La Autoridad de Salud de Oregon reportó 5946 nuevos casos diarios de COVID-19 durante la semana del lunes 26 de julio al domingo primero de agosto. Esta cifra representa un aumento del 92% con respecto a la semana anterior.

 

Las nuevas hospitalizaciones relacionadas con Covid-19 aumentaron a 256, frente a las 146 de la semana anterior, un aumento del 75%. Se reportaron 25 muertes relacionadas con COVID-19, a diferencia de las 12 reportadas la semana anterior.

 

De acuerdo con las cifras estadísticas de la misma entidad de salud, solo un 49.9% de la población hispana del estado a obtenido al menos una dosis de la vacuna contra Covid-19.

 

Con menos de la mitad de la población completamente vacunada, se dan las condiciones para que el virus SARS-COV-2 continúe evolucionando y propagándose rápidamente.

 

El doctor DeBess, epidemiólogo de la Autoridad de Salud de Oregon, explicó que mientras más se propague un virus, más posibilidades tiene de mutarse, es decir, cambiar y de esta manera perpetuarse en el medio ambiente.

 

Como un acto de caridad para protegerse a uno mismo y a los demás en nuestras comunidades, especialmente a los ancianos y vulnerables, los animo a tomar las medidas necesarias para recibir la vacuna.

 

Más allá de la simple protección de su propia salud, los católicos estamos en la obligación de proteger a  la familia, amigos y comunidad vacunándose tan pronto como sea posible de acuerdo con las directrices y protocolos de salud pública del lugar donde vivan.

 

Estamos llamados a ser generadores de esperanza y consuelo y frente a la pandemia en que nos encontramos, tenemos la obligación de contribuir en evitar la propagación del virus mortal que continúa matando personas en el mundo y comprometiendo los medios de subsistencia.

 

Debemos ser conscientes de la importancia y valor que tiene el hecho de recibir la vacuna para erradicar la pandemia. Con muy poco, podremos lograrlo, si todos aportamos nuestro granito de arena, 

 

Valga la pena aquí decir el significado etimológico de la palabra pandemia. Pandemia está compuesta por los vocablos “pan” que significa totalidad y “dem” que significa pueblo. De manera que una pandemia nos involucra a todos.

 

Se ha comprobado que las vacunas son seguras, efectivas y además son gratuitas aquí en los Estados Unidos y la iglesia se manifestó desde el inicio afirmando que las vacunas contra Covid-19 son moralmente aceptables.

 

Líderes de la Iglesia Católica de todos los niveles piden a los feligreses que se vacunen. El Papa Francisco y el Papa Emérito Benedicto recibieron la primera dosis de la vacuna el 14 de enero en el Vaticano.

 

“Creo que por ética todos deben vacunarse. No es una opción, es una decisión ética porque estás jugando con tu salud, con tu vida y con la vida de los demás”, dijo el Papa Francisco en esa ocasión.

 

"Obtener vacunas autorizadas por las autoridades respectivas es un acto de amor. Y contribuir a que la mayoría de las personas se vacunen es un acto de amor: amor a uno mismo, amor a la familia y amigos, amor a todas las personas", dijo el Papa Francisco en una declaración pública reciente al unirse a obispos de Estados Unidos y América Latina en la campaña global "De ti depende.org"  (Getvaccinesanswers.org) para promover la vacunación contra Covid-19.

 

“Cuando cada individuo hace un pequeño acto de caridad, como recibir la vacuna contra el COVID-19, cada gesto sumado puede transformar el mundo”, agregó el pontífice.

 

En Estados Unidos, los obispos a nivel nacional y estatal han emitido declaraciones alentando a la vacunación. Sostienen que las vacunas son seguras y efectivas, moralmente aceptables, salvan vidas y promueven el bien común tal como la doctrina social católica pide a sus fieles.

 

¡Dios los bendiga!