Las palabras del Arzobispo Alexander Sample son claras. “Los católicos pueden ser líderes en dar un buen ejemplo al mundo. Ante una cultura que hace daño, debemos llevar la contraria. Seremos más eficientes en nuestro trabajo por la evangelización si nos oponemos. No debemos permitirnos ser arrastrados al nivel de una sociedad que se está hundiendo”. 

Este párrafo lo quiero resaltar en mi columna de este mes, porque son las palabras del Arzobispo Alexander Sample en su columna escrita para todos los hispanos. Vamos a imprimir de nuevo en el mes de agosto su columna, porque en medio del ambiente negativo que vivimos, es importantísimo reflexionar sobre su mensaje.

Para nosotros, los inmigrantes hispanos, este mensaje del Arzobispo Sample es vital para poder seguir nuestro camino en este país.

Cuando escuchamos las noticias, las nuevas medidas migratorias, que en todo el país señalan con el dedo a los hispanos inmigrantes, y vemos las imágenes que se repiten día a día, sentimos gran incertidumbre. Las conversaciones han cambiado. Hay mucha negatividad y por eso quiero invitarlos a leer detenidamente esta columna. El mensaje del Arzobispo nos muestra que él también tiene que vivir situaciones que son negativas.

Su ejemplo, cuando habla de su post en facebook es claro. Es tal cual, lo que nos pasa a nosotros. Unos están de acuerdo. Otros no. Y al final estamos en la mitad, con nuestras opiniones y sobre todo, viviendo nuestra realidad.

En este verano cuando he visitado algunas parroquias para orar y ver cómo se vive la espiritualidad en comunidad he visto que tenemos fe. Estuve en Astoria. He visitado la Iglesia de San Patricio en Portland. Pasé por la Iglesia de la Ascensión y de paseo me detuve en la Iglesia de San Pedro en Newberg.

El ambiente tranquilo y de oración que experimenté en Astoria fue esperanzador. Y si veo las otras parroquias, puedo asegurarles que este ambiente también se vive en medio de tanta incertidumbre.

Quiero compartir que durante el verano, como uno sale de paseo en familia los fines de semana, por lo general me gusta detenerme en la parroquias y vivir la Eucaristía en silencio. Como católica y no como periodista. Me gusta pasar desapercibida para ver la realidad de nuestras comunidades. 

Y en silencio, orando, escuchando el coro cantar puedo ver a las famlias unidas en su fe. Unidas en comunidad. Unidas en su tradición y orando en su idioma.

Este es uno de los puntos importantes que nos quedó de reflexión después del V Encuentro Región XII. Nuestros feligreses hispanos oran en español. En su propio idioma para dar vida a su fe y mantener su tradición.

Por eso, reitero la importancia de leer cada mes, la columna del Arzobispo Sample que se publica en español para todos los hispanos.

Su poderoso mensaje del mes pasado habla de “no dejarnos arrastrar por una sociedad que se está hundiendo”.  Su mensaje dice: “Primero  somos discípulos católicos de Jesucristo; después, ciudadanos de América”.